La orden de Trump, que todavía se está revisando, marcaría el fin del acuerdo comercial con México y con Canadá. Trump, un hombre que aborrece a México y a los mexicanos ha considerado el TLCAN el “peor acuerdo de la historia”.

Ciudad de México, 25 de octubre (SinEmbargo).- La administración Trump alarmó este miércoles a los republicanos al informales que está considerando una orden ejecutiva que permita a Estados Unidos salirse del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), y algunos legisladores dijeron al sitio Político.com que esa jugada será un desastre.

El medio estadounidense reveló que el documento que firmara Donald Trump podría ser revelado esta misma semana o a principio de la próxima.

La orden ejecutiva, de acuerdo con el sitio con sede en Washington, indicará que el Gobierno está listo para abandonar el tratado comercial con México y Canadá en los siguientes seis meses.

Político cita dos fuentes que aseguran que la decisión está tomada y que se analizan consecuencias.

El Senador John Cornyn alertó sobre las consecuencias negativas que traería esa decisión.

El Presidente de Estados Unidos ha dicho durante al menos dos años que el tratado con México y Canadá es “el peor de la historia”. También ha expresado que no le interesan acuerdos comerciales multilaterales. Ha dicho además que no permitirá un saldo negativo para su país en la balanza comercial y durante la campaña de hace un año, advirtió que refería una guerra comercial.

En la última negociación entre México, Estados Unidos y Canadá la administración de Trump se quejó de falta de voluntad de los socios para negociar. Pero México y Canadá alegan que Estados Unidos pretende tomar ventaja aprovechando estas negociaciones.

El gobierno de Trump quiere que las controversias entre los tres países no se diriman en paneles binacionales, sino es sus cortes. Exige aumentar el contenido nacional de los vehículos que se vendan en la zona y además establecer una cláusula de salida que se activa cada cinco años.

Trump personalmente tiene un rechazo por México y los mexicanos. Durante la campaña los llamó violadores y asaltantes y nunca se disculpó.

El Gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto fue pasivo y ha aceptado con la cabeza agachada la distintas ofensas que el mandatario, vinculado a grupos extremistas blancos, ha proferido contra el país.

Moisés Kalach, coordinador de negociaciones internacionales en el Consejo de Coordinación Empresarial de México, dijo que la “filosofía de la Casa Blanca ” había llevado a “temas importantes e indescifrables en los que México no está dispuesto a ceder”.

En una conferencia en el Instituto Mexicano de Ejecutivos Financieros, Kalach dijo que Estados Unidos buscaba reducir su déficit comercial con México y Canadá, hacer que el tratado del TLCAN expire cada cinco años y aumentar las normas de origen en el sector automotriz, entre otros, haciendo las negociaciones más difíciles de alcanzar un acuerdo.

Kalach agregó que la intención de Washington de modificar el mecanismo del TLCAN para la resolución de disputas también tendría un gran impacto en México.

Agregó que, en los últimos 10 meses, la delegación mexicana había liderado una “campaña muy agresiva” de cabildeo con el gobierno de los EU y las figuras de negocios, incluidas 250 reuniones con 22 gobernadores estadounidenses.

“Hemos tenido que recuperar tiempo en los últimos 10 meses, en una campaña muy agresiva”, explicó Kalach.

La cuarta ronda de conversaciones del TLCAN concluyó el 17 de octubre en Washington, con nuevos desafíos emergentes, dado el rechazo de algunas de las propuestas estadounidenses.

La quinta ronda tendrá lugar en la Ciudad de México del 17 al 21 de noviembre, y ahora se agregarán más rondas para el primer trimestre de 2018, más allá de las siete previstas originalmente.

– Con información de Xinhua