El Presidente chino Xi Jinping dijo que el brote es una situación grave y que el Gobierno está intensificando los esfuerzos para restringir los viajes y las reuniones públicas mientras lleva personal médico y suministros a la ciudad en el centro de la crisis, Wuhan, que permanece cerrada sin vuelos, trenes o autobuses que entren o salgan.

La epidemia ha revivido los recuerdos del brote de SARS que se originó en China y mató a unas 800 personas al propagarse por todo el mundo en 2002 y 2003. El nuevo virus surgió en el periodo de viaje más ocupado del año en China, por las vacaciones del año nuevo lunar.

Por Ken Moritsugu y Javier Triana

Beijing/Pekín, 26 de enero (AP/EFE).– Una nueva enfermedad viral que se observa con cautela en todo el mundo aceleró su propagación en China el domingo con 56 muertes hasta el momento, mientras que el consulado de Estados Unidos en la ciudad del epicentro anunció que evacuará a su personal y algunos ciudadanos a bordo de un vuelo privado.

El Ministro de Salud de China dijo que el país estaba entrando en una “etapa crucial”, ya que “parece que la capacidad de propagación del virus se está fortaleciendo”.

Ma Xiaowei se negó a estimar cuánto tiempo tomará controlar la situación, pero señaló que las restricciones de viaje y otras medidas estrictas deberían arrojar resultados “al menor costo y a la velocidad más rápida”.

Unas personas usando un cubrebocas caminan por una estación de metro desierta en Shanghai, China, el domingo 26 de enero de 2020, mientras persiste el temor por el coronavirus. Foto: Erika Kinetz, AP

El Presidente chino Xi Jinping dijo que el brote es una situación grave y que el Gobierno está intensificando los esfuerzos para restringir los viajes y las reuniones públicas mientras lleva personal médico y suministros a la ciudad en el centro de la crisis, Wuhan, que permanece cerrada sin vuelos, trenes o autobuses que entren o salgan.

La epidemia ha revivido los recuerdos del brote de SARS que se originó en China y mató a unas 800 personas al propagarse por todo el mundo en 2002 y 2003. El nuevo virus surgió en el periodo de viaje más ocupado del año en China, por las vacaciones del año nuevo lunar.

Las cifras más recientes cubren las 24 horas anteriores y marcan un aumento de 15 muertes y 688 casos para un total de mil 975 infecciones.

El Gobierno también reportó cinco casos en Hong Kong y dos en Macao. Se han encontrado pequeños casos en Tailandia, Taiwán, Japón, Corea del Sur, Estados Unidos, Vietnam, Singapur, Malasia, Nepal, Francia y Australia.

Estados Unidos confirmó casos en el estado de Washington, Chicago y California. Canadá descubrió su primer caso, un hombre de unos 50 años que estuvo en Wuhan antes de volar a Toronto. Taiwán, Singapur y Corea del Sur informaron cada uno un nuevo caso el domingo, mientras que Tailandia informó de tres nuevos casos.

La Embajada estadounidense en Beijing dijo que habría una capacidad limitada para transportar ciudadanos estadounidenses en un vuelo desde Wuhan que irá directamente a San Francisco el martes. Agregó que en caso de que no haya suficientes asientos, se dará prioridad a las personas “en mayor riesgo” de contraer el coronavirus.

Personas con máscaras médicas posan para la foto frente a decoraciones de una feria de un templo cancelada con motivo del Año Nuevo Lunar en el Parque Longtan, en Beijing, el sábado 25 de enero de 2020. Foto: Mark Schiefelbein, AP

El consulado francés también estaba considerando la evacuación de sus ciudadanos de la ciudad. Aseguró que está trabajando en organizar un servicio de autobús para ayudar a los ciudadanos franceses a abandonar Wuhan.

El fabricante francés de automóviles PSA Group indicó que evacuará a sus empleados de Wuhan, los pondrá en cuarentena y luego los llevará a Francia.

EL DESARROLLO DE UNA VACUNA

China anunció hoy que ha empezado a desarrollar una vacuna con la que prevé combatir y derrotar al nuevo coronavirus causante de la neumonía de Wuhan, que hasta el momento se ha cobrado al menos 56 vidas entre los mil 47 contagiados diagnosticados en el país asiático.

Este domingo, Xu Wenbo, científico del Centro de Prevención y Control de Enfermedades, explicó en una rueda de prensa que los investigadores del organismo estaban trabajando en un remedio para la enfermedad “después de lograr aislar con éxito la primera cepa del virus”.

Según Xu, los investigadores del Centro usaron secuenciación genética de rápido rendimiento para identificar los patógenos un día después de recibir las primeras cuatro muestras el pasado día 2, procedentes de Wuhan, epicentro del brote, ciudad de 11 millones de habitantes y en cuarentena ‘de facto’ desde el pasado jueves.

Policía monta guardia afuera del mercado de mariscos Wuhan Huanan, en donde varias personas relacionadas con el mercado se enfermaron con un virus en Wuhan, China, el martes 21 de enero de 2020. Foto: Dake Kang, AP

“Sigue casi todo cerrado. Algún supermercado abierto, con productos”, cuenta a EFE desde Wuhan Juan Pablo, un investigador uruguayo que se ha visto atrapado allí por las circunstancias. “No hay máscaras ni alcohol en ningún lado. No está permitido el transporte que no sea de emergencia y las ambulancias pasan para todos los lados transportando pacientes”.

EVACUACIÓN DE EXTRANJEROS

Así las cosas, Estados Unidos, Japón y Corea del Sur han anunciado que evacuarán a sus compatriotas “encerrados” en Wuhan en avión, mientras que Francia -primer país europeo en detectar casos de coronavirus en sus fronteras- explora la posibilidad de hacerlo en autobús.

Sin embargo, según el doctorando uruguayo, en algunos casos se trataría de salir “en condiciones que nadie sabe. Incluso algunas evacuaciones son hacia ciudades muy cercanas que es posible que sean cerradas próximamente”.

No es un pronóstico caprichoso, ya que una decena de ciudades de la provincia de Hubei, de la que es capital Wuhan, se han sumado a la suspensión de los transportes, e incluso una de la provincia de Cantón: Shantou.

Registro de una colonia de coronavirus bajo la lupa de un microscopio. Foto: EFE/CDC/Archivo

Y quienes salieron de Wuhan antes de la suspensión del transporte no van a librarse de pasar por consulta: la Comisión Nacional de Sanidad del país asiático ha asegurado que está intentando localizar a todas aquellas personas que se hayan ido de la urbe en los últimos 15 días.

“Estos residentes serán localizados, registrados y puestos en observación”, aseguraron las autoridades.

NUEVAS MEDIDAS DE PREVENCIÓN

China no quiere dejar un solo cabo suelto en el combate al coronavirus y este domingo ha seguido ampliando las medidas de contención y prevención de la enfermedad, en un país en el que 30 de sus divisiones provinciales han elevado al máximo la alerta sanitaria.

Hoy, por ejemplo, se ha conocido la prohibición de la venta de animales salvajes y vivos en mercados, supermercados, restaurantes o plataformas de comercio electrónico, ya que se cree que el brote se originó en un mercado -habituales en toda China- en el que se vendían animales de este tipo.

En la capital, donde hay más de medio centenar de infectados diagnosticados, todas las estaciones de metro, de tren y de autobús serán esterilizadas tres veces al día, así como los autobuses y vagones.

Las autoridades chinas decidieron hoy a cerrar todos los transportes en Wuhan, ciudad de 11 millones de habitantes donde comenzó el brote de neumonía que hasta el momento ha dejado al menos 17 muertos. Foto: EFE

Además, para evitar más contagios, se han suspendido los servicios interprovinciales de autobuses en Pekín, Tianjin (noreste), en Xian (centro) y en la provincia nororiental de Shandong, mientras que Shanghái, que ayer registró su primer muerto por coronavirus, ha cerrado temporalmente la línea de tren que la conecta con la vecina provincia de Jiangsu.

También en Shanghái, Disneylandia ha anunciado que cerraba sus puertas desde hoy y hasta nuevo aviso, una medida que también ha tomado la sucursal del parque temático en Hong Kong.

E incluso el Tíbet, única provincia que todavía no ha registrado ningún contagio, cerrará como medida preventiva el Palacio Potala de Lasa para prevenir la propagación.

VACACIONES EN AISLAMIENTO

Y aunque muchos chinos ven una incógnita al final de sus vacaciones del Año Nuevo lunar (que terminan oficialmente el próximo jueves), para las autoridades sanitarias -lejos de ser un problema-, este periodo de reunión familiar es una bendición.

“China está en un momento clave para prevenir y controlar el brote de coronavirus”, dijo hoy en una rueda de prensa Ma Xiaowei, director de la Comisión Nacional de Sanidad. “La semana de vacaciones del Año Nuevo lunar es el mejor momento para que tenga lugar un aislamiento y desinfección masivas”.

Después, el Gobierno tratará de asegurar que todos los trabajadores que han regresado a sus lugares de origen puedan retornar a las ciudades en las que están empleados “a su debido tiempo”. Aunque no hay un calendario de reaperturas para ninguno de los servicios de transporte suspendidos.

La propagación de este coronavirus puede detener la economía china ahora que llega el Año Nuevo Lunar. Foto: Andy Wong, AP.

Hasta el momento, las cifras publicadas por la citada comisión indican que 52 de las 56 muertes tuvieron lugar en la provincia de Hubei, mientras que al menos 324 contagiados se encuentran en estado grave y 49 pacientes han respondido con éxito al tratamiento y se han curado.

AUMENTO DE CASOS EN EL EXTRANJERO

Fuera de China, por el momento se han registrado cuatro infectados en Tailandia (dos de los cuales, curados), otros cuatro en Australia y el mismo número en Singapur y Malasia; tres contagios en Taiwán e igual número en Francia, Corea del Sur, Japón (uno curado) y Estados Unidos. Asimismo, hay dos en Vietnam, uno en Nepal y otro en Canadá.

Los síntomas del nuevo coronavirus, denominado 2019-nCoV provisionalmente por la Organización Mundial de la Salud (OMS), son en muchos casos parecidos a los de un resfriado, pero pueden venir acompañados de fiebre y fatiga, tos seca y disnea (dificultad para respirar).

Por el momento, la OMS ha decidido no declarar una emergencia internacional por el virus a la vista de las estrictas medidas adoptadas por China, que incluyen la suspensión total de los transportes en una decena de ciudades de la provincia de Hubei que suman millones de habitantes o la cancelación de las celebraciones del Año Nuevo chino, que comenzó este sábado.