Considerado uno de los mejores cantantes de rock de la historia (Foto: Especial)

Considerado uno de los mejores cantantes de rock de la historia (Foto: Especial)

Ciudad de México, 24 septiembre (SinEmbargo).- El 9 y el 10 de octubre próximos son las fechas señaladas para los conciertos de Atoms for Peace en México, cuando Thom Yorke y compañía pisen el escenario del Pepsi World Trade Center Music.

Aunque cuando decimos compañía nos referimos a dos artistas de carácter extraordinario y fama universal como el bajista de los Red Hot Chili Peppers, Flea, y el productor musical de Radiohead, Nigel Godrich, sin duda es la fascinante personalidad de Thom Yorke la que concentra la gran atención de los medios y el público.

Nacido el 7 de octubre de 1968 en Wellingborough, Inglaterra, se trata de uno de los artistas más personales y coherentes de la escena del rock contemporáneo. Un tipo que escapa de la norma ya desde su estampa física, donde brilla un rostro singular, con un ojo revirado fruto de las numerosas operaciones que sufrió desde pequeño por la parálisis facial con la que vino al mundo.

Su rostro es icónicamente poderoso.

En el arte contemporáneo, si Thom mantiene el ojo izquierdo entrecerrado, produce el mismo efecto que cuando Robert Fripp abre la boca, la esperanza renace y comienza a cobrar sentido la aspiración legítima de los melómanos: ¿puede la música ser una manifestación honesta y rigurosa, más allá del mercado y de las zafiedades pasajeras a que nos someten la moda y los ídolos de plástico?

¿Puede la verdad, en esa ilusión esencial que propone la manifestación artística, convertirse en paradigma y cambiarnos si no la dirección del torrente sanguíneo como pretendía Roger Waters, al menos la perspectiva de nuestro universo personal?

Hay muchas razones para amar a Thom Yorke, la primera de ellas, además del talento con que determinó el soundtrack del tercer milenio al frente de Radiohead, es su autenticidad, ese modo de convertirse en un rockstar extraordinario desmintiendo todos los clichés del oficio.

Amamos a Thom Yorke, irremediablemente, porque…

titulo01
Compuso su primera canción a los 10 años y trataba sobre la guerra nuclear. Sí, sí, era ya un niño demasiado serio dirán los que suelen burlarse de lo grave que a veces se pone con Radiohead, pero nos encanta que luego haya terminado sus estudios de Filología Inglesa con buenas notas y que su disciplinada afición a las bellas artes le haya permitido desplegar su sensibilidad exquisita, sirviéndole a la vez de refugio para su personalidad introvertida y solitaria.

titulo02_b
Lo hizo junto a Jonny Greenwood, Ed O’Brien, Colin Greenwood y Phil Selway, en 1985, una época en la que no esperábamos una gran banda de rock y estábamos más bien resignados a vivir de las glorias pasadas y honrar la memoria de nuestros predecesores. En Inglaterra, Radiohead, en los Estados Unidos, Red Hot Chili Peppers, y volvimos a creer, porque Dios Rock no nos trajo a esta dimensión para que oxidemos nuestros huesos en el más amargo de los ateísmos.

Foto: Facebook

Foto: Facebook

titulo03
Y claro que si el buen Thom leyera esta lista seguro haría una mueca leve de desaprobación. Extrañamente, la canción en la que desnudara su corazón confesando su esencia de bicho raro y su modo de sentirse a menudo fuera de lugar no se encuentra entre sus preferidas. “Creep” forma parte del primer álbum de estudio de Radiohead, Pablo Honey, de 1993 y ha tenido innumerables versiones, muchas de ellas, como la de la cantante argentina Karen Souza, muy gozosas, aunque ninguna con la conmovedora frescura de la original.

titulo04
El emblemático disco de 1997 ha sido elegido en varias encuestas como el mejor álbum de rock de las últimas décadas y constituye un tratado sobre la soledad moderna y sobre un sentimiento que podría ser distintivo de los tiempos que corren en las grandes ciudades: el extrañamiento, la falta de control, el despropósito de formar parte de un mundo que a menudo nos aísla o amenaza con desintegrarnos. Tiene “Karma police” y tiene “Paranoid Android”: es mucho.

titulo05
Ha hecho Amok, el primer disco con Atoms for Peace y en el que, siguiendo los clamores de Nigel Godrich, quien pedía casi a gritos que Thom no oscureciera todo como siempre, abrió su corazón y conjuró los tortuosos aspectos de su personalidad. Algo de eso tendrá que ver el surf que comenzó a practicar en California gracias a la influencia de un atleta consumado, Flea. Yorke también hace yoga, corre y medita, por lo que sus demonios se encuentran en estos momentos muy distraídos.

titulo06_b
Ha dicho Thom Yorke al periódico The Guardian que la industria de la música “es un perro hambriento que se mueve la cola”, una valoración que subyace en su decisión de vender en 2007 el disco In Rainbows, de Radiohead, por Internet,  permitiendo a la gente elegir el precio que querían pagar por la descarga digital.

titulo07_b
The eraser
, su disco en solitario del 2006, ha desaparecido del servicio de streaming en Spotify, como medida de protesta de su autor contra el tarifado impuesto a los artistas por las reproducciones de su música. Yorke se solidariza así con Nigel Godrich, el productor del disco y de toda la obra de Radiohead, quien se ha quejado por el sistema de pago impuesto por el sitio. “Si hubiera existido Spotify en 1973, no se habría grabado Dark side of the moon. Es malo para la música”, escribió Godrich en Twitter.

titulo08
Aunque Thom no es un militante político, a menudo se pronuncia a favor de las buenas causas y no le teme a las declaraciones políticas como las que dijo a The Guardian cuando le preguntaron por el gobierno británico. “En los años de Tony Blair estaba más enojado. Pertenezco a la generación que entró involuntariamente a una guerra ilegal y el tipo que nos llevó hasta allí está dando conferencias por todo el mundo y cuando está en su encantadora casa, se sienta cómodamente en su sillón, mientras un guardia armado en la puerta vela por su seguridad”, dijo.

thom_yorke

Foto: Facebook

titulo09
Muchas cosas se han dicho de su voz prodigiosa, que tiene un rango de cuatro octavas y lo ha llevado a ser considerado uno de los mejores cantantes de rock de la historia en varias encuestas. El falsetto de Thom forma parte además de la banda de sonido más íntima, la que mejor define nuestro estado de ánimo en estos tiempos gélidos. Es un símbolo de identidad global y preciso, tan universalmente identificable como entrañable y personal para los millones de oyentes que valoran su trino angustiante y conmovedor.

titulo10
En el filme Dancer In The Dark, de Lars Von Trier,  Thom Yorke cantó junto a Björk el maravilloso “I’ve Seen It All”. En 2008, se volvieron a juntar para lanzar un sencillo con el fin de abogar por la protección del medio ambiente en Islandia. “Nattura” es un tema de Björk en el que Yorke se encarga de hacer las backing vocals.