La aerolínea Latam, la mayor de Latinoamérica, se declaró en bancarrota en países como Chile, Colombia, Ecuador y Estados Unidos, en éste último ha acogido la ley 11 de bancarrota; la empresa comunicó que sus empleados podrán seguir con sus pagos y beneficios.

Madrid, España, 26 de mayo (EFE/AP).- La aerolínea Latam, la mayor de Latinoamérica, se ha declarado en bancarrota en su país de origen, Chile, así como en Perú, Colombia, Ecuador y Estados Unidos, lo que en la práctica equivale a declarar el concurso de acreedores, por el “impacto sin precedentes” de la COVID-19.

Las filiales de Argentina, Paraguay y Brasil no están incluidas en la solicitud de bancarrota, y en este último país mantiene conversaciones con el Gobierno para buscar apoyo financiero, al igual que en Chile, Colombia y Ecuador, para “en la medida de lo posible”, proteger el empleo y minimizar la caída de sus operaciones.

En un comunicado, la aerolínea explica que se ha acogido a la ley 11 de bancarrota en los Estados Unidos, una semana después de haberse desvinculado de mil 400 de sus trabajadores como resultado de las consecuencias económicas de la pandemia.

La compañía cuenta con el respaldo de sus dos principales accionistas, las familias Cueto y Amaro y Qatar Airways, que tienen previsto inyectar 900 millones de dólares para hacer frente a la situación.

La aerolínea aclara que los empleados del grupo seguirán recibiendo sus salarios y beneficios, y los proveedores recibirán sus pagos “en tiempo y en forma” por todos los bienes y servicios entregados desde el 26 de mayo de 2020 en adelante.

El director general de la compañía, Roberto Alvo, describió a Latam como “sana y rentable” antes de la pandemia que ha paralizado los vuelos en todo el mundo.

“Estamos deseando llegar a un futuro post COVID-19 y nos centramos en transformar nuestro grupo para adaptarnos a una forma de volar nueva y en evolución, con la salud y seguridad de nuestros pasajeros y empleados como algo fundamental”, dijo en un comunicado anunciando la declaración de bancarrota.

Latam es la mayor operadora de Sudamérica por tráfico de pasajeros. El año pasado operó más de mil 300 vuelos diarios y llevó a 74 millones de pasajeros.

La firma tenía una flota de más de 340 aviones y casi 42 mil empleados en nómina, según su último balance anual. En 2019 reportó unos beneficios de 190 millones de dólares.

Latam llegó a un acuerdo el año pasado para vender una participación del 20 por ciento a Delta Air Lines por mil 900 millones de dólares. Su comunicado del martes no mencionaba a la compañía con sede en Atlanta.

El director general de Delta, Ed Bastian, expresó su confianza en la gestión de Latam en un comunicado enviado por correo en respuesta a preguntas.

“Las aerolíneas de todo el mundo se han visto devastadas por la pandemia de la COVID-19, para la que ningún plan de negocio podría haber preparado adecuadamente. Seguimos firmemente comprometidos a nuestra alianza con LATAM y creemos que saldrá con éxito como una aerolínea más fuerte y socia de Delta en el largo plazo”, afirmó.

No indicó si Delta proporcionaría más apoyo financiero, y la empresa declinó hacer más comentarios.