El titular de la Comisión Federal de Electricidad dijo que la Reforma Energética, aprobada en el Gobierno pasado, convirtió a la CFE “en un trampolín para los intereses privados”, pues se le “obliga comprarle a los llamados productores independientes”.

Ciudad de México, 26 de marzo (SinEmbargo).– El Presidente Andrés Manuel López Obrador y el director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), Manuel Bartlett Díaz, denunciaron hoy que la Ley eléctrica que está ahora mismo en operación fue herencia de Carlos Salinas de Gortarti para poner a esa empresa del Estado mexicano como “trampolín de negocios privados”.

“La Reforma Energética convirtió a la CFE en un trampolín para los intereses privados. Se les obliga comprarle a los llamados productores independientes. Esos productores vienen desde la Ley de Salinas”, acusó el titular de la CFE.

Desde Palacio Nacional, consideró que con dicha reforma, aprobada en el sexenio de Enrique Peña Nieto, se debilitó a la Comisión, por lo que ahora tiene que comprar energía cara a los privados, quienes no pagan comisión. Del mismo modo, señaló que con las reformas de Carlos Salinas de Gortari y Peña Nieto se estableció un sistema en donde las familias pagan más por el servicio eléctrico.

El funcionario también dijo que “ha habido una campaña verdaderamente brutal en contra del trabajo del trabajo del Presidente en materia energética. Desde el inicio del Gobierno empezó el ataque, sabiendo que el Presidente estaba a favor de la defensa de las empresas energéticas del país por su importancia y trascendencia en la soberanía nacional, en la seguridad energética de México”.

Bartlett Díaz subrayó que la campaña empezó desde el primer día con difamaciones y mentiras constantes. “A medida que se fue acercando la toma de decisiones, la campaña se ha recrudecido. No digamos ahora que se inició una reforma en las leyes secundarias a la Reforma Energética, una reforma a la Ley relativa y que fue aprobada por la Cámara de Diputados”, agregó.

Durante la conferencia matutina, aseguró que “la campaña ha sido verdaderamente estrepitosa”, la cual ha constado de mentiras y eslogans que se repitieron. “La oposición en la Cámara de Diputados y en el Senado invitó a supuestos técnicos, expertos todos ellos, pagados por los mismos intereses”, afirmó. Sin embargo, destacó que no se ha analizado en ningún momento la Ley.

CPM CFE tarifas y subsidios a corporativos, 26mar21

“Las empresas particulares, sobre todo extranjeras, lograron contratos jugosísimos, hicieron negocios a costa de los mexicanos, porque se incrementaron los precios de la luz. No lo vamos a permitir”, sentenció Manuel Bartlett en su intervención.

Frente a los medios de comunicación, detalló que la CFE registra pérdidas de 215 mil millones de pesos porque la mitad de sus centrales no fueron despachadas con electricidad por la “argucia de cambiar el costo” de la energía.

“Y además, por la energía que tiene que comprar CFE a un privado, pierde 222 mil millones de pesos adicionales. […] La demanda eléctrica crece durante todo el día, hasta llegar al pico de la demanda. Para satisfacerla, se despachan las centrales eléctricas más caras. Cada siete días se le paga a las centrales participantes; todos reciben el precio que dio la central más cara”, apuntó el encargado de la Comisión.

Asimismo, aseveró que la CFE, a través de Suministro Básico, es obligada por la Reforma Energética a comprar energía a privados a través de subastas. “La mayoría son de renovables, que no pagan el respaldo para cubrir sus intermitencias”, indicó.

“Es verdaderamente grotesco, cuando se analiza lo que han creado, no tiene ninguna relación con un mercado, con un sistema de competencia. Es un sistema de atraco, de beneficio a los privados y de injusticia social”, afirmó.

Bartlett acusó además que las empresas privadas no pagan por red eléctrica e incluso aseguró que roban más de 76 mil clientes a la Comisión.

El funcionario criticó a los jueces que suspendieron la polémica reforma a la Ley de la Industria Eléctrica en tanto el Poder Judicial decide de fondo sobre su constitucionalidad.

Promovida por el Presidente Andrés Manuel López Obrador, dicha reforma es muy polémica porque cambia el despacho eléctrico para siempre suministrar primero la energía de las plantas viejas y de combustibles fósiles de la CFE sobre las centrales privadas de renovables y de ciclo combinado.

“Yo digo que esta es una barbaridad, es un sistema de saqueo, es algo pensado para que desaparezca la CFE y los intereses ajenos se queden con un mercado eléctrico para negocio o privado”, afirmó.

NI UN PASO ATRÁS

Por su parte, el Presidente Andrés Manuel López Obrador, aseguró que no dará “ni un paso atrás” contra las reformas que consideró antipopulares como la energética.

“No nos vamos a mover porque seríamos encubridores, cómplices de la corrupción y nosotros llegamos al Gobierno para terminar con la corrupción porque es el cáncer que destruye a nuestro país. Es la peste, funesta, peor que la pandemia”, expresó.

Subrayó que el principal problema de México es la corrupción y refirió que las reformas a la industria eléctrica, que comenzaron en la gestión del expresidente Carlos Salinas (1988-1994) y que culminaron en 2013, permitieron que empresas particulares -nacionales y extranjeras- iniciaran la comercialización de la energía eléctrica y lograran hacer “jugosísimos” negocios.

–Con información de EFE