Ciudad de México, 26 de marzo (SinEmbargo).– Una caravana de 15 integrantes de la Asociación de Migrantes Retornados con Discapacidad de Honduras llegó hoy a Tapachula, Chiapas, para reclamar al gobierno del Presidente Enrique Peña Nieto que revise la política migratoria del país y atienda los problemas de inseguridad y el acoso de las autoridades hacia esta población vulnerable en su tránsito por México a Estados Unidos.

En el territorio mexicano, denunciaron, no sólo son víctimas del crimen organizado sino también de la policía fronteriza y de las leyes migratorias del país.

De acuerdo con información de agencias internacionales, esa petición la harán formalmente al Jefe del Ejecutivo federal en la Ciudad de México, pues consideran que las autoridades más importantes de México deben saber los grandes riesgos que corren por México, considerado por ellos “el camino más peligroso”.

“Necesitamos que nos atienda el gobierno de este país. Venimos a salvar vidas, queremos arreglar esta problemática de la migración indocumentada con Centroamérica para que no sigan habiendo tragedias”, dijo en una reunión con periodista Wilfredo Ciro Garay, quien sufrió una mutilación de su pierna izquierda en 2010 cuando cayó del ferrocarril conocido como La Bestia en Veracruz.

Junto a Wilfredo, otros 19 migrantes mutilados –algunos con prótesis y otros en silla de ruedas– emprendieron hace nueve días una marcha desde su natal Honduras para denunciar la penosa situación del colectivo, pero cinco de ellos se regresaron en Guatemala sin poder seguir el ritmo.

“Uno así amputado ya se convierte en una carga de la familia”, se lamentó Alexis Giovanni, que sufrió un accidente en San Luis Potosí (centro) en 2011 y pidió a sus compatriotas que eviten la migración y busquen otras formas de vida porque atravesar México “es el camino más peligroso”.

Los viajeros que partieron de Tegucigalpa, capital hondureña, el 21 de marzo anterior, forman parte de la Asociación de Migrantes Retornados Discapacitados de Honduras (AMIREDI), que representa a más de 400 víctimas en este país centroamericano donde se consideran discriminados.

EXIGEN PROTECCIÓN

Desde el albergue Jesús el Buen Pastor de Tapachula el coordinador de la asociación, José Luis Hernández, dijo que debido a las condiciones de vida en sus lugares de origen, la falta de empleo y en muchos casos la inseguridad muchos migrantes se ven obligados a buscar oportunidades fuera de su país, principalmente en Estados Unidos.

Hernández afirmó que el viaje de los migrantes en su intento por llegar a territorio estadounidense resulta muy peligroso por la operación de bandas delincuenciales a lo largo de la “ruta migratoria” y el ferrocarril de carga, de donde muchos al no pagar extorsiones son aventados y resultan heridos, pierden alguna extremidad del cuerpo o hasta la vida.

“Lo que buscamos es concientizar a las autoridades de los graves riesgos que corren los migrantes que cruzan por México, la necesidad de que se establezca una política migratoria sensible y se atienda la problemática de la violencia e inseguridad en contra de ellos”, expuso.

El coordinador del grupo agregó que aunque carecen de documentos, buscarán llegar a la capital del país en busca de entrevistarse con las autoridades del más alto nivel federal para hacer sus planteamientos.

Con información de dpa.