Las imágenes, recopiladas por la ESA, permiten apreciar “la inmensa potencia de nuestra estrella” a través de los años, tal y como se ve desde una sonda espacial desplegada para seguir los cambios en la corona solar.

Ciudad de México, 26 de enero (RT).- El Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO por sus siglas en inglés), operado conjuntamente por la Agencia Espacial Europea y la NASA, lleva 25 años registrando desde el espacio la actividad solar, como llamaradas, eyecciones de material de la corona solar, así como las manchas y agujeros de nuestro astro.

El historial de todos estos fenómenos no se limita a un conjunto de mediciones numéricas, sino que tiene una dimensión visual. La herramienta LASCO, un coronógrafo de la sonda SOHO, toma con regularidad imágenes del astro con un filtro y la ESA las recibe sin interrupciones desde 1998, algo que ha permitido a los investigadores ensamblar toda la secuencia de imágenes a intervalos de tiempo a partir de ese año.

El video abarca casi dos ciclos solares completos y, según afirmaron desde la agencia, revela “la inmensa potencia de nuestro astro”.

En medio de un cuadro bastante dinámico tienen lugar eventos solares que envuelven toda la pantalla en un “ruido” blanco. Estos instantes, parecidos a una tormenta de nieve, corresponden a las horas cuando el Sol lanza protones a velocidades cercanas a la de la luz directamente hacia la sonda SOHO y las partículas de alta energía bombardean las cámaras e interfieren con sus observaciones.

 Como la nave ocupa en el espacio una posición próxima a un punto de equilibrio gravitacional entre la Tierra y el Sol, las imágenes “veladas” auguran que los satélites en la órbita terrestre estén expuestos asimismo al flujo de partículas y los afecte unas fracciones de segundo más tarde.

Estos eventos tienen el potencial de dañar dispositivos electrónicos y baterías solares y a menudo vienen acompañados de eyecciones rápidas de masa coronal. En esas ocasiones, el Sol expulsa miles de millones de toneladas de materia en cuestión de horas o días. Si golpean la Tierra, pueden desatar tormentas geomagnéticas y perturbaciones en la magnetosfera.

Al principio de un ciclo solar, como el que vivimos en los últimos meses, la actividad del astro comienza a aumentar. En el video se aprecia este cambio correspondiente al 23 y el 24 ciclo desde que hemos tenido suficiente información para contarlos y en la actualidad estamos presenciando las primeras manchas solares y erupciones de la corona del 25.º nuevo ciclo solar.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE RT. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.