La Universidad señaló en un comunicado que “lamenta y condena los hechos de violencia que durante años han lastimado a la región y al Estado y que hoy han cobrado la vida de nuestro alumno”.

Ciudad de México 26 de febrero (SinEmbargo/EFE).- La Universidad Popular de la Chontalpa informó este miércoles sobre la muerte de uno de sus alumnos.

Manuel Antonio Monroy Pliego, estudiante de octavo semestre de la carrera de Ingeniería en Agronomía, murió víctima de un ataque a balazos.

La Universidad señaló en un comunicado que “lamenta y condena los hechos de violencia que durante años han lastimado a la región y al Estado y que hoy han cobrado la vida de nuestro alumno”.

Además confirmó que otros alumnos y docentes de la institución resultaron heridos en el ataque “mientras desarrollaba actividades académicas en el Ejido Zapotal, sección Peo Mulato del municipio de Huimanguillo”.

ESTUDIANTES PUEBLA

La Fiscalía General del Estado (FGE) de Puebla dio a conocer este miércoles la detención de tres presuntos responsables del asesinato de tres universitarios, dos de ellos colombianos, y un conductor de Uber en una carretera del centro de México, mientras que centenares de estudiantes se han manifestado por segundo día consecutivo.

En rueda de prensa, Gilberto Higuera Bernal, encargado de despacho de la Fiscalía estatal, informó además que se registraron tres inmuebles en los que se hallaron pertenencias de las cuatros víctimas: los colombianos Ximena Quijano Hernández, de 25 años, y José Antonio Parada Cerpa, de 22 años; el estudiante mexicano Francisco Javier Tirado, de 22 años y el conductor de Uber Josué Emanuel N., de 28 años.

Refirió que los detenidos por este crimen cometido el pasado domingo son Pablo Jesús N., de 46 años de edad; Ángel N., de 23 años, y Lisset N., de 22 años, quienes fueron detenidos en el momento de iniciar los registros, cuando intentaba huir.

Las autoridades dijeron que durante su captura los tres detenidos iban bajo el influjo de la droga conocida como cristal y de alcohol.

Las autoridades explicaron que los detenidos tienen antecedentes por robo de automóviles y podrían formar parte de una banda criminal, si bien se están investigando varias hipótesis del crimen.

En este sentido, el funcionario reveló que tras las primeras investigaciones uno de los indicios más fuertes que tienen es que se produjo un altercado durante los carnavales de Huejotzingo, al que acudieron los tres jóvenes asesinados.

En esta popular fiesta, la colombiana Ximena Quijano portaba un sombrero azul que luego fue encontrado encima de la cama de la mujer detenida. Y hay testigos que hablan de que se produjo una discusión entre las dos.

El fiscal refirió que con estos indicios se logró establecer la ruta seguida por los jóvenes que abordaron un Uber poco después. A raíz de ello, solicitó y obtuvo las órdenes de cateo de tres inmuebles ubicados en Santa Ana Xalmimilulco, cerca del lugar del crimen.

En los inmuebles hallaron, además del sombrero, documentos colombianos y otros relacionados con actividades médicas que podrían pertenecer a las víctimas, pues eran estudiantes de Medicina.

Así como cartuchos de diversos calibres, equipos de telefonía celular, un chaleco antibalas y drogas.