El líder panista aseguró que el Gobierno del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) “está ensoberbecido”, ya que durante más del año que lleva la administración federal, “quedó claro que a López Obrador no le interesa dialogar con los partidos, ni con los grupos parlamentarios, ni con ningún representante de la oposición”.

Ciudad de México, 26 de enero (SinEmbargo).– Marko Cortés Mendoza, dirigente del Partido Acción Nacional (PAN), pidió al Presidente Andrés Manuel López Obrador que escuche y atienda el clamor de la Caminata por la Verdad, Paz y Justicia que se realizó esta mañana desde la Estela de Luz hacia Palacio Nacional, encabezada por el poeta Javier Sicilia y Adrián LeBarón, para exigir un cambio en la actual estrategia de seguridad.

“Por el bien de todos los mexicanos, el Presidente de la República debe escuchar y, sobre todo, atender eficazmente el clamor de seguridad para los mexicanos, expresado a través de la Caravana por la Paz“, aseguró en un comunicado.

El líder panista subrayó que atender y oír a los gobernados “es obligación de cualquier gobernante, por más duras y complejas que sean sus demandas, porque eso es lo que implica ser autoridad y el cumplimiento del deber con los ciudadanos”.

Estas declaraciones se dan luego de que López Obrador diera a conocer que él no recibiría a los integrantes de la Caminata por la Verdad, Paz y Justicia “para no hacer un show, un espectáculo”.

Julián LeBarón portaba la bandera de México. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Elementos de la Guardia Nacional custodiaron la movilización. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

A cambio, el mandatario ofreció que miembros del Gabinete de Seguridad fueran quienes recibieran al contingente en Palacio Nacional, pues él no lo haría porque debe “cuidar la investidura presidencial”.

Ante dicha situación, hoy Cortés Mendoza consideró como algo “preocupante el desprecio oficial a los representantes de los más de 61 mil desaparecidos y 35 mil asesinatos al cierre de 2019”.

Asimismo, aseguró que el Gobierno del Movimiento de Regeneración Nacional (Morena) “está ensoberbecido”, ya que durante más del año que lleva la administración federal, “quedó claro que a López Obrador no le interesa dialogar con los partidos, ni con los grupos parlamentarios, ni con ningún representante de la oposición”.

“No cabe duda que el Gobierno de Morena está haciendo historia. Es el que ha logrado el mayor registro de homicidios, feminicidios y robos. Es el que nos ha llevado a un crecimiento cero de la economía. Es el que no resuelve el desabasto de medicinas para niños con cáncer. Es el que desaira a las víctimas de la violencia y la inseguridad”, dijo el miembro del blanquiazul.

Por último, destacó que la marcha no es una ocurrencia, “sino el esfuerzo de una sociedad agraviada que exige paz y justicia a un Gobierno que se resiste a reconocer que no es con abrazos o voluntarismos como se debe combatir a la delincuencia”.

Javier Sicilia, Adrián, Julian y varios integrantes caminan con el pie izquierdo descalzo, un acto simbólico para recordar a una niña de los menores LeBarón que caminó 10 kilómetros, con un solo zapato, para ir a pedir ayuda después que sicarios atacaron a las tres madres y niños en Bavispe, Sonora. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

La movilización partió a las 9:00 horas de este domingo de la Estela de Luz, ubicada en avenida Paseo de la Reforma. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

LA CAMINATA POR LA PAZ

La Caminata por la Verdad, Justicia y Paz, encabezada por el poeta Javier Sicilia, Julián y Adrián LeBarón, partió desde la Estela de Luz hacia Palacio Nacional, en donde fueron recibidos por la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, en representación del Presidente Andrés Manuel López Obrador, quien se negó a atender la llegada del contingente de ciudadanos en exigencia de alto a la violencia.

En su cuarto día de actividades, la marcha salió desde el Monumento Estela de Luz y avanzó sobre avenida Paseo de la Reforma, luego por Juárez, Eje Central y 5 de mayo hasta llegar a Palacio Nacional.

Javier Sicilia, Adrián, Julian y varios integrantes caminaron con el pie izquierdo descalzo, un acto simbólico para recordar a una niña de los menores LeBarón que caminó 10 kilómetros, con un solo zapato, para ir a pedir ayuda después que sicarios atacaron a las tres madres y niños en Bavispe, Sonora.

La caminata se detuvo en el anti monumento a los 65 mineros víctimas del derrumbe de la mina Pasta de Conchos, en Coahuila. Ahí el contingente nuevamente gritó “¡Paz, Verdad, Justicia!”.

En ese punto cambió la vanguardia del contingente: los LeBarón y Sicilia se colocaron sus zapatos y se fueron atrás de la manta principal. Familias de víctimas de la violencia se colocaron al frente.

Entre los participantes, se encontraban familiares de personas desaparecidas, quienes portaban las fotografías de sus seres queridos. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

“Una injusticia a uno es una injusticia a todos”, se leía en una de las pancartas. Foto: Cri Rodríguez, Cuartoscuro

Frente al Senado realizaron otra parada donde un contingente ingresó al edificio para dejar un pliego, donde pidieron la aplicación de la Justicia Transicional.

Familiares de personas desaparecidas y de víctimas mortales de la violencia levantaron sus pancartas con la exigencia de paz. “Las balas nos han enlutado y quitado a nuestros seres queridos… ¡pero no la dignidad de exigir justicia”, se lee en una de las mantas.

Rosa García, madre de Dulce Yalin González , desaparecida en San Fernando, Tamaulipas, vino a la marcha para exigir la aparición de su hija.

La mujer platica que ella y otras madres hicieron varios sacrificios para poder viajar a la Ciudad de México e integrarse a la marcha. Para ella, dice, es una ofensa que el Presidente López Obrador diga que la marcha es un espectáculo mediático.

“No se vale que él diga que es un show, ¡esto es un dolor! Que me disculpe, pero como él no es víctima, no está dentro de nuestro dolor”, dijo.

La marcha realizó otra parada en el anti monumento a los 43 estudiantes de Ayotzinapa desaparecidos en Iguala.

La mayoría de los manifestantes mostraron su descontento con las declaraciones que hizo esta semana el Presidente sobre su movimiento. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Julián LeBarón durante la marcha. Foto: Cri Rodríguez, SinEmbargo

Melitón Ortega, padre de uno de los normalistas desaparecidos, recibió al contingente. “Hoy hace falta vincular las luchas de las víctimas. No podemos luchar de manera separada”, dijo.

El padre exhortó a las víctimas a no permitir “que ninguno que sea ajeno a la lucha, con otros intereses, a los conservadores del país y partidos políticos, derecha o izquierda, destruyan este esfuerzo”.

Destacó que lo único que buscan las víctimas es luchar por la verdad y justicia y “a que encontremos a cada uno de los desaparecidos tanto de Ayotzinapa como de ustedes”.

El contingente gritó los números hasta el 43, y nuevamente gritó diez veces “Paz, Verdad y Justicia” para los 43 estudiantes y los miles de desaparecidos del país.

Frente al Hemiciclo a Juárez, integrantes del colectivo Familias Unidas por Nuestros Desaparecidos (FUNDEJ) esperaban la marcha. “No están solos, Jalisco con ustedes. “¡México es una fosa!”, gritaban.

Madres e integrantes del colectivo se unieron al contingente al llegar la caminata.

-Con información de Sugeyry Romina Gándara