“La paridad de género es una convicción, no una moda. Restituimos un orden que siempre debió existir”, expresó la escritora y traductora Jazmina Barrera, quien forma parte del comité “Escrituras para reinventar la vida”, fundamental para la programación e identidad de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO) en su edición 39.

La autora de Cuerpo extraño (2013) y fundadora de la editorial independiente Ediciones Antílope, cuestiona los modelos que habían maquinado durante años en distintos espacios de la cultura y el arte. Esta es la entrevista para Puntos y Comas.

Ciudad de México, 26 de octubre (SinEmbargo).- La literatura, al igual que otros espacios culturales, es un territorio que se está cuestionando los antiguos modelos que habían maquinado durante años con relación a la perspectiva de género (o la falta de ésta). Es por ello que en la edición 39 de la Feria Internacional del Libro de Oaxaca (FILO), la labor de un comité integrado por mujeres fue fundamental no sólo para la selección del programa, sino para brindarle una nueva identidad a este gran evento literario.

“Esta feria se está preocupando por reinventarse, repensar los métodos y los estereotipos que se presentaban. Las mujeres solían estar del lado del escucha y nuestra voz era subyugada; sólo se nos otorgaba el papel de moderadora, por ejemplo. […] No queremos el espacio de la minoría, queremos el lugar que nos corresponde. La FILO nos otorga eso”, explica la escritora Jazmina Barrera.

Agrega que espera que otras ferias repliquen la paridad de género, pues para la FILO este tema “es una convicción, no una moda” y simplemente se trata de restituir un orden que siempre debió existir.

Junto con Yásnaya Aguilar, Verónica Gerber Bicecci, Tanya Huntington, Yolanda Segura e Isabel Zapata, Jazmina Barrera forma el comité “Escrituras para reinventar la vida”. La autora de Cuerpo extraño (2013) y fundadora de la editorial independiente Ediciones Antílope, charló acerca del propósito de esta edición de la FILO y un poco del panorama editorial actual. Esta es la entrevista para Puntos y Comas.

Jazmina Barrera forma parte del comité “Escrituras para reinventar la vida”. Es autora de Cuerpo extraño (2013) y fundadora de la editorial independiente Ediciones Antílope. Foto: FILO

–¿De qué va el programa “Escrituras para reinventar la vida”?

 –Este año la FILO hizo un esfuerzo inédito en México por dedicar su espacio a las mujeres. Para esto, llamó a un comité en el que nos encontramos seis mujeres, para programar la mayor parte de actividades. Lo que hicimos fue programar mesas de diálogo, con un 93 por ciento de mujeres invitadas. Son mesas que tocan temas fundamentales para nuestro presente y para la posibilidad de un futuro, en particular para las mujeres y en general para el mundo. Feminicidios, la lucha por territorios, cambio climático y medio ambiente, paridad de género, diversidad, disidencias sexuales, escracheo y muchos temas que creemos que se pueden abordar desde la escritura y el diálogo. Queríamos que esta feria fuera un espacio para pensar, dialogar y proponernos cosas. Invitamos a escritoras de todas partes de México, Latinoamérica y el mundo para esta feria.

Yásnaya Aguilar, Verónica Gerber Bicecci, Tanya Huntington, Yolanda Segura e Isabel Zapata y Jazmina Barrera conforman el comité. Foto: FILO

–¿Qué distingue a la FILO de otras ferias del libro en el país?

–Muchas cosas. Para empezar, Oaxaca es un lugar privilegiado, de una diversidad y riqueza cultural enorme. Es una feria que se hace con un esfuerzo y un cariño que yo jamás había visto en otro lugar. No es una feria que se haga con motivos comerciales; participan muchísimos voluntarios; hay paridad de género, tanto en los organizadores como en los participantes.

Esta feria se está preocupando por reinventarse, repensar, replantearse los métodos, las formas, los estereotipos, un montón de cosas que se presentaban en los espacios culturales con una tradición machista. Las mujeres solían estar del lado del escucha y nuestra voz era subyugada. Solamente se nos otorgaba el lugar de la moderadora, por ejemplo. Las mujeres en el planeta somos mayoría, ¡hay más mujeres que hombres en la Tierra! No queremos el espacio de la minoría, queremos el lugar que nos corresponde. La FILO nos otorga este espacio.

“Oaxaca es un lugar privilegiado, de una diversidad y riqueza cultural enorme. Es una feria que se hace con un esfuerzo y un cariño que yo jamás había visto en otro lugar”. Foto: FILO

–¿Crees que otras ferias repliquen esto que está pasando en Oaxaca?

–Ojalá. Por lo menos la FILO tiene el compromiso de mantener la paridad en las emisiones siguientes. Sé que hay interés de seguir discutiendo estos temas y que es una convicción, no una moda. Espero de verdad que otras ferias se pongan las pilas. Estamos restituyendo un orden que siempre debió existir.

LAS EDITORIALES INDEPENDIENTES

–El libro digital, la compra en línea, ¿esto ha afectado realmente a las editoriales?

–Yo creo que no. De hecho es un nuevo campo y una posibilidad para las editoriales independientes vender sus libros de esta forma. Lo que afecta a las editoriales son ciertas políticas leoninas de empresas como Amazon que te cobran un porcentaje altísimo por vender tus libros en ellas y que son ya casi un monopolio. Eso sí que las afecta.

El libro digital es una herramienta que no tiene porqué afectar al libro físico porque son dos cosas distintas. Yo leo mucho en ambos formatos. Con el libro en físico disfruto mucho la sensación del objeto, los colecciono y me gusta la experiencia estética en ello. Y también leo digitales porque son más transportables, porque están siempre en mi celular, porque cuando estaba amamantando a mi hijo, podía hacerlo sosteniendo con una mano mi dispositivo y leer. No tiene que ser una o la otra.

Por ahora Ediciones Antílope acaba de comenzar con la plataforma Bookmate, muchos de nuestros libros de narrativa se pueden conseguir ahí y estamos muy felices de esa alianza.

Respecto a las librerías, varias se han transformado y ojalá más lo hicieran, pues hacen falta muchísimas más librerías, por lo menos en Ciudad de México, estoy convencida de eso. Tiene mucho que ver con las políticas gubernamentales; creo que andan en eso pero no han finalizado las leyes necesarias para que las grandes cadenas de libros no se vuelvan monopolio y desaparezcan las librerías independientes.

Las librerías son, por lo menos en mi experiencia desde que soy niña, son un espacio cultural de convivencia, de placer y paseo, un espacio de encuentro, diálogo, discusión y talleres. Hay mucho que se puede hacer y eso nunca va a cambiar.

Jazmina Barrera es licenciada en Literaturas Modernas Inglesas de la UNAM. Fue miembro del comité académico del departamento de Letras Modernas de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNAM y ha trabajado en labores de traducción, edición y redacción en diversos medios impresos y digitales entre los que se encuentran Ediciones Era, La Tempestad, El Nuevo Mexicano, Tierra Adentro y Letras Libres. Fue becaria de la Fundación para las letras mexicanas en el área de ensayo (2012-2014) y dos veces merecedora de la beca Fulbright (2011 y 2014) y del Fonca-Conacyt para estudios en el extranjero. Con su ensayo Cuerpo extraño ganó el premio Latin American Voices 2013 (Literal Publishing). Ha sido elegida para realizar una maestría en Escritura Creativa en Español en NYU y forma parte de la revista en línea Límulus.