El titular de la Fiscalía General del Estado (FGE) de Coahuila, Gerardo Márquez Guevara, manifestó que el Laboratorio de Genética (independiente del Centro de Identificación Humana) dará celeridad a la situación que enfrentan, ya que se tiene previsto que empiece a operar en marzo del próximo año. Dicho rezago, no contempla los 675 cadáveres no identificados que fueron exhumados en fosas comunes de todo el Estado sin que tuvieran el debido proceso de muestreo para un posterior reconocimiento genético.

Por Armando Ríos

Saltillo, Coahuila, 25 de octubre (Vanguardia).- Debido al estado de calcinación en el que se ha encontrado la mayoría de los restos óseos humanos recuperados en fosas clandestinas de Coahuila, las autoridades aseguraron ayer que son pocas las posibilidades de que puedan ser analizados para entregarlos a las familias de personas desaparecidas.

El titular de la Fiscalía General del Estado (FGE), Gerardo Márquez Guevara, informó que en los años recientes las autoridades y los colectivos de desaparecidos han recuperado alrededor de 160 mil fragmentos de restos óseos de más de 87 fosas clandestinas, en Coahuila.

De los fragmentos sólo el uno por ciento está apto para aportar un perfil genético, aseguró el funcionario tras anunciar el avance del Laboratorio Genético de la FGE.

“Si recuperamos mil, de esos, seguramente el uno o el dos por ciento son los que alcanzan la posibilidad de analizarse; los demás no tienen material genético. Tenemos en el histórico 150 a 160 mil fragmentos pero son muy pequeños, y de ellos, sólo el uno por ciento puede servir para un reconocimiento efectivo”, expresó el Fiscal general del Estado.

De los fragmentos sólo el uno por ciento está apto para aportar un perfil genético. Foto: Especial, Vanguardia

Márquez Guevara mencionó que el resto de los fragmentos; es decir, los no aptos hasta hoy para pruebas genéticas, no han sido desechados; sin embargo, estos están a espera de que exista una tecnología adecuada que se logre extraer su ADN pese a las condiciones en las que se encuentran.

De acuerdo con Grupo VIDA, las fosas clandestinas deberían de catalogarse como “campos de exterminio”, pues al mismo tiempo que han recuperado material biológico humano en estos puntos, también se han encontrado tambos de incineración utilizados por los cárteles del crimen organizado para desaparecer a las personas.

En ocasiones, también la autoridad y los colectivos han recuperado otro tipo de evidencias como botones, dijes, cadenas, zapatos y ropa, que de acuerdo con Márquez Guevara, se tienen en resguardo para ver si se identifican en carpetas de investigación.

Este mismo colectivo formado por familiares de personas desaparecidas, ha insistido en que la autoridad tiene un rezago en los procesos forenses y de identificación de los restos que se han extraído de estos puntos.

Por su parte, el fiscal general del Estado manifestó que el Laboratorio de Genética (independiente del Centro de Identificación Humana) dará celeridad a la situación que enfrentan, ya que se tiene previsto que empiece a operar en marzo del próximo año.

Dicho rezago, no contempla los 675 cadáveres no identificados que fueron exhumados en fosas comunes de todo el Estado sin que tuvieran el debido proceso de muestreo para un posterior reconocimiento genético.

Foto: Especial, Vanguardia

El funcionario informó que los genetistas ya están certificados, y dijo que el laboratorio contará con 720 nichos para resguardo temporal de restos óseos, que permitirá tener mayor número de evidencias genéticas para trabajar en las carpetas de investigación.

FISCALÍA ESTATAL ADMITE CRISIS

Al menos la mitad de las personas en proceso penal por el delito de desaparición forzada y secuestro en Coahuila eran policías en activo cuando actuaron en contra de civiles, reveló el titular de la Fiscalía Especializada en Búsqueda y Localización de Personas Desaparecidas, José Ángel Herrera.

“Hemos contabilizado que tenemos aproximadamente 108 o 109 que están siendo procesadas en este momento por el delito de desaparición forzada, por el delito de desaparición cometida por particulares y por el delito de secuestro calificado”, dijo Herrera.

El funcionario de la Fiscalía General del Estado también reveló que estos casos de desaparición datan desde el año 2008 y que se incluyen a algunas víctimas de la Masacre de Allende y del Penal de Piedras Negras.,

“No tengo el dato exacto, pero te puedo decir que entre el 45 y 50 por ciento, aproximadamente”, eran policías en activo los presuntos responsables cuando sucedieron los hechos.

Los policías pertenecían a diferentes corporaciones de seguridad, estatales, federales y municipales. Para que el delito de desaparición forzada se configure en caso de ser cometido por un policía, debe estar el elemento en activo.

De acuerdo con el funcionario de la Fiscalía General, se ha trabajado en estos y otros delitos con los colectivos de familias de víctimas de desaparecidos, para tratar de obtener más información y poder castigar a los culpables.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.