¿Duda sobre dejar fumar? Aquí los beneficios que trae a su salud mental

26/05/2021 - 12:15 am

La revisión de los investigadores resumió la evidencia de 102 estudios observacionales y halló que quienes dejaron de fumar durante al menos seis semanas sufrieron menos de ansiedad, estrés y depresión.

Madrid, 26 de mayo (Europa Press).- Algunas personas creen que fumar reduce el estrés y otros síntomas de salud mental, y que dejar de fumar podría exacerbar los problemas de salud mental; además, a una gran mayoría les preocupa que dejar de fumar pueda tener un impacto negativo en sus vidas sociales y amistades. Sin embargo, un nuevo estudio evidencia que en menos de seis semanas dejar de fumar tiene efectos positivos sobre la salud mental.

Concretamente, se observa una la reducción de la ansiedad y la depresión entre quienes dejan de fumar, al mismo nivel que aquellos pacientes que toman antidepresivos. También se observa en esta investigación, publicada en Cochrane Librarye y dirigida por la doctora Gemma Taylor del Grupo de Salud Mental y Adicciones de la Universidad de Bath (Reino Unido), que es poco probable que las relaciones sociales de las personas que dejan de fumar se vean afectadas.

El tabaco es perjudicial en todas sus modalidades y no existe un nivel seguro de exposición al tabaco. El tabaquismo es la principal causa mundial de enfermedad y muerte prevenibles. Una de cada dos personas que fuman morirá a causa de una enfermedad relacionada con el tabaquismo a menos que dejen de hacerlo.

La revisión, que resume la evidencia de 102 estudios observacionales que involucraron a casi 170 mil personas, encontró que las personas que dejaron de fumar durante al menos seis semanas experimentaron menos depresión, ansiedad y estrés que las personas que continuaron fumando. Las personas que dejaron de fumar también experimentaron sentimientos más positivos y un mejor bienestar psicológico. Además, dejar de fumar no tuvo un impacto en la calidad de las relaciones sociales de las personas y es posible que dejar de fumar esté asociado con una pequeña mejora en el bienestar social.

Los autores de la revisión combinaron los resultados de 63 estudios que midieron los cambios en los síntomas de salud mental en las personas que dejaron de fumar con los cambios que se produjeron en las personas que continuaron fumando. También combinaron los resultados de 10 estudios que midieron cuántas personas desarrollaron un trastorno de salud mental durante el estudio. Los estudios involucraron a una amplia gama de personas, incluidas personas con afecciones de salud mental previas y personas con enfermedades físicas a largo plazo.

“Los fumadores a menudo creen que los cigarrillos son la muleta que necesitan cuando se sienten deprimidos, pero hay buenas razones para pensar que fumar en realidad los hace sentir peor. El ciclo diario de despertarse con antojos, satisfacer los antojos fumando sólo para volver a querer otro cigarrillo en cuestión de horas tiene un impacto comprensible en cómo se sienten las personas. Pero supere el síndrome de abstinencia que muchos fumadores sienten cuando dejan de fumar, y una mejor la salud está del otro lado”, señala la investigadora.

“A partir de nuestra evidencia, vemos que el vínculo entre dejar de fumar y el estado de ánimo parece ser similar en una variedad de personas y, lo que es más importante, no hay evidencia de que las personas con problemas de salud mental experimenten un empeoramiento de su salud si dejan de fumar”, advierte.

LOS FUMADORES TIENEN UN BIENESTAR MENTAL MÁS DEFICIENTE

Esta nueva investigación se produce cuando Public Health England (PHE) también publica datos que muestran que los fumadores tienen un bienestar mental más deficiente que los no fumadores. Los fumadores obtuvieron peores resultados que la población en general en todos los indicadores de bienestar mental, con niveles de ansiedad e infelicidad que aumentaron entre 2019 y 2020. En 2019, 1.6 millones de fumadores tenían niveles altos de ansiedad.

“No hay evidencia de que las personas con problemas de salud mental experimenten un empeoramiento de su salud si dejan de fumar”, dijo la experta. Foto: EFE

A medida que la ansiedad aumentó para toda la población en 2020 como resultado de la COVID-19, esta aumentó con 2.4 millones de fumadores que informaron altos niveles de ansiedad, un aumento del 50 por ciento. Los fumadores que informaron niveles bajos de felicidad también aumentaron, de 900 mil en 2019 a 1.3 millones en 2020.

“Después del año que todos hemos tenido, algunos fumadores pueden sentir que ahora no es el momento de dejar de fumar. Lo contrario es cierto, deje atrás de fumar y un futuro más brillante lo llama. Tenga la seguridad de que una vez que haya dejado atrás el hábito de fumar, no sólo estará más saludable y más rico, sino también me siento más feliz”, señala Deborah Arnott, directora ejecutiva de Action on Smoking and Health.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas