Los beneficios de la vacuna superan los riesgos al ser aplicada en adultos mayores de 18 años, lo cual podría ayudar a reforzar el suministro ante la propagación de nuevas variantes.

Por Lauran Neegaard y Matthew Perrone

WASHINGTON, 26 febrero (AP) .- Un panel de asesores de salud de Estados Unidos respaldó el viernes una vacuna de una sola dosis de Johnson & Johnson contra el COVID-19, con lo que el país está a punto de contar con una opción más fácil de usar para combatir la pandemia.

El director interino de la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA por sus siglas en inglés) indicó en un comunicado que la agencia actuará rápidamente para dar seguimiento a la recomendación, con lo que la vacuna de J&J se convertiría en la tercera en recibir autorización para su uso de emergencia en el país. El ritmo de la campaña de vacunación está mejorando, pero se necesitan urgentemente más suministros para llevarle la delantera a un virus mutante que ha causado la muerte de más de 500 mil estadounidenses.

Luego de debatir todo el día, el panel de asesores de la FDA votó unánimemente a favor de que los beneficios de la vacuna son mayores que sus riesgos para los adultos. Una vez que la FDA emita una decisión final, podrían empezar a enviarse cargamentos con algunos millones de dosis a partir del lunes.

“Es urgente llevar esto a buen fin”, comentó el doctor Jay Portnoy, del Hospital Infantil Mercy en Kansas City, Missouri. “Estamos en una carrera entre el virus que muta —y el surgimiento de nuevas variantes que pueden causar más enfermedades— y el detenerlo”.

Más de 47 millones de personas en Estados Unidos, el 14 por ciento de la población, ha recibido por lo menos una dosis de las dos que requieren las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna, autorizadas por la FDA en diciembre. Pero el ritmo de la campaña de inoculación ha sido puesto a prueba por limitaciones en los suministros y demoras debido a las tormentas invernales.

Si bien en un principio los suministros de la vacuna de J&J serán pequeños, la compañía ha dicho que puede entregar 20 millones de dosis para finales de marzo y un total de 100 millones para finales de junio.

La vacuna de J&J protege contra los peores efectos del COVID-19 tras una sola dosis, y puede almacenarse hasta por tres meses a temperaturas de refrigerador, lo que facilita su manipulación en comparación con las otras inoculaciones, que deben mantenerse congeladas.

Un reto a la hora de distribuir la vacuna de J&J será explicar qué tanto protege su dosis luego del impresionante éxito que han tenido las primeras inoculaciones administradas en Estados Unidos.

“Es importante que la gente no piense que una vacuna es mejor que otra”, señaló el doctor Cody Meissner de la Universidad de Tufts, quien es miembro del panel.

Se encontró que las vacunas desarrolladas por Pfizer y Moderna tienen una efectividad del 95 por ciento contra el COVID-19. Las cifras del estudio de la inoculación de J&J no son tan altas, pero no es una comparación equitativa. Una dosis de la de J&J protegió en un 85 por ciento contra los síntomas más graves del COVID-19. Al añadir los casos con síntomas moderados, la efectividad total disminuyó a 66 por ciento.

Algunos expertos temen que esa cifra menor pudiera alimentar la percepción del público de que la vacuna de J&J es de “segundo nivel”. Pero la diferencia en protección refleja dónde y cuándo efectuó la compañía sus estudios.

La vacuna de J&J fue probada en Estados Unidos, Latinoamérica y Sudáfrica en una época en que se estaban extendiendo versiones del virus con mutaciones. Ese no fue el caso en el otoño pasado, cuando Pfizer y Moderna estaban concluyendo sus pruebas, y se desconoce si sus cifras se mantendrían frente a las variantes más preocupantes.