México

Las conferencias de Murillo por Ayotzinapa se le revierten: FGR las usa como pruebas

26/08/2022 - 12:05 am

La Fiscalía General de la República ha basado de su acusación en contra de Jesús Murillo Karam, en las conferencias de prensa que dio como Procurador y como principal responsable de la investigación sobre la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa. Curiosamente, la defensa del funcionario del Gobierno Peña Nieto ha empleado la misma evidencia para desestimar los cargos.

Ciudad de México, 26 de agosto (SinEmbargo).- Las al menos cinco conferencias que Jesús Murillo Karam dio entre octubre de 2014 y enero de 2015 como Procurador General de la República y principal responsable del caso Ayotzinapa forman parte de la evidencia que la Fiscalía General de la República (FGR) presentó en contra del más alto funcionario del sexenio de Enrique Peña Nieto que hasta ahora ha sido colocado en el asiento de los imputables por la desaparición de los 43 normalistas, ocurrida en septiembre de 2014.

Se trata de las ruedas de prensa ofrecidas los días 6, 7 y 27 de octubre de 2014; la del 7 de noviembre del mismo año y la del 27 de enero del 2015, en la que presentó su “verdad histórica”, así como la reunión conclave celebrada entre altos funcionarios en Iguala, en la que salieron relucir los nombres del exgobernador de Guerrero Ángel Aguirre y el actual Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México, Omar García Harfuch, quienes han rechazado los señalamientos.

La Fiscalía ha basado su acusación en esas conferencias en las que el propio Murillo Karam expuso lo que —para el Ministerio Público— son indicios clave para imputarlo por los delitos de tortura, contra la administración de justicia y desaparición forzada de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y mantener abierto el proceso en su contra.

En el mensaje del 6 de octubre, por ejemplo, Murillo Karam anunció que, por instrucción del entonces Presidente, él se haría cargo de la investigación del caso Ayotzinapa y que sería el responsable de resolverlo; en la del 27 de octubre, el entonces funcionario habló de la detención de uno de los hombres que —después se supo— apenas estaba siendo arrestado justo en ese momento. En tanto que en la conferencia del 27 de enero fue cuando presentó la “verdad histórica”, que también ha sido tomada por la Fiscalía como evidencia, sobre todo porque esta versión ha sido derrumbada por el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes (GIEI) y recientemente por la Comisión de la Verdad y Justicia del caso Ayotzinapa.

Las declaraciones de Murillo Karam en estos mensajes públicos han adquirido relevancia en el caso que se sigue en su contra, como advirtió el Presidente Andrés Manuel López Obrador al señalar que el propio exprocurador se había autoincriminado cuando declaró que él y el director de la Agencia de Investigación Criminal (AIC), Tomás Zerón de Lucio —detenido en Israel en espera de ser extraditado a México— eran los responsables directos de la investigación.

“En el caso del Procurador Murillo Karam, su detención, independientemente de declaraciones de los implicados, él mismo se inculpa, de acuerdo al informe y a la investigación de la Fiscalía [General de la República]… Existe la prueba, es pública, existe la conferencia de prensa, está citando lo que dijo el Procurador: ‘Nosotros somos los responsables’”, expresó López Obrador en su conferencia de prensa matutina del pasado 23 de agosto.

En enero de 2015, Jesús Murillo Karam, entonces Procurador General de la República, participó en la VI reunión plenaria de senadores del PRI y PVEM.
En enero de 2015, Jesús Murillo Karam, entonces Procurador General de la República, es cuando presentó la “verdad histórica”. Foto: Rodolfo Angulo, Cuartoscuro

El peso que la Fiscalía ha dado a las ruedas de prensa también generó que la defensa estableciera en la audiencia del miércoles una estrategia para desestimarlas como elementos de prueba. Los abogados de Murillo Karam argumentaron que no contaban como pruebas porque vulneraban el derecho a la no autoincriminación, porque se trata de declaraciones que no se hicieron frente a un Ministerio Público o ante un Juez, y porque el exprocourador no estaba acompañado de un representante legal.

La Fiscalía defendió las conferencias como elementos probatorios al destacar que no podían considerarse autoincriminatorias porque al momento en que se realizaron el exfuncionario no tenía calidad de indiciado y porque, además, fueron ofrecidas de manera pública y cuando Murillo Karam ostentaba un cargo público.

A pesar de los esfuerzos de los abogados defensores, el Juez de Control Marco Antonio Fuerte Tapia desestimó los argumentos, vinculó a proceso al exfuncionario y lo mantuvo en prisión ante un posible riesgo de fuga. La defensa indicó en ese sentido que buscarán mantener sus argumentos por medio de recursos de amparo.

¿COMO SE VINCULAN LAS CONFERENCIAS A LOS DELITOS?

Los delitos que se le imputan a Murillo Karam están vinculados a la construcción de la “verdad histórica”. La tortura que se le imputa es porque esta versión, señala la Fiscalía, se maquinó a base de la supuesta tortura ejercida a los presuntos sicarios detenidos por la desaparición de los 43 normalistas.

La acusación por la administración en contra la justicia se basa en que se habrían alterado hechos y escenas; y el de desaparición forzada porque a raíz de su “verdad” habría provocado el ocultamiento del paradero de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, mediante una versión falsa para cerrar el caso, lo cual propició que se obstaculizaran investigaciones alternas que permitieran encontrar a los estudiantes .

Para sostener a Murillo Karam como auto material de la verdad histórica y su participación, la Fiscalía presentó ante el Juez al menos tres testimonios clave: el de Bernardo Cano Muñozcano, exsecretario particular del Tomás Zerón de Lucio, quien habría reconocido que él grabó a las cuatro personas que fueron torturadas para que dijeran exactamente lo que las autoridades querían sobre el caso Ayotizinapa; el de Erika Ramírez Ortiz, exministerio Público Federal adscrita a la Unidad Antisecuestros de la PGR, quien testificó que le ordenaron alterar informes y documentos para poder cuadrar y procesar a las personas que habían sido torturadas y fueran presentadas como responsables de la desaparición de los estudiantes; y el testimonio de Mercedes Doretti, integrante del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF), a quien Murillo Karam durante un vuelo por el Río de Cocula le habría adelantado que ya tenía a las personas que iban a decir que en ese lugar estaban los restos de los estudiantes.

La Fiscalía basó gran parte de su hipótesis y evidencia contra Murillo Karam en las siguientes conferencias de prensa:

6 de octubre de 2014: En esa conferencia Murillo Karam habría girado órdenes a Tomas Zerón de Lucio, entonces titular de la Agencia de Investigación Criminal y ahora prófugo de la justicia, a actuar con toda la fuera y con todo el peso de la ley.

La Fiscal, Lydia Bustamente, quien estuvo al frente de la parte acusadora desde la audiencia inicial en contra de Murillo Karam, explicó que esas declaraciones evidenciaban que Murillo, al ser el superior de Tomás Zeron, tiene responsabilidad, pues era ilógico pensar que su subordinado cometía actos de tortura.

7 de octubre de 2014: Los representantes de la Fiscalía General de la República señalaron durante la audiencia del sábado que Murillo Karam había organizado una reunión, o “cónclave”, para fraguar la entonces llamada “verdad histórica” sobre el caso Ayotzinapa, que postulaba la incineración de todos los normalistas en el basurero de Cocula.

En la reunión, realizada en Iguala, habrían participado, entre otros, Omar García Harfuch, hoy Secretario de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México y que en aquel momento era delegado de la extinta Policía Federal en Guerrero, algo que él ha negado.

Jesús Murillo Karam se encuentra en prisión preventiva en el Reclusorio Norte. Foto: Cuartoscuro.

27 de octubre de 2014:  Jesús Murillo Karam, entonces Procurador General de la República y Tomás Zerón de Lucio, entonces Director en Jefe de la AIC, realizaron la conferencia de prensa a las 16:00 horas informando que habían detenido a 4 integrantes del grupo Guerreros Unidos y que eran las primeras detenciones que realizaban de quienes habían confesado que participaron en la desaparición de los 43 normalistas desaparecidos, incluyendo la historia del basurero de Cocula y el Río San Juan.

La Fiscalía resaltó que eso cobraba especial relevancia pues en ese momento, los detenidos ni siquiera habían sido puestos a disposición de la PGR, ni habían declarado, por lo que estaban informando sobre hechos que, al menos en el expediente, aún no habían ocurrido.

Además, la Fiscalía citó la declaración de una testigo protegida a la que sólo identificó como Ericka, quien testificó que previo a esa conferencia en las instalaciones de la SEIDO, vio que llegaron los detenidos y que sus superiores estaban nerviosos porque no sabían como “iban a cuadrar” los delitos. Además, señaló que a ella le pidieron alterar informes y las fechas de la puesta a disposición para que pareciera que los detenidos ya habían sido presentados ante un Juez.

Por su parte, de acuerdo con el Tercer Informe del GIEI,  un día después de esta acción “de la que no existe registro alguno” en la investigación del caso, se llevó a cabo otra diligencia —de la cual sí se tiene constancia—, el 28 de octubre, la cual fue instruida por Murillo Karam y operada por Tomás Zerón de Lucio, quien fue visto “junto a uno de los detenidos que tenía evidentes signos de tortura, y posteriormente algunos peritos de medicina legal, en una diligencia que no constaba en ninguna actuación en el expediente”.

7 de noviembre: En esta rueda de prensa, el entonces Procurador dijo que que no se había dejado “un día sin que haya habido una acción de búsqueda sin que haya habido una acción con el propósito de encontrar a los desaparecidos por parte del Gobierno de la República”, y en la que respondió con un “ya me cansé” a los cuestionamientos de la prensa,

27 de enero del 2015: Fue la primera vez que el extitular de la PGR expuso la “verdad histórica”, según la cual “los estudiantes normalistas fueron privados de la libertad, privados de la vida, incinerados y arrojados al Río San Juan, en ese orden. Esa es la verdad histórica de los hechos, basada en las pruebas aportadas por la ciencia como se muestra en el expediente”.

Ahora, a siete años de esa construcción sobre los sucesos ocurridos en Iguala, Guerrero, los días 26 y 27 de septiembre de 2014, Jesús Murillo Karam enfrenta a la justicia, con sus propias palabras empleadas en su contra.

Sugeyry Romina Gándara
Ha trabajado como reportera y fotoperiodista de nota roja en Chihuahua. Los últimos años, ya radicada en CdMx, los ha dedicado a cobertura sobre temas de desaparición, seguridad y víctimas de la violencia.
en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas