Ovidio, también conocido como “El Ratón”, traía consigo un escapulario del Santo Niño de Atocha, que de acuerdo a las creencias religiosas y en la “narcocultura” es conocido como el santo intercesor de las personas en reclusión.

Saltillo, 26 de octubre (Vanguardia).- A través de las fotografías compartidas luego de la captura y posterior liberación de Ovidio Guzmán López, hijo del narcotraficante Joaquín “El Chapo” Guzmán, se puede apreciar que el primogénito del capo porta un par de amuletos religiosos, entre los que destaca el Santo Niño de Atocha, pero ¿cuál es su significado?

Ovidio, también conocido como “El Ratón”, traía consigo un escapulario del Santo Niño de Atocha, que de acuerdo a las creencias religiosas y en la “narcocultura” es conocido como el santo intercesor de las personas en reclusión.

Ovidio Guzmán el día que fue aprehendido… y liberado. Foto: Especial.

De acuerdo con los relatos religiosos, el culto se instauró en el país en el siglo XVII en México en Fresnillo, Zacatecas, donde el Santo Niño de Atocha cobró popularidad por ser intercesor de las personas que se encontraban en prisión.

La leyenda dice que el primer milagro del santo fue la liberación de una mujer en 1829, quien se encontraba recluida por haber cometido un delito en Durango. Tras encomendarse al niño santo, este se le apareció como un joven con el nombre de Manuel Atocha y presuntamente le encaminó a su liberación.

Cabe mencionar que dentro del ámbito del narcotráfico y el crimen organizado, muchos cárteles adoran a distintas deidades religiosas como la Santa Muerte, Jesús Malverde, San Judas Tadeo, entre otros.

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE VANGUARDIA. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.