Combinando la cara de Cranston con la icónica capa verde y la armadura a medio camino de ser un exoesqueleto biónico, el resultado es un Doctor Doom que respeta el diseño original de los cómics, pero deja entrever la personalidad del actor.

Madrid, 25 de octubre (EuropaPress).- Como cualquier fan de los cómics Marvel sabe, Victor Von Doom, más conocido como Doctor Doom, es uno de los villanos más peligrosos e influyentes de todo el imaginario marvelita. Archienemigo de Los 4 Fantásticos, su inteligencia compite con la de Reed Richards, y aunque su poder y maldad no se han visto fielmente reflejados en las películas, eso podría cambiar próximamente.

No hay duda de que, cuando Los 4 Fantásticos se unan al UCM, también lo hará, tarde o temprano, Doctor Doom. Teniendo en cuenta que las dos adaptaciones anteriores del personaje no recibieron el favor del público, Kevin Feige y su equipo necesitarán a un actor de alto perfil, con el carisma suficiente como para revivir al Doctor Muerte. Y ese podría ser perfectamente Bryan Cranston.

El artista digital conocido como spdrmnkyxxiii ha dedicado una de sus últimas publicaciones de Instagram a imaginar cómo sería el actor de Breaking Bad dentro del UCM.

Bryan Cranston como Doctor Doom. Foto: Instagram vía @spdrmnkyxxiii

Combinando la cara de Cranston con la icónica capa verde y la armadura a medio camino de ser un exoesqueleto biónico, el resultado es un Doctor Doom que respeta el diseño original de los cómics, pero deja entrever la personalidad del intérprete.

En su momento, Doctor Doom iba a protagonizar su propia serie dentro del universo de Los 4 Fantásticos de Fox, escrita y dirigida por el showrunner de Legión y Fargo Noah Hawley. Pero el proyecto se canceló cuando Disney compró la compañía y con ello los derechos del personaje.

Por otro lado, y antes de que Julian McMahon asumiese el papel en las películas de Los 4 Fantásticos de la década de los 2000, el favorito para Doctor Doom era Nicolas Cage. Sin embargo, su versión del personaje también fue cancelada ya que era demasiado oscura para la época, lo que habría conllevado una calificación R para adultos, que por aquel entonces no estaba bien vista en el cine de superhéroes.