El Gobernador Miguel Barbosa aseguró que esta es una de detenciones más importantes que se ha realizado en los últimos meses en la entidad. 

 Puebla, 24 de noviembre (EFE).- Autoridades estatales detuvieron el martes al líder de la banda acusada del asesinato de tres estudiantes de medicina, dos colombianos y un mexicano, además de un conductor de Uber, en febrero pasado, en el estado de Puebla.

Los funcionarios informaron que mediante el cumplimiento de orden de aprehensión se detuvo a Felipe Hernández, alías “El Pirulí”, líder de la banda que presuntamente asesinó a las cuatro personas, el pasado 25 de febrero.

El Gobernador de Puebla, Miguel Barbosa, aseguró en conferencia de prensa que esta detención “es de las más importantes que se han realizado en los últimos meses en la entidad”, debido a que se aplicó la ley y se estarán fincando las responsabilidades correspondientes en este caso y otros más en los que tuvo participación.

“Con esta detención capturamos a todos los asesinos quienes participaron en el secuestro y homicidio calificado de los estudiantes de medicina y el conductor”, agregó Barbosa.

En tanto, la Fiscalía General del estado de Puebla refirió que la captura ocurrió en la comunidad de Santa Ana Xalmimulco, en el municipio de Huejotzingo, dando cumplimiento a la orden de aprehensión en su contra, por los cargos de homicidio y secuestro de las cuatro personas.

En un comunicado, la Fiscalía informó que las indagatorias apuntan a que Felipe Hernández sería el líder de la banda responsable de los homicidios de los estudiantes.

Esto en complicidad con Pablo Jesús “N”, de 46 años; Ángel “N”, de 23 años y Lisset “N” de 22 años, quienes fueron detenidos horas después de los hechos y están vinculados a proceso por los delitos de homicidio y robo de vehículo, además de permanecer en prisión preventiva.

El 25 de febrero de este años, las autoridades mexicanas hallaron los cuerpos de las cuatro personas con huellas de tortura en una carretera del centro de México tras asistir al carnaval de Huejotzingo, en el estado de Puebla.

Dos de los asesinados eran estudiantes de medicina de origen colombiano y respondían al nombre de Ximena Quijano Hernández, de 25 años, y José Antonio Parada Cerpa, de 22 años, quienes vivían en el estado Puebla como parte de un intercambio estudiantil.

 El tercer estudiante Francisco Javier Tirado, de 22 años, era originario del oriental estado de Veracruz y cursaba Medicina en la Benemérita Universidad Autónoma de Puebla (BUAP).

El cuarto fallecido es Josué Emanuel, de 28 años, originario de Puebla y conductor de un vehículo que prestaba servicio de transporte Uber.

Los crímenes generaron, en aquel momento, una ola de protestas en la ciudad de Puebla, capital del estado del mismo nombre, y en la Ciudad de México para exigir justicia para los tres estudiantes fallecidos y seguridad para los jóvenes en la entidad.