Mundo

Elecciones en Alemania: Empate virtual entre Partido de Merkel y socialdemócratas

26/09/2021 - 8:44 am

Merkel dirigió a Alemania durante 16 años y a través de importantes crisis, entre ellas la pandemia, por lo que su sucesor tendrá que atender la recuperación del país.

BERLÍN (AP) — Los socialdemócratas centroizquierdistas de Alemania se encontraban en una apretada contienda el domingo con el bloque de la Canciller saliente, Angela Merkel, en las elecciones parlamentarias del país, según las encuestas de salida. La votación que determinará quién ocupará el puesto que dejará vacante Merkel luego de 16 años al frente.

Funcionarios de ambos partidos expresaron su esperanza en encabezar el próximo Gobierno.

Una encuesta de salida de la televisora pública ARD mostró un 25 por ciento de apoyo tanto para los social demócratas —por quienes el vicecanciller saliente Olaf Scholz contiende para canciller— como para el bloque de centroderecha de Merkel, que postuló al cargo al gobernador estatal Armin Laschet.

Otro sondeo de la televisora pública ZDF puso a los socialdemócratas al frente por un margen de 26 por ciento a 24 por ciento por ciento. Ambos tienen a Los Verdes en tercera posición con una preferencia cercana al 15 por ciento.

El sistema electoral por lo general produce una coalición de gobiernos, pero la Alemania de la posguerra nunca ha tenido un partido ganador con menos del 31 por ciento de la preferencia —o alguna instancia en que el bloque de la Unión Social Cristiana alcance menos de eso.

Considerando las predicciones de las encuestas de salidas, conformar la próxima coalición gobernante de la mayor economía europea podría ser un proceso largo y complicado. Merkel permanecerá como líder provisional hasta que se establezca un nuevo Gobierno.

Las encuestas de salida también indican una preferencia de entre el 11 por ciento y 12 por ciento para el proempresarial Partido Democrático Libre. El Alternativa para Alemania, de extrema derecha —y con quien ningún otro partido quiere trabajar— alcanza hasta un 11 por ciento de los votos.

La Canciller alemana, Angela Merkel, dejará el puesto tras 16 años. Foto: Markus Schreiber, Pool, AP.

El secretario general de la Unión Demócrata Cristiana, Paul Ziemiak, reconoció que su partido ha sufrido “derrotas amargas” en comparación con la última elección de hace cuatro años, en la que obtuvo el 32.9 por ciento de los votos. Pero también dijo que sería una “larga noche electoral” y destacó la posibilidad de una coalición con los Verdes y el Democrático Libre.

Su contraparte de los socialdemócratas, Lars Klinbeil, declaró que su partido “está de regreso” luego de un pobre desempeño en las urnas hace cuatro años. Aseguró que “con esto, tenemos la misión de formar una coalición”. No detalló sobre posibles partidos aliados.

Los socialdemócratas se han beneficiado de la relativa popularidad de Scholz luego de un prolongado bache en las preferencias, y de los problemas en las campañas de sus rivales. La primera candidata de los Verdes a la cancillería, Annalena Baerbock, cometió errores en las primeras instancias, y Laschet, gobernador del estado de Renania del Norte-Westfalia, pasó problemas para entusiasmar a la base tradicional del partido.

Varios votantes hacen fila ante banderas de Europa, Alemania y Berlín en un centro de votación para depositar sus boletas en Berlín, Alemania, el domingo 26 de septiembre de 2021. Foto: Sebastian Gollnow, dpa vía AP

Alrededor de 60.4 millones de personas en un país con 83 millones de habitantes fueron elegibles para participar en la elección del nuevo Bundestag, o la cámara baja del parlamento, que será la que seleccione al nuevo Jefe de Gobierno.

No será fácil seguir los pasos de Merkel, quien ganó elogios luego de sortear varias crisis al frente del Gobierno alemán. Su sucesor deberá encabezar la recuperación de la pandemia del coronavirus, misma que Alemania ha enfrentado relativamente bien gracias, en parte, a sus enormes programas de rescate.

Laschet insiste en que no debería haber aumentos fiscales en momentos en que Alemania sale de la pandemia. Scholz y Baerbock están en favor de un incremento de impuestos para los más ricos, y también aprueban un aumento al salario mínimo.

Los principales partidos de Alemania enfrentan diferencias significativas en sus propuestas en contra del cambio climático. El bloque de Laschet tiene sus esperanzas puestas en soluciones tecnológicas y un enfoque impulsado por el mercado, mientras que los Verdes quieren aumentar los precios del carbón y finalizar su uso antes de lo planeado. Scholz, por su parte, ha enfatizado la necesidad de proteger los empleos mientras Alemania hace la transición hacia energías más limpias.

La política exterior ocupó pocos espacios en la campaña, aunque los Verdes buscan una postura más firme hacia China y Rusia.

ALEMANES ELIGEN AL SUCESOR DE MERKEL

Por Geir Moulson

Los votantes alemanes escogen este domingo un nuevo Parlamento, en unas elecciones que determinarán quién sucede a la Canciller Angela Merkel tras sus 16 años al timón de la economía más grande de Europa.

Los sondeos apuntaban a una pelea muy disputada entre el bloque de centroderecha de Merkel, con el Gobernador estatal Armin Laschet como candidato a Canciller, y los socialdemócratas de centro, que presentan al Ministro de Finanzas y Vicecanciller saliente, Olaf Scholz.

Encuestas recientes situaban a los socialdemócratas en cabeza por un estrecho margen. Los Verdes, una formación ecologista, se presentaban por primera vez a la Cancillería. Los sondeos situaban a su candidata, Annalena Baerbock, en tercer lugar por varios puntos de diferencia.

Los socialdemócratas se han beneficiado de la relativa popularidad de Scholz tras una larga temporada de encuestas poco favorables y de los deslices de campaña de sus rivales. Baerbock cometió algunos errores iniciales, mientras que Laschet, Gobernador del estado de Renania del Norte-Westfalia, ha tenido problemas para motivar a la base tradicional de su partido.

Unos 60.4 millones de personas en el país de 83 millones de habitantes podían votar al nuevo Bundestag, o cámara baja del parlamento, que a su vez elegirá al próximo Jefe de Gobierno.

El Presidente de Alemania, Frank-Walter Steinmeier, vota en las elecciones nacionales en Berlín, Alemania, el domingo 26 de septiembre de 2021. Foto: Kai Pfaffenbach, Pool vía AP

No se esperaba que ningún partido obtuviera una mayoría amplia. Los sondeos mostraban un apoyo a todos ellos por debajo del 30 por ciento.

Un resultado en esas líneas podría plantear muchas coaliciones de Gobierno posibles, y desencadenar meses de regateos para formar un nuevo Gobierno. Hasta que se consolide, Merkel seguirá en el puesto como Canciller en funciones.

Scholz acudió a votar a Potsdam, a las afueras de Berlín, y dijo que confiaba en que los votantes “hagan posible (…) un resultado muy bueno para los socialdemócratas, y que los ciudadanos me den el mandato de convertirme en el próximo Canciller de Alemania”.

Laschet dijo en Aachen, en la frontera occidental alemana, que la votación “decidirá la dirección de Alemania en los próximos años, de modo que cada voto contará”.

Merkel ha sido elogiada por dirigir a Alemania durante sucesivas crisis importantes. Su sucesor tendrá que atender la recuperación del coronavirus, algo que Alemania ha sobrellevado relativamente bien gracias a amplios programas de rescate que han supuesto nuevas deudas.

Laschet insiste en que no deben subirse los impuestos mientras Alemania sale de la pandemia. Scholz y Berbock están a favor de subir los impuestos a los alemanes más ricos y aumentar el salario mínimo.

Los principales partidos alemanes tienen diferencias considerables en sus propuestas para abordar el cambio climático. La CDU de Laschet apuesta por soluciones tecnológicas y una estrategia liderada por el mercado, mientras que los Verdes quieren subir los costes de emitir dióxido de carbono y poner fin al uso de carbón antes de lo previsto. Scholz ha hecho hincapié en la necesidad de proteger los empleos durante la transición a fuentes de energía más limpias.

La política exterior no ha tenido mucho peso en la campaña, aunque los Verdes defienden una postura más firme ante China y Rusia.

En Berlín, Wiebke Bergmann, trabajadora social de 48 años, dijo que la salida de Merkel hacía de estas unas elecciones “muy especiales”.

Gente pasando ante carteles electorales de los tres candidatos a canciller de Alemania: Desde la derecha: Armin Laschet, de la Unión Democristiana (CDU), Annalena Baerbock, del Partido Verde alemán (Die Gruenen), y Olaf Scholz, del Partido Socialdemócrata (SPD), en una calle de Gelsenkirchen, Alemania. Foto: Martin Meissner, AP

“Pensé mucho en qué candidato quiero como próximo Canciller, hasta esta mañana no había tomado una decisión.

Ninguno de los tres me convencía de verdad”, añadió Bergmann. “Todos parecen buenas personas, pero no estoy segura de que puedan hacer un buen trabajo como próximo Canciller”.

En el distrito capitalino de Kreuzberg, un bastión tradicional de la izquierda, Jan Kemper, de 41 años y gerente de un banco digital, dijo que el cambio climático y el lento ritmo de digitalización en Alemania estaban entre sus principales preocupaciones. Elogió a Merkel por su estilo de gestión de crisis, pero dijo que algunos temas clave habían quedado sin atender.

“Antes, las elecciones marcaban el rumbo para los siguientes dos o cuatro años”, señaló. “Ahora hay que tomar decisiones que afectarán a las próximas generaciones”.

El Bundestag tiene al menos 598 escaños, pero el complejo sistema de voto alemán implica que puede ser significativamente mayor. El Parlamento saliente tenía un récord de 709 legisladores, y se espera que el próximo sea aún más numeroso.

En cuanto al formato de los comicios, se esperaba que el número de personas que votaban por correo fuera mayor que el 28.6  por ciento que lo hizo hace cuatro años. También el domingo, los votantes en Berlín y Mecklemburgo-Pomerania Occidental, en el nordeste de Alemania -dos estados que ahora gobiernan los socialdemócratas- elegían nuevas legislaturas estatales.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas