España se unió a los cerca de 20 países de la Unión Europea que se reunieron hoy en Japón para firmar el tratado ACTA (Anti-Counterfeiting Trade Agreement). La firma del convenio que pretende combatir el tráfico de falsificaciones y la violación de la propiedad intelectual deberá ser ratificada por el Parlamento Europeo en junio próximo, indica el diario El País.

Entre los países que han firmado ya el convenio se encuentran Reino Unido, Austria, Bélgica, Bulgaria, República Checa, Dinamarca, Finlandia, Francia, Grecia, Hungría, Irlanda, Italia, Letonia, Lituania, Luxemburgo, Malta, Poland, Portugal, Rumanía, Eslovenia y Suecia.

Organizaciones civiles están preparando movilizaciones en contra de este controvertido acuerdo, de hecho en Polonia miles de personas se manifestaron contra el pacto. Países como Holanda, Chipre, Eslovaquia, Estonia y Alemania aún no se han suscrito a este plan, en tanto en Estados Unidos se lograron frenar este tipo de leyes antipiratería como SOPA y PIPA.

El acuerdo comercial propone aplicar medidas para luchar contra el comercio de falsificaciones y distribución sin licencia de material protegido por Copyright, menciona El País.

ACTA sugiere la persecución penal de proveedores de Internet que favorezcan la piratería a nivel comercial, indica el diario. Lo que supone una falta a la libertad de expresión y un incremento en la inseguridad jurídica. El acuerdo propone vigilar los contenidos en la red.

En Polonia, cientos de piratas informáticos han atacado páginas del Gobierno contra el cierre de Megaupload y la firma del acuerdo antipiratería ACTA.

Ya antes Australia, Canadá, Japón, Corea del Sur, Marruecos, Nueva Zelanda, Singapur y EU habían firmado el ACTA. Mientras que en México se rechazo esta propuesta, aunque estuvo presente durante la negociación propuesta por Japón en 2005.

El acuerdo comenzó a negociarse en 2006 entre los gobiernos de Japón y Estados Unidos para combatir la piratería de bienes físicos y proteger la propiedad intelectual de contenidos como canciones y películas.

Instituto Mexicano de la Propiedad Intelectual (IMPI) fue el principal promotor de la iniciativa en México.