Pese a que el Gobernador Miguel Ángel Yunes aseguró que no daría un paso atrás en su determinación de ir contra la mafia, lo cierto es que la jornada del sábado ha sido la más sangrienta de sus gobierno: 25 víctimas asesinadas en diversos municipios de Veracruz; los hechos más violentos se registraron en ciudad Cardel, con la muerte de tres elementos de la Policía Federal Preventiva, y en Coatzacoalcos con la masacre contra una familia completa, entre ellos cuatro niños.

La violencia con Yunes podría alcanzar a la registrada con su predecesor. Durante el primer año de Javier Duarte se contabilizaron 890 homicidios dolosos y septiembre fue el mes con más muertes con 101 decesos. De enero a mayo de este 2017 hubo un total de 625 homicidios dolosos. Los datos de junio aún no han sido actualizados, pero se ha considerado este mes como el más violento de la entidad en este año, hasta ahora. De seguir la tendencia a lo largo de los meses restantes, para diciembre se habrán rebasado el número de muertes violentas del peor año del priista.

Ciudad de México/Veracruz, 26 de junio (SinEmbargo/BlogExpediente).– En las últimas 24 horas, y al cierre de este reporte, suman 25 las víctimas asesinadas en diversos municipios de Veracruz; los hechos más violentos se registraron en ciudad Cardel, con la muerte de tres elementos de la Policía Federal Preventiva, y en Coatzacoalcos con la masacre contra una familia completa, entre ellos cuatro niños.

En un mensaje a medios de comunicación, desde Cardel, el Gobernador Yunes Linares reiteró que los delincuentes son “unos cobardes”, “bestias” y “animales”.

Pese a que Yunes aseguró que no dará un paso atrás en su determinación de ir contra la mafia, lo cierto es que la jornada del sábado ha sido la más sangrienta de sus gobierno.

En mayo de 2016 cuando era candidato de la alianza “Unidos para rescatar Veracruz”,  el mandatario estatal se comprometió a que si llegaba al gobierno estatal recuperaría la seguridad para los veracruzanos en seis meses. En otros mensajes, “viendo a cámara”, prometió que en apenas 60 días.

Mostraba “la más alta tecnología”, drones, pantallas con software sofisticado, elementos supuestamente de élite listos para entra en acción. Eso era en campaña.

“Habrá mano dura en contra de los delincuentes, los trataré como lo que son: enemigos de los veracruzanos. Se implementará una red estatal de video-vigilancia para ayudar a prevenir el delito. Se vigilará a los delincuentes y no a los ciudadanos. En seis meses mejoraré la inseguridad”, dijo en una gira realizada en Coatzacoalcos donde presentó un decálogo con las acciones para enfrentar las acciones en materia de seguridad.

Sin embargo, este fin de semana se registró el día más violento en la entidad, comparable a las matanzas de Plaza Américas, con 35 muertos en la vía pública, en noviembre de 2011, y un mes después, del mismo año, otros 32 muertos en dos casas en Boca del Río.

A ello se abonan las fosas de Tres Valles, con 35 muertos, y todas las matanzas que hubo a lo largo y ancho de Veracruz durante el sexenio de Javier Duarte de Ochoa, hoy preso en una cárcel de Guatemala.

La promesa de campaña de Yunes fue objeto de críticas este fin de semana, Andrés Manuel López Obrador, líder del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), usó su cuenta de Twitter para cuestionarla.

“El siniestro de Yunes Linares ofreció en campaña que en 6 meses habría seguridad. Se venció el plazo y sólo ayer 16 ejecutados en Veracruz”, escribió el tabasqueño en su cuenta de Twitter.

Si Arturo Bermúdez, ex Secretario de Seguridad con Duarte no pudo con el nivel de violencia de los jefes de la mafia, a Jaime Téllez Marié tampoco ha logrado una política de seguridad pública y de prevención que ayude a garantizar la vida de las víctimas.

Y en medio de todas esas masacres y matanzas de los años de Javier Duarte en el gobierno, hasta ahora no se tiene noticia ni recuerdo de la caía de algún responsable.

Lo mismo pasa con las jornadas de violencia que cada vez son peores bajo el gobierno de Yunes Linares.

La tarde de este domingo se realizó una ceremonia luctuosa en las instalaciones de la Coordinación Estatal de la Policía Federal. Fue en honor a los 3 elementos que fueron ejecutados el día de ayer en la ciudad de Cardel, uno de ellos el actual Comisario, Camilo Juan Castagne Velasco, quien desempeñara el cargo de coordinador estatal desde hace 5 años. El evento fue a puerta cerrada. foto: Cuartoscuro

Datos del Secretariado Ejecutivo para el Sistema Nacional de Seguridad Pública indican que de diciembre del 2016, cuando tomó protesta el nuevo gobierno, a la fecha, suman más de 500 las víctimas.

En una de sus últimas reuniones del Grupo de coordinación Veracruz, el Gobernador, tajante, afirmó que la mayor parte del as víctimas de la violencia eran delincuentes, que a los veracruzanos trabajadores y de bien no les pasaba nada.

Pero en redes sociales se ha desatado la polémica por la muerte de cuatro menores de edad en la colonia Nueva Calzadas de Coatzacoalcos, los cuales fueron asesinados junto a sus dos padres.

Curiosos que llegaron al lugar de los hechos antes que la policía tomaron fotos y video de la masacre, y los subieron a redes sociales, en donde se mira a los niños con el tiro de gracia. Por la apariencia de los cuerpos, ninguno pasa de los 14 años.

Además, en Orizaba fue asesinada una alumna de excelencia de la Universidad del Valle de Orizaba, quien fue encontrada sin vida en su recamara, con el tiro de gracia, y en la misma casa, su madre, amarrada de pies y manos.

Al parecer se trató de un robo porque en el domicilio no se encontraron objetos de valor ni la camioneta de la familia.

Vecinos del fraccionamiento “Las Fuentes”, en Xalapa han creado grupos de guardias vecinales ante la ola de robos y asaltos a casa habitación que han vivido recientemente. Los habitantes recorren las calles en busca de ladrones. La madrugada del sábado pasado realizaron un rondín por los alrededores del fraccionamiento; esta acción la replican cada 3 horas. La presencia de elementos de seguridad es casi nula señalan los vecinos. Foto: Cuartoscuro

En Oluta también fue ataca la noche del viernes la joven Karina Johany Guerrero Morales, muy estimada en esa región porque se dedicaba a motivar a personas pasadas de peso, a tomar hábitos de vida más saludables, por medio del ejercicio y la buena alimentación.

La chica perdió la vida la madrugada del sábado en un hospital de Coatzacoalcos, en donde los médicos hicieron lo posible por salvarla.

En Cardel, cerca de las 17:00 horas, murió el comandante de la Policía Federal, división caminos, Camilo Castagné, y dos de sus elementos, que se encontraban comiendo cuando fueron atacados a traición en un merendero de ciudad Cardel.

También se registraron homicidios en Minatitlán, cuatro; Pánuco, uno; Cosoleacaque, dos; Las Choapas,uno.

Ayer, Miguel Ángel Yunes reveló los rostros de los presuntos homicidas de los elementos de la Policía Federal en un restaurante de la entidad y ofreció una recompensa de un millón de pesos que a quien proporcione datos para dar con las identidades de los presuntos responsables.

“Si su denuncia nos conduce a la detención de estas personas, recibirán una recompensa de un millón de pesos”, aseguró.

SÁBADO VIOLENTO

Durante la jornada del sábado 24 de junio, la más difícil del año en curso para Veracruz, quince casos, es decir, casi un 68 por ciento de las muertes violentas de ese día se registraron en municipios ubicados en la zona sur, desde Acayucan hasta Las Choapas. En el centro cerró con seis muertes y el norte con una.

El conteo de números rojos comenzó en el municipio de Orizaba, donde madre e hija fueron asesinadas por un grupo de sujetos que ingresó a su domicilio en la colonia Abelardo L. Rodríguez en un presunto asalto, puesto que de la casa se llevaron objetos, dinero en efectivo y hasta un vehículo modelo 2012. De 48 y 20 años eran las edades de las víctimas, quienes recibieron varios impactos de bala luego de ser sometidas y maniatadas en sus habitaciones.

Por la mañana, cerca de las 06:00 horas en Las Choapas, el propietario de un negocio de ‘carnitas’ y ganadero de 70 años de edad fue asesinado a balazos en su hogar, en la colonia Aviación, y frente a su familia cuando se encontraba tomando café.

Pocas horas después se encontró el cadáver de un taxista sobre la carretera Nuevo Tepa–Cosoleacaque, dentro del territorio del municipio de Moloacán, vecino de Las Choapas y Coatzacoalcos.

Casi al mismo tiempo se descubrieron los cuerpos de dos hombres y una mujer dentro de un automóvil en la localidad de El Jimbal, de Minatitlán. Los tres presentaban huellas de tortura, estaban maniatados y tenían impactos de bala; uno de los hombres estaba dentro de la cajuela del vehículo.

Hasta el otro extremo del estado, en el norte, en el municipio de Pánuco se reportó un feminicidio correspondiente al de una mujer taxista cuando esperaba pasaje, casi al mediodía, sobre la unidad con el número económico 89.

Avanzado el día, casi a las 4 de la tarde, en Cosoleacaque, se registró un homicidio más: un repartidor de pollos recibió al menos cinco impactos de bala cuando circulaba un una motocicleta roja en la colonia José F. Gutiérrez. Presuntamente le dispararon desde un automóvil; mientras huían, el repartidor quedó tendido en la acera agonizando hasta morir.

Para la tarde, cerca de las 17:30 horas, en el restaurante “La Bamba” en Cardel, cerca de Xalapa, fue asesinado el comisionado de la Policía Federal en Veracruz, Camilo Juan Castagné Velasco junto con dos inspectores.

Desde un vehículo, los elementos fueron atacados con armas de fuego, perdiendo la vida en el acto el jefe de la Policía Federal en el estado y el inspector José Rigoberto Peña Cárdenas, mientras que Alberto Sánchez Ruiz fue trasladado de emergencia a un hospital, pero falleció a consecuencia de las lesiones.

Cuando parecía que la jornada no podría ser más cruel, un matrimonio y sus cuatro hijos, de tres, cuatro, cinco y seis años de edad, fueron acribillados por sujetos que portaban armas de grueso calibre dentro de un domicilio de la colonia Nueva Calzadas. El padre de esa familia, identificado como Clemente Martínez, era conductor de taxi.

Presuntamente, el grupo de sujetos armados llegó hasta la casa número 424 de esa colonia y descargaron sus armas de grueso calibre contra toda la familia que se encontraba en la sala. El taxista herido habría intentado arrastrarse afuera de la vivienda para pedir ayuda, dejando un par de escalones junto a la acera manchados de sangre, pero fue devuelto al interior en donde recibió la muerte.

Y luego a las 19:30 horas, otra vez en Cosoleacaque, corporaciones policíacas se movilizaron hasta el Bulevar Transístmico por el reporte del asesinato del conductor del taxi número 3308, cuya unidad quedó a pocos metros de una base de operaciones de la Policía Naval, en la zona conurbada Cosoleacaque–Minatitlán.

Tras caer la noche, el trabajador de un taller de reparación de refrigeración fue asesinado en Acayucan cuando viajaba en su motocicleta y poco antes de las 23:00 horas se reportó un último hallazgo cerca del aeropuerto internacional de Minatitlán, aunque aún no ha sido confirmado.

Al sábado que ya se recuerda como el día que Veracruz representó “un pedazo de infierno”, se le sumaron dos muertes más correspondientes a personas que habían sido atacadas con armas de fuego el viernes por la noche y que permanecían hospitalizadas hasta que sucumbieron por las complicaciones de salud; uno era de Coatzacoalcos y el otro de Oluta.

Con veintidós muertes confirmadas, veinte de las cuales fueron cometidas el sábado y dos por complicaciones de ataques previos, cerró la jornada de violencia en la entidad veracruzana; aunque en un sólo día no se habían registrado tantos decesos desde un enfrentamiento entre Fuerzas Federales y presuntos grupos delictivos en la localidad de Suchilapan del Río, del municipio de Jesús Carranza, durante los primeros días de diciembre y del Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares, en los seis meses de administración la cantidad de hechos delictivos de alto impacto se han mantenido al alza, mientras que diariamente se reportan nuevos homicidios en la entidad.

NO HAY MEJORÍA CON YUNES

Durante el primer año de Gobierno de Javier Duarte de Ochoa se contabilizaron 890 homicidios dolosos y septiembre fue el mes con más muertes, alcanzando 101 decesos. Para el 2012 la cifra de muertes fue de 968 y mayo fue el mes con más casos, con 97.

El 2013 registró 863 homicidios y el mes con más reportes fue junio con 89. Para el 2014 los homicidios sumaron 487 y el mes más peligroso fue abril con 60 hechos. En el 2015, se reportaron 565 homicidios; noviembre fue el mes con más registros, alcanzando 61 casos. El 2016, el último año, la violencia rebasó los límites impuestos anteriormente: Duarte de Ochoa cerró con 1,258 homicidios en Veracruz y tan sólo en agosto se registraron 179 muertes.

En el primer semestre del 2017, el Secretariado Ejecutivo a través del Sistema Nacional de Seguridad Pública reportó, hasta mayo, un total de 625 homicidios dolosos. Los datos de junio aún no han sido actualizados, pero se ha considerado este mes como el más violento de la entidad, en este año, hasta ahora. De seguir la tendencia a lo largo de los meses restantes, para diciembre se habrán rebasado el número de muertes violentas del peor año de Javier Duarte.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE BLOGEXPEDIENTE. Ver ORIGINAL aquí. Prohibida su reproducción.