ATENCIÓN: ESTA NOTICIA CONTIENE SPOILERS

En la vida real, Ivar fue el conquistador de York, y muchos historiadores creen que el ataque fue como forma de venganza por la muerte de Ragnar.

MADRID, 26 de enero (EuropaPress).- Aunque uno de los grandes atractivos de Vikingos (Vikings) es su fidelidad a la hora de representar todo lo referente al mundo de los guerreros nórdicos, no es ningún secreto que la serie se ha tomado numerosas licencias creativas al narrar la historia de Ragnar Lothbrok y su descendencia. Uno de los personajes que más ha cambiado es Ivar El Deshuesado, cuyo destino real fue algo diferente al visto en pantalla.

Ivar el Deshuesado era el hijo mayor de Ragnar Lothbrok, y su nombre se debe a una enfermedad ósea que provocaba que sus huesos fueran frágiles, lo que le impedía caminar con normalidad. Aun así, tal y como se muestra en la serie, comandó el Gran Ejército Pagano en el año 865. Éste era un ejército formado por varios clanes vikingos que se unieron para atacar Northumbria y East Anglia.

En Vikings, Ivar se representa como un conquistador cruel y aparentemente indestructible, pese a la enfermedad que le acompañó desde el día de su nacimiento. Tras enfrentarse a su medio hermano Bjorn Piel de Hierro, y más tarde unir fuerzas con él para derrotar a los vikingos rusos, libró su última batalla en tierras sajonas, cuando intentó por última vez conquistar los territorios del rey Alfred.

Superados en número, y con su hermano Hvitserk atrapado en medio de la cruenta batalla, Ivar dio un paso al frente para liderar a sus tropas como un experto titiritero, hasta que uno de los guerreros de Alfred logró traspasar sus defensas y le apuñaló repetidas veces en el pecho. El Deshuesado murió en los brazos de su hermano Hvitserk, con las piernas destrozadas y una mirada de pánico en sus centelleantes ojos azules.

En la vida real, Ivar fue el conquistador de York, y muchos historiadores creen que el ataque fue como forma de venganza por la muerte de Ragnar. Más tarde atacó Escocia con el rey de Dublín, Olaf el Blanco, lo que le valió el título de ‘Rey de los Nórdicos de toda Irlanda y Gran Bretaña’. Algunos historiadores afirman que murió repentinamente en el año 873 por causas desconocidas, mientras que otros señalan el año 870.

En cuanto a la causa de su muerte, algunos expertos afirman que se debió a una extraña y repentina enfermedad en los huesos, y que su nombre deriva de este motivo, y no de una patología de nacimiento.

Muchos años después se descubrió una fosa común en el territorio donde tuvo lugar la batalla en la que el Gran Ejército Pagano derrocó al rey Merciano Burgred. En ella, se descubrieron unos restos rodeados de más de 250 esqueletos parciales, lo que significa que era un guerrero de alto status.

A día de hoy, muchos historiadores piensan que era ahí donde descansaba Ivar El Deshuesado, muerto en batalla al igual que en la serie de Vikingos.