Hace apenas seis meses, el Senador -el niño que a los 16 años ya fungía como secretario general de la Asociación Estatal de Periodistas de Chihuahua- luchaba en las calles de la Ciudad de México para que revirara la Ley Telecomunicaciones que, al final, convirtió a la empresa Televisa en agente predominante. No le importaba oponerse a su correligionario Javier Lozano Alarcón. Unirse a las rechiflas y mentadas en su contra. Caminaba junto al entonces dirigente moral del PRD, Cuauhtémoc Cárdenas. Como un opositor, pues. Javier Corral Jurado se ha distinguido por respaldar un menú de causas sociales que no siempre ha tenido buena estrella.

Ahora, el legislador cree que tendrá éxito, uno que se traducirá en la cárcel para César Horacio Duarte Jáquez, Gobernador de Chihuahua.

¿Qué busca hoy Corral Jurado? A los reporteros que acudieron a las audiencias de Justicia, la semana pasada en el Senado –en donde confrontó al Gobernador priista–, les dijo que no es la Gubernatura de su estado. Pareciera concentrado en que el escándalo de Duarte tome rumbo legal. “La cárcel es el destino”, dice cuando se le pregunta sobre qué le espera al mandatario.

Corral se convirtió en político en 1982, cuando se afilió al PAN. Desde entonces, se mantuvo cercano a Francisco Barrio Terrazas, tanto en la campaña a la Alcaldía de Ciudad Juárez como en la de la Primera Magistratura de Chihuahua, en 1986 y 1992. Él mismo buscó ser Gobernador en 2004, pero fue derrotado por el priista José Reyes Baeza.

En esta entrevista, no sólo acepta hablar del asunto Duarte, sino del régimen que ha permitido que el cáncer de la corrupción le crezca al país al grado de que el Presidente sea cuestionado por el oscuro origen de sus propiedades. Señala a instituciones en decadencia como el IFAI y el paradójicamente recién inaugurado INE. Y vislumbra el futuro sombrío que representan las elecciones del 7 de junio.

SinEmbargo solicitó una entrevista con el Gobernador a Hugo Hernández Jáuregui. Hasta el cierre de este texto, el vocero de Duarte no había contestado…

El Senador panista Javier Corral. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

El Senador panista Javier Corral. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo

Ciudad de México, 26 de enero (SinEmbargo).– Javier Corral Jurado, Senador por Chihuahua del Partido Acción Nacional (PAN), brinda esta entrevista minutos después de su encontronazo con el Gobernador de esa misma entidad, César Horacio Duarte Jáquez. Es la mañana del jueves 22 de enero y las audiencias públicas en materia de Seguridad y Justicia, a las que convocaron las comisiones unidas de Justicia, de Puntos Constitucionales y Estudios Legislativos del Senado de la República, se convirtieron en una atropellada comparecencia. El ping-pong de acusaciones los llevó a ambos a los manoteos en el aire. Y al lanzamiento de imputaciones de delitos graves que fueron del robo al erario hasta el narcotráfico.

El Legislador resistió de pie los 15 minutos en los que el Gobernador expuso la experiencia local de Chihuahua en materia penal. Con un letrero de #VeteDuarte protestó por su presencia. Según él, Duarte no debe hablar de combate a la inseguridad y la corrupción, cuando enfrenta una demanda penal en la entidad por enriquecimiento inexplicable, lavado de dinero, peculado y uso indebido de recursos.

Duarte Jáquez tiene el protagónico de un deforme relato financiero. En noviembre de 2012, en acuerdo con su esposa Bertha Gómez Fong, creó el fideicomiso 744743 ante el Banco Mercantil del Norte. Para ello, usó 65 millones de pesos del Gobierno del Estado. Banco Unión Progreso fue fundado meses después, el 21 marzo de 2013. Duarte y Gómez Fong se convirtieron en socios a través del fideicomiso. Ello valió para que, a través de los mecanismos de Transparencia, el abogado y luchador social Jaime García Chávez consiguiera detalles de la ruta de los millones y presentara una denuncia ante la Procuraduría de Justicia de Chihuahua. Es una causa que crece conforme avanzan los días; ahora mismo hay 30 legisladores y activistas dispuestos a aportar al expediente.

Pero César Duarte no reconoce nada. Ni siquiera ha acudido a la Procuraduría para conocer qué ocurre, a pesar de los cuestionamientos insistentes en los medios de Chihuahua: ¿Formó usted un banco, señor Gobernador? Y hace pocos minutos acaba de acusar a Corral Jurado de tener vínculos con el narcotráfico. Le dijo que uno de sus hermanos fue procesado en Estados Unidos por tráfico de estupefacientes y el otro, por fraude. Por el formato del acto, Corral ya no pudo contestar, pero le gritó: “¡Corrupto vulgar!” Duarte salió a toda prisa del salón. Corral brindó una conferencia de prensa y algunas entrevistas.

–La dimensión de los actos por los que está demandado el Gobernador César Horacio Duarte no tienen límite. En términos de corrupción, no hay antecedentes. La creación de una institución financiera no es un acto simple, ¿qué destino le augura usted al personaje político?

–La consistencia de las pruebas que contiene la denuncia penal, la contundencia de los hechos y las figuras de los delitos que le son imputados hacen de esta una demanda muy robusta que no tendrá otro final más que obligadamente a hacer actuar al Ministerio Público y llevar a la cárcel a César Duarte. Sobre todo porque en el fondo del tema del Banco Progreso está un enriquecimiento inexplicable. El Gobernador de Chihuahua no puede documentar la existencia de su actual fortuna que no son sólo 65 millones de pesos, aparte hay otros delitos que tienen que ver con uso abusivo de funciones. El Gobierno del Estado, desde hace tres años, fondea esa Unión de Crédito con depósitos de corto plazo que a lo largo de más de tres años le mantienen un fondo permanente de 600 millones de pesos.

–Lo cual es un desvío del erario de los chihuahuenses …

–Lo cual es un desvío de recursos buscando un provecho personal. Él, siendo accionista. Pero además hay un daño patrimonial al estado porque los rendimientos financieros contrastan con los que cualquier otra institución bancaria le pudiéramos hacer a una entidad no particular en términos de comisión.

–¿Se parecerá este destino al que tuve Andrés Granier Melo, ex Gobernador de Tabasco?

–Yo creo que hay elementos muy contundentes para someter a este Gobernador a un juicio penal y que por supuesto, enfrente las consecuencias jurídicas de sus actos. El tema es detonador de otros muchos asuntos. El caso de Duarte que hoy está concentrado en la participación del Banco Progreso de Chihuahua va a abrir otros casos más. En Chihuahua se manejan otros rubros en donde el Gobernador tiene participación: medicinas a través de licitaciones amañadas que han adquirido productos a un enorme sobreprecio. La exportación de ganado en donde el Gobernador se ha constituido en uno de los principales exportadores de la noche a la mañana. Ha dado un brinco gigantesco. Alrededor de este asunto van a descubrirse otros más. Sí, creo que el de César Duarte puede llegar a ser un caso como el de Granier o quizá más relevante.

–Constituir un banco en forma ilegítima no es una maniobra sencilla en la medida que el sistema financiero mexicano está globalizado, ¿qué tiene Chihuahua para que su Gobernador lo haya logrado?

–Tiene la amistad y la cercanía de Luis Videgaray (Secretario de Hacienda y Crédito Público). Evidentemente de Emilio Gamboa. Emilio Gamboa es el protector de César Duarte. No se le olvide que el que organizó hoy, incluida la estrategia calumniadora se llama Emilio Gamboa Patrón. Y entonces, Emilio Gamboa Patrón es su padrino, lo hizo candidato y es su actual protector. Entonces, debo decirle que con base en esa protección y con base con esa relación con Luis Videgaray es que se le autoriza el banco. No le estoy dando una especulación. El Gobernador de Chihuahua reconoció públicamente que tramitó, gestionó, promovió y consiguió del Secretario de Hacienda, Luis Videgaray, el apoyo para que la Comisión Nacional Bancaria y de Valores le diera la primera autorización como banco a Unión Progreso. Eso está escrito en una entrevista en El Sol de México.

–Después del comportamiento del Gobernador en la tribuna del Senado, pareciera que sí quiere poner espejitos sobre la lluvia para atajar el escándalo, ¿usted qué hará?

–El Gobernador actuó con un cinismo que le es característico y es su costumbre golpear. Es un golpeador. El Gobernador de Chihuahua actúa con una vileza tal. Crea una cortina de humo para tratar de distraer el asunto esencial que es la denuncia penal en su contra. El Gobernador de Chihuahua hace insinuaciones que son absolutamente calumniosas porque ni siquiera se atreve a mostrar elementos o pruebas; sino suposiciones a partir de una acusación irresponsable, brutalmente irresponsable. Pero lo lo pinta de cuerpo entero. Ese es Duarte. Ese es es el verdadero Duarte. Es mitómano, es corrupto, es vulgar. Es vil. Es muy perverso.

–¿Dador de golpes bajos también?

–Sí claro. Primero porque me quiere hacer trascender hechos en los que yo no tengo ninguna responsabilidad, pero luego que ni siquiera son como tales. Habla del problema de un hermano. Habla de mis dos hermanos. Pero él se refiere particularmente a uno, por un asunto que sucedió hace 15 años. Por supuesto que no tiene que ver con ningún cártel, ni es ningún narcotraficante. Mi hermano cometió un gran error y ha pagado por ello. Pero yo no soy responsable de la conducta de mis hermanos, ni puedo hacerme responsable de la conducta de nadie, más que de la mía. Yo respondo por mis actos, por mis hechos, por mi trabajo. Se toma ese asunto porque mi hermano fue usado para pasar en su carro un paquete que tenía droga. Mi hermano fue procesado en Estados Unidos y pagó una sentencia de diez meses, ¿sabe por qué? Porque logró demostrar que efectivamente lo habían usado. Pero ahora Duarte dice que está vinculado al narcotráfico y de ahí hace sus insinuaciones absolutamente de mala fe.

–¿En cuanto a su otro hermano, al que Duarte señala de participar en un fraude empresarial? ¿Qué ocurrió en ese caso, Senador?

–Él tuvo un problema con su empresa. Él cometió un fraude en la empresa donde trabajaba y también lo acusaron. Entiendo que el asunto fue de meses. Duarte junta los dos casos para que su tesis del narco tenga cierto peso, pero es un asunto de carácter financiero fiscal. Son procesos que se llevaron y que están concluidos. Mis hermanos están en Juárez. Uno se dedica a pintar casas y el otro tiene un negocio de bordados. Es un golpe bajo. Y le van a meter mucho dinero a la nota. Ahora verá. Van a tratar de meterla en muchos medios porque quieren descalificarnos y que perdamos fuerza ante la opinión pública.

–Y entonces, le salió mal. ¿César Duarte está acorralado? (En los corrillos de la Cámara de Senadores se usa tal adjetivo en alusión al apellido del Senador, con frecuencia en causas ciudadanas)

–Está siendo sometido a un juicio popular.

–Con lo habilidoso que usted le reconoce que es, y con la mención de sus hermanos, ¿no teme usted que todo esto degenere en una feria de acusaciones y no llegue a la conclusión penal?

–Sí, claro. Existe la estrategia. La estrategia es esa. El Gobernador sabe que está contra la pared y ahorita va a aventar lo que encuentre. Sin ton ni son. Es un mitómano. Dice que le he presentado 20 denuncias. Él, con esa facilidad miente. Yo le he presentado una queja en el INE y un procedimiento en la Secretaría de Gobernación por violación del Estado laico. Yo le he presentado dos. Él crea eso. Es una mentira.

–Y así, entre la marabunta del caso, ¿piensa usted que México ha iniciado una decadencia de la que no saldrá?

–El régimen está en su mayor crisis de legitimidad y no dude usted que las cosas se van a endurecer. No solamente actuarán con cinismo. Van a actuar con represión. Con persecución. Se van a endurecer porque están metidos en un lodazal de corrupción sin precedentes en la Historia del país, que toca ni más ni menos a los altos niveles de la política de México, empezando por el Presidente de la República, seguido por su esposa, seguido por el Secretario de Gobernación, seguido por el Consejero Jurídico de la Presidencia.

–¿Pero logrará salir el país de eso?

–Sí, porque el deterioro del gobierno es demasiado rápido. Yo nunca me imaginé que a dos años de iniciado, el Gobierno de Peña tendría tanto colapso. Se le colapsó ante una incapacidad insospechada en quienes decían tener mucha experiencia para gobernar, un pasmo frente a la crisis de Ayotzinapa; una falta de talento para enfrentar los temas de corrupción. Por ser un periodo de deterioro tan pronto, también va a hacer agua el régimen. Entre más se endurezca y llegue la época de endurecimiento, más rápido volveremos a darle vuelta a la hoja. Hay una inconformidad en la gente. Saben que regresó la corrupción, saben que regresaron los procesos amañados; todos estos negocios de políticos y empresarios. Entonces, creo que el asunto va a hacer agua muy pronto.

–¿Qué debe ser recuperado primero, los partidos, las instituciones o los individuos?

–Yo sinceramente creo que tiene que ver un acuerdo de la clase política dentro del sistema de partidos y el Congreso para desmontar el pacto de impunidad.

–Pero muy revolucionaria, ¿no?

–Bueno, en realidad tienen que venir una clase política nueva, renovada, actualmente hay una gran colusión de intereses que no permite generar las reformas. Vamos a ver hasta dónde llegan las reformas anticorupción de Peña Nieto, vamos a ver hasta dónde llega el Congreso teniendo una coyuntura como esta…

–Pero esa reforma de Peña Nieto está empantanada en el Congreso de la Unión. Él dice que los legisladores tienen que revivir el debate para que vuelva a ser discutida.

–No sólo está empantanada. Es insuficiente. Tiene que replantearse con toda claridad el tema de Ministerio Público independiente, una fiscalía de anticorrupción dotada de autonomía, de fuerza jurídica de vinculación, tiene que ser replanteado el papel del Tribunal Superior de la Federación, las propias facultades de control del Congreso. Una verdadera reforma anticorrupción atraviesa muchas reformas. Hay otros instrumentos legales reglamentarios de disposiciones constitucionales que son fundamentales en el combate a la corrupción como la Ley de Propaganda Gubernamental. Carecemos de un sistema de rendición de cuentas que no solamente tenga que ver con el acceso a la Información Pública Gubernamental.

–La distinción entre el acceso a la información de los ciudadanos y la rendición de cuentas son conceptos diferentes; pero en el Plan Nacional de Desarrollo del Presidente Enrique Peña Nieto no se hace distinción. En realidad, lo que menos se nota es la rendición de cuentas.

–No existe porque el régimen le ha dado la vuelta a ese sistema de rendición de cuentas o lo ha querido reducir a una Ley de Acceso a la Información y eso no es cierto. El Presidente de la República no hizo compromisos anticorrupción en campaña. Esos sistemas no son del PRI ni de Peña. Se han tenido que incorporar conforme a los estándares.

–Ante toda la tragedia nacional, incluidas Ayotzinapa y Tlatalaya, ¿debe renunciar el Procurador General de la República?

–Yo estoy convencido de que el Procurador General de la República… Primero ya no es un elemento confiable para la persecución de los delitos porque está sometido al Presidente de la República, el Secretario de Hacienda y gobernadores que son compañeros de partidos. El gran asunto es que Murillo no va a actuar contra quien lo puso. No va a actuar contra su sus compañeros de partido. Ni tiene ese talante, ni tendría esa posibilidad. El Procurador ya demostró que no puede.

–El Presidente, ¿debe renunciar?

–En cualquier país país con estándares democráticos, por menos de estos escándalos, dimiten. O por lo menos salen a dar explicaciones para generar un esclarecimiento de las cosas. Aquí, el Presidente mandó a su esposa.

–Ahora en política se usa que las mujeres vayan por delante …

–Porque ahora resulta que los políticos ricos mandan a sus mujeres por delante. Ahí está Duarte diciendo que los ahorros son de su esposa, no de él.

–¿Cree usted que alguien puede tener la leve ocurrencia de salir a pedir perdón?

–Yo creo sinceramente en un mea culpa y un nostra culpa. Claramente sería un verdadero mensaje de reconciliación nacional, el cual tendría que ver con ir a combatir la impunidad hasta sus últimas consecuencias.. El gran problema de la corrupción en México es que se le combate sexenalmente con distintos objetivos. O de afianzamiento. Ahí está el encarcelamiento de Elba Esther Gordillo Morales como ejemplo de un mecanismo de control autoritario para enviar un mensaje de fuerza ante el sistema nacional por la ya inminente reforma educativa.

–¿Quién ganó y quién perdió con la Ley de Telecomunicaciones?

–Bueno, ganó Televisa, como un agente económico preponderante. Perdió la sociedad mexicana, perdieron los medios públicos, perdieron los medios de carácter social en su larga lucha por un régimen jurídico que los hiciera viables.

–¿Carlos o Izzi, Senador?

–Yo tengo servicio de Telcel desde hace ya buen rato pero lo complemento con un servicio de Nextel… Sobre todo por los niveles de cobertura que tiene Telcel. A veces uno tiene que combinar la opción entre precio y cobertura de los servicios.

–El Instituto Federal de Acceso a la Información determinó no interponer una acción de inconstitucionalidad contra la Ley de Telecomunicaciones, como usted proponía. ¿Vio usted en ello un signo de debilidad y anarquía amenazante para asuntos nodales en el futuro?

–El centro de la corrupción política es que los principales órganos de decisión del país están corrompidos. Están moderados, comprados o supeditados al Gobierno. Ese es el caso de l IFAI. No solamente el IFAI dejó de presentar una acción de inconstitucionalidad y el propio IFETEL dejó de hacerlo. En el caso del IFAI está yendo más allá en términos de subordinación política. Ahora resulta que el IFAI actúa como testigo de la licitación del tren México-Querétaro que se ha vuelto a convocar. O sea, ¿qué autoridad va a tener después el IFAI para abordar cualquier requerimiento de información sobre este proceso o sobre las adjudicaciones o ciertas obras cuando decidió acompañar un proceso de licitación que por cierto, está basado en un convenio con la OCDE dizque para fomentar el tema de la transparencia. Pero el acuerdo firmado entre la SCT y la OCDE es privado. Buscan promover la transparencia con acuerdos secretos, y el IFAI haciéndole la cuento.

–El INE, ¿cómo está ante el futuro inmediato que son las elecciones del 7 de junio?

–Pues cuando yo hablo de los centros de decisión en el poder que están cooptados, corrompidos… En muy poco tiempo, el INE ha perdido confianza, ha perdido credibilidad, se ha vuelto “inconfiable”…. Un conjunto de decisiones muy cuestionables han lastimado a esta reciente institución… Bueno, reciente es un decir, el IFE es el corazón del INE. Realmente son decepcionantes las decisiones del INE, empezando cómo integraron los órganos electorales, las reglas del monitoreo en radio y televisión al gusto y contentillo de las televisoras, igual que el reglamento de radio  televisión en materia de bloqueos para tratar de hacer inútil e ineficaz el modelo de coordinación política. Ahora el INE se mete a revisar contenido en los spots a decir qué es calumnia y qué no. Estamos ante un órgano que puede llegar a convertirse incluso en uno de los elementos de inestabilidad política por su proceder. ¿Quién nos diría que el árbitro electoral, después de un reposicionamiento que tuvo en un par de décadas atrás, después de toda una batalla ciudadana por democracia y elecciones limpias se convertiría en un organismo de inestabilidad política.