Los investigadores diseñaron anticuerpos ampliamente neutralizantes (bnAbs) con anticuerpos de células B de memoria de un sobreviviente del SARS de 2003 y descubrieron que un anticuerpo, ADG-2, brinda una protección amplia frente al virus en ratones.

Madrid, 26 de enero (Europa Press).- Un equipo de investigadores de Estados Unidos ha diseñado un anticuerpo que, tal y como publican en la revista Science, cuando lo han probado en ratones han observado que puede servir para prevenir la COVID-19 y otras enfermedades causadas por virus similares al SARS.

Aunque la Agencia Americana del Medicamento (FDA, por sus siglas en inglés) ha autorizado dos vacunas y dos terapias con anticuerpos monoclonales (mAb) para uso de emergencia, se desconoce si brindarán una protección amplia contra las nuevas cepas emergentes de SARS-CoV-2 que se originan en humanos o reservorios animales.

Esto se debe en parte a que los epítopos reconocidos por la mayoría de estos enfoques son muy variables entre otros sarbecovirus del clado 1, lo que limita su utilidad y aumenta su susceptibilidad a mutaciones de escape de anticuerpos.

Los anticuerpos ampliamente neutralizantes (bnAbs) son una oportunidad prometedora para una terapia para prevenir o mitigar futuros brotes de CoV relacionados con el SARS. Para investigar si los bnAbs se pueden diseñar y brindar una amplia protección in vivo, comenzaron a el estudio con anticuerpos de las células B de memoria de un sobreviviente del SARS de 2003 que neutralizan de manera cruzada múltiples virus relacionados con el SARS con una potencia moderada.

Asimismo, diseñaron selectivamente las afinidades de unión de varios de estos bnAbs, creando mejoras en sus capacidades para unirse al virus. Luego, los investigadores estudiaron los anticuerpos diseñados para la actividad neutralizante del SARS-CoV-2 en líneas celulares de ratón.

Todos los bNabs diseñados mostraron una mayor capacidad de neutralización que los controles. En estudios adicionales de estos anticuerpos contra sarbecovirus, incluidos el SARS-CoV y dos virus relacionados con el SARS de murciélago, un anticuerpo diseñado, ADG-2, fue particularmente eficaz y, además, en estudios posteriores, mostró una amplia actividad de unión a más de una docena de dominios de unión al receptor de sarbecovirus.

También podría unirse a variantes virales que circulan naturalmente. En modelos de ratón de SARS y COVID-19, los autores probaron la capacidad de ADG-2 para proporcionar una amplia protección in vivo. Así, comprobaron que en ratones tratados profilácticamente con ADG-2, se evitó la replicación viral.

A los ratones a los que se les administró el anticuerpo después de la exposición viral también les fue mejor, mostrando una reducción significativa de la carga viral. Los estudios estructurales y bioquímicos demostraron que ADG-2 reconoce un epítopo altamente conservado.