Con un desfile de vehículos, se conmemoró el primer aniversario de Paul Gilbert Anchondo, uno de los sobrevivientes de un tiroteo en un Walmart en El Paso, que perdió a sus padres en el incidente, tenía sólo dos meses de nacido cuando ocurrió el crimen.

Washington, Estados Unidos, 25 de mayo (EFE).- Una nutrida caravana de vehículos y motocicletas celebró el primer año de un pequeño que sobrevivió hace nueve meses a un tiroteo ocurrido en la ciudad estadounidense de El Paso, en la frontera con México, que causó 23 muertos, entre ellos los padres del menor, informaron este lunes medios locales.

Luciendo un traje de chaqueta y pantalón azul, charreteras doradas, capa y una corona, Paul Gilbert Anchondo vio desfilar numerosos motociclistas, vecinos y amigos de su familia que decidieron acompañarlo y lo llenaron de regalos por su aniversario.

Con apenas dos meses de nacido, este pequeño sobrevivió el 3 de agosto de 2019 al ataque perpetrado por un sujeto en el centro comercial Walmart de El Paso, que ha sido considerado por las autoridades como un crimen de odio de carácter racista contra la comunidad hispana.

La familia del menor, según la cadena estadounidense CNN, señaló en agosto pasado que el atacante apuntó hacia la madre del niño, identificada como Jordan Anchondo, y su padre, Andre Anchondo, se interpuso para protegerlos.

Gloria Garcés se arrodilla frente a un altar improvisado en el lugar donde ocurrió una masacre en un complejo comercial en El Paso, Texas, el martes 6 de agosto de 2019. Foto: John Locher, AP

La mujer, que también fue alcanzada por los disparos, protegió con su cuerpo a su hijo. Paul fue cargado por la primera dama, Melania Trump, durante la visita que el Presidente estadounidense, Donald Trump, hizo a El Paso poco después de la masacre.

El pasado 26 de abril, Guillermo “Memo” García, víctima del tiroteo, falleció tras casi nueve meses hospitalizado y elevó a 23 la cifra de muertos.

El Paso es una ciudad fronteriza con México con cerca de 700 mil habitantes, y, según datos del Censo, más del 80 por ciento de la población es de origen hispano.

El 12 de febrero pasado, el presunto autor intelectual de este tiroteo, Patrick Crusius, se declaró “no culpable” de los 90 cargos federales presentados en su contra, que se negó a escuchar.

Días después de la masacre, el diario The Washington Post divulgó un documento en el que señalaba que el presunto autor del ataque confesó a la policía cuando fue detenido que su objetivo era matar a “mexicanos”.