ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

La tercera temporada de El mundo oculto de Sabrina, llegó con diversas novedades y grandes aventuras, incluso en el último capítulo surge una eventualidad que pudo cambiar su futuro.

Madrid, 25 de enero (EuropaPress).- Sabrina, la bruja más carismática de Netflix, ha vuelto con una tercera temporada cargada, como no podía ser de otra forma, de encantamientos, demonios y crisis existenciales adolescentes.

Pero además, la tercera temporada de la serie ha llegado con muchas novedades y grandes aventuras con las que los espectadores no han podido evitar sorprenderse. Entre ellas su final que, de acuerdo a su showrunner, Roberto Aguirre-Sacasa, ha tenido un giro inspirado en Volver al Futuro.

En el octavo y último capítulo de la tercera temporada, Sabrina cuenta con dos copias de sí misma. Una eventualidad que surge después del hechizo llevado a cabo para revertir los acontecimientos del anterior episodio y poder salvar a sus tías, su aquelarre, Greendale y al mundo entero.

En lugar de devolver cada copia a su línea temporal, la bruja adolescente decide enviar una copia suya al averno para que sea la Reina del Infierno y dejar la otra viviendo con sus amigos y familia.

Sabrina del futuro tomando el lugar de Sabrina del presente en la piedra para que la joven bruja tenga una última oportunidad de salvar a todos. Foto: Netflix

El único problema del plan es su primo Ambrose, quien sabe que la pillará más pronto que tarde. Algo que, cuando finalmente ocurre, hace que Ambrose entre se enfade y explique a Sabrina las consecuencias de una paradoja temporal de esa magnitud.

El showrunner de la serie, Roberto Aguirre-Sacasa, ha confesado a TheWrap que esta parte de la ficción está parcialmente inspirada en el clásico de Robert Zemeckis, Volver al Futuro.

“Me encanta Volver al futuro y para mí esa película marca cómo es una paradoja temporal”, comienza explicando Aguirre-Sacasa. “Sé que las hay Black Mirror, Doctor Who y todas esas. Así que cuando empezamos a jugar con la idea de la magia temporal yo estaba como, ‘vale, pero nunca haremos una paradoja temporal'”, añade el showrunner ante de afirmar con resignación que al final “acabamos haciendo una paradoja temporal”.