La Reforma Energética no traerá beneficios pronto, expone estudio de la Universidad de Oxford. Foto: Cuartoscuro

La Reforma Energética no traerá beneficios pronto, expone estudio de la Universidad de Oxford. Foto: Cuartoscuro

Ciudad de México, 25 de junio (SinEmbargo).– Un estudio realizado por el prestigiado Instituto Oxford para Estudios de la Energía afirmó que las metas planteadas por el gobierno mexicano en la Reforma Energética son “irreales” y avaló muchos de los argumentos de la oposición expresados durante los primeros días de la discusión de la legislación secundaria, mismos que calificaron como “inalcanzables” los objetivos expuestos en el proyecto del Presidente Enrique Peña Nieto.

El documento “Esperando la Ola Mexicana, Retos para las reformas energéticas y el incremento de la producción petrolera” expone –de forma similar a lo que lo hicieron legisladores del Partido de la Revolución Democrática (PRD)– que la Reforma Energética no tendrá ningún impacto material antes de la próxima década, debido a que retos financieros, políticos y de infraestructura limitarían la inversión extranjera hasta después de 2016, lo cual pondría en riesgo la promesa de que México observará los beneficios de la reforma en 2018.

“No parece que las actuales reformas vayan a tener un impacto material en la producción mexicana antes de la siguiente década y que la proyección de Petróleos Mexicanos (Pemex) de crecimiento en la producción en 0.7 millones de barriles diarios entre ahora y 2018 es irreal”, indica el estudio.

Al analizar el texto publicado por el centro independiente de la Universidad Oxford, en Reino Unido, la doctora Leticia Armenta Fraire explicó que éste observa una serie de carencias en México que pondrían en riesgo alcanzar las metas en exploración y extracción de hidrocarburos planteadas en las iniciativas peñistas.

La también directora del Centro de Análisis Económico del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM), Campus Ciudad de México, detalló tres factores que se observa desde el extranjero que limitarían la posibilidad de cumplir con los objetivos: la normativa legal que recién se construye en el Senado de la República, la cual está detenida por caprichos políticos; una serie de estudios de tipo geológico previos que al día de hoy solamente Pemex estaría en capacidad de facilitar, y la falta de infraestructura, que ha sido dejada de lado en nuestro país durante varios años.

“Estas tres condiciones, para resumirlas, la legal, entre ellas la fiscal; del conocimiento del área en términos geológicos, y la infraestructura proclive a la exploración, son limitantes que hoy por hoy han carecido de inversión y que, en ese sentido, se consideraría limitantes para alcanzar las metas que se han difundido como parte de los efectos benéficos de la reforma”, explicó la doctora.

La especialista destacó que el informe de la institución británica pone el dedo en situaciones muy importantes en momentos en que está por definirse la legislación secundaria en el sector, a fin de que realicen los ajustes necesarios para promover la inversión extranjera, ya que la iniciativa original parece no tomar en cuenta diversos factores además de los ya mencionados, como es el hecho de que los inversionistas son globales, y buscaran las mejores oportunidades para hacer rendir su inversión.

“El tema es que hoy por hoy la inversión, en esta y otras industrias, se define tras comparar los distintos escenarios de [competitividad] para fomentar la inversión extranjera”, expuso.

Por otra parte, el estudio realizado por los investigadores Amrita Sem y Shweta Upadhyaya en el Oxford Institute respalda lo expresado por la bancada del Partido de la Revolución Democrática en el Senado de la República durante los tres días de debate energético en las comisiones unidas, antes de que fueran cortados por el retiro del propio Sol Azteca y, posteriormente, por el grupo parlamentario del Partido Acción Nacional (PAN).

Durante el segundo día de discusión en las comisiones unidas de Energía y de Estudios Legislativos, el Senador Mario Delgado Carrillo expresó: “La meta de producción que establecen para 2018 es inalcanzable, con base a la información hoy existente. Ha sido importante que se frene la caída que se provocó por el agotamiento de Cantarell, pero se está lejos de sostener los crecimientos anunciados”.

El legislador por el Distrito Federal detalló que la meta de más 3 millones de barriles de petróleo crudo es más una plataforma política que una meta real fincada en reservas que hoy no existen.

“Es política, porque saben que el calendario electoral se les vendrá encima y chocará con las expectativas no realizadas”, sostuvo.

PROSPECTIVAS IRREALES

Las metas de Peña Nieto son inalcanzables, coincide estudio de la prestigiosa Universidad y perredistas. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Las metas de Peña Nieto son inalcanzables, coincide estudio de la prestigiosa Universidad y perredistas. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

El estudio Awaiting the Mexican Wave, Challenges to energy reforms and raising oil output considera que  los beneficios de la Reforma Energética del Presidente Enrique Peña Nieto difícilmente podrán observarse antes del año 2020, en contradicción con el optimismo expresado por funcionarios públicos de la Secretaría de Energía (Sener) y de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP).

Calificó como “irreal” la meta de extracción de 3 millones de barriles de petróleo diarios para el año 2018, con el argumento de la tendencia se ha mantenido por debajo de 2.5 millones de barriles mensuales, muy lejos del pico alcanzado en 2004, con 3.4 millones de barriles promedio diario.

La Reforma Energética pretende alcanzar los antiguos topes de producción con la extracción del crudo que se encuentra en las aguas profundas del Golfo de México. En términos generales, las reservas posibles (3P) de México se ubican en 43 mil millones de barriles, según datos de Pemex.

Por otro lado, continúo el estudio, las reservas probables (2P), que resultan las más atractivas para explotar a mediano plazo, apenas llegan a 24 mil 800 millones, por lo que el país pierde atractivo para atraer inversiones frente a otros países.

El término “reservas” son los hidrocarburos cuya existencia ha sido probada con métodos de exploración, mientras que los “recursos prospectivos” son algo hipotético, no hay ninguna demostración física de que haya reservas; pero se podrían encontrar si se hacen los trabajos de reconocimiento y exploración superficial.

“Las reservas en aguas profundas de México no están cerca de ser tan impresionantes como las de Brasil o Angola, o incluso las del Golfo de México en Estados Unidos, mientras que la falta de infraestructura sólo hace menos atractivo al potencial de inversiones”, detalló el Instituto Oxford.

Esto confirmaría parte del discurso expresado por la Senadora Dolores Padierna Luna, del PRD, durante el debate de la Ley de Hidrocarburos, quien destacó que la nueva norma legalizará la posibilidad de que las actividades de exploración y extracción estratégicas se realizarán a través de asignaciones y de contratos.

Con base en los datos proporcionados por Petróleos Mexicanos (Pemex) a la Secretaría de Energía en la Ronda Cero, para solicitar la asignación de los campos que la empresa productiva del Estado considere con altas posibilidades de producción, la legisladora señaló que Pemex solamente apartó un total del 42 por ciento de los recursos prospectivos, mientras que el 58 por ciento restante quedará en manos de los capitales privados.

“De todos estos recursos a Pemex sólo le están asignando ya juntando reservas con recursos prospectivos a Pemex le están asignando el 31 por ciento y a los privados el 69 por ciento restante, mediante contratos y licitaciones. Si se suben reservas más recursos prospectivos, Pemex tiene 42 por ciento y los privados 58 por ciento”, indicó.

SOBERANÍA ENERGÉTICA, EN ENTREDICHO

La Reforma Energética no está . Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

La Reforma Energética como está confunde a la población, dice el PRD . Foto: Antonio Cruz, SinEmbargo

La Senadora Dolores Padierna expuso que el gobierno federal pretende confundir a la opinión pública al asegurar que las reservas nacionales son de 112 mil millones de barriles, ya que “tramposamente” suma los yacimientos terrestres y en aguas someras.

Explicó que Pemex solicitó la totalidad de las reservas probadas (1P), que son hidrocarburos de petróleo y gas natural que pueden extraerse con un alto nivel de probabilidad, es decir, los yacimientos que ya están en producción, con lo cual aseguraría la producción inmediata de crudo, aunque esto sólo duraría unos cuantos años.

No obstante, Pemex cedió en 2011 y 2012 los principales campos y yacimientos 1P, que son los yacimientos altamente productivos.

Agregó que Pemex solicitó el 61 por ciento de las reservas probables, que son las que tienen probabilidad de encontrar hidrocarburos en 50 por ciento y requieren una importante inversión para extraerlos.

Por otra parte, dijo que Pemex solicitó el 56 por ciento de las reservas posibles, que son yacimientos con probabilidad de un 10 por ciento que existan hidrocarburos.

En resumen, Pemex solicitó 71 por ciento (31 mil 300 millones de barriles de petróleo equivalentes) del total de reservas 1P, 2P y 3P, que suman 43 mil 800 millones de barriles de petróleo crudo equivalentes.

“Los privados se quedan, entonces, con el 29 por ciento, con 12 mil 500 millones de barriles de petróleo crudo equivalente. Pareciera que Pemex va a tener la mayoría, y no lo es. Insisto, que haciendo las cifras completas, Pemex se queda sólo con el 42 por ciento de las reservas y los privados con el 58 por ciento”, afirmó la legisladora.

“Las reservas 1P alcanzan para 10 años, esas son las que le tocan a Pemex y de ahí hay que descontar los contratos integrales. Las reservas 2P son para 19.3 años y las reservas 3P son para 32.9 años; o sea que Pemex se está quedando con las reservas de más corto plazo y los privados con las reservas energéticas de largo plazo. A esto se le llama perder soberanía energética”, sostuvo la legisladora.

Si se suman los recursos no convencionales, un 25 por ciento adicional se encuentra en aguas profundas y el 53 por ciento en yacimientos de lutitas.

La legisladora sostuvo que Pemex adjudicó los primeros contratos integrales en los campos maduros de Santuario, Carrizales y Magallanes “esa fue la primera ronda de entrega en concesiones de recursos nuestros”, a las empresas Petrofac, Schlumberguer,  Halliburton y Waterford.

Por su parte, la directora del Centro de Análisis Económico del Tec de Monterrey, Leticia Armenta, señaló que el estudio “Esperando la Ola Mexicana, Retos para las reformas energéticas y el incremento de la producción petrolera” es uno más de los análisis internacionales que existen en la industria energética para subrayar las limitaciones de México.

“Lo que ellos están expresando es algo del dominio público, dentro de la industria energética. Todo inversor, todo analista, dentro de este campo de la energía sabe que las inversiones en esta industria son inversiones que toman un tiempo considerable para madurar”, explicó la doctora.

Consideró que estos datos permiten a los inversionistas evaluar las condiciones y la factibilidad de invertir en la industria energética en México. Señaló que no es el único estudio existente, sin embargo, la mayoría no han salido a la luz pública porque sólo tienen el objetivo de informar a la industria energética sobre las distintas regiones que son factibles de inversión.

“No creo que sea el primero, tampoco creo que sea el único, lo que sí, es que es un estudio que finalmente se ha puesto al alcance de la población en general, tal vez eso sea lo distintivo”, enfatizó.

Finalmente, recalcó que la lentitud con que se discuten las leyes secundarias energéticas en México no provocan parálisis en la economía, como sostuvo el Secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso.