La familia de Fernanda realizará una marcha el próximo 31 de octubre desde la plaza central en la Alcaldía Azcapotzalco, en la Ciudad de México, hasta Tlanepantla, Estado de México, para recordar a la joven, exigir una investigación con la debida diligencia y pedir que se haga justicia.

Ciudad de México, 26 de octubre (SinEmbargo). – A más de cuatro meses del feminicidio de Fernanda Sabalza Sánchez, las investigaciones no avanzan y las autoridades ni siquiera han podido desbloquear la información de su WhatsApp para obtener mayores datos o alguna pista para dar con el responsable, denunció la familia.

“No pido a las autoridades nada fuera de lo normal, sólo que se pongan a trabajar porque es su obligación. Esto que vivimos, la incertidumbre de no saber por qué la mataron, es horrible. Ya con su muerte no podemos vivir y, aunado a eso, no saber el motivo es horrible. La Ley debe de ser pareja para todos, sólo les pido que se pongan a trabajar para esclarecer el asesinato de mi hija. ¡Justicia para mi niña!”, exigió Mauricio Sabalza Salmerón, padre de la víctima, en entrevista con SinEmbargo.

Fernanda Sabalza estaba a un mes de cumplir 20 años y era mamá de un pequeño de apenas tres años de edad. Estudiaba en una escuela particular –donde cursaba el tercer semestre de Pedagogía– y trabajaba medio tiempo en una empresa de activación de chips de celular. El sueño de la joven madre era ser maestra, independizarse y comprar su propio departamento para estar con su bebé.

Sin embargo, el 20 de junio pasado, Fernanda comentó a su familia que iría a ponerse uñas a un lugar ubicado en el centro de la Alcaldía de Azcapotzalco, en la Ciudad de México, porque más tarde saldría a una fiesta.

La joven salió de su casa, ubicada en Azcapotzalco, entre las 3:30 y las 4 de la tarde. Transcurrida una hora, los padres de Fernanda comenzaron a marcarle, pero ella ya no contestaba. Avisaron a sus amigas y a una prima de Fernanda para que le marcaran con la esperanza que a ellas sí les contestara, pero no fue así.

“Fue hasta las 10 de la noche, cuando mi sobrina le volvió a marcar a Fernanda, pero le contestó la agente de investigación y le dijo que Fernanda estaba detenida en la Fiscalía de Barrientos, y que la familia debía acudir porque la acusaban de un homicidio”, recordó el padre.

La madre de Fernanda, en compañía de un hermano (tío de la víctima) y de un abogado, acudió a la Fiscalía del Estado de México. Al llegar, la misma agente que contestó el teléfono y les dijo a los familiares que la joven no estaba detenida: era ella la que había sido asesinada con un balazo en la cabeza.

De acuerdo con la información que las autoridades brindaron a la familia, el cuerpo de la joven fue encontrado en la Avenida Somex y Barrios de la colonia Reyes Iztacala, en Tlalnepantla; estaba afuera de una tienda. Fernanda fue privada de la vida entre las 4:40 y 5 de la tarde de ese 20 de junio, según la investigación ministerial.

Fernanda tenía 19 años de edad. Estudiaba pedagogía pues quería ser maestra. Foto: Especial

UN CASO SIN SOSPECHOSOS

Los datos que se tienen hasta el momento exponen que la joven estaba en compañía del sujeto que presuntamente le disparó, con quien minutos antes entró a la tienda ubicada frente al lugar de los hechos. Ambos llegaron a bordo de un vehículo Versa color blanco, entraron a la tienda a comprar unas mantecadas y un yogurt y, al momento de salir de la tienda, él ya no la dejó subir al auto; le disparó a quema ropa y luego corrió al vehículo para huir sobre Avenida Somex.

“Hasta el momento no sabemos nada. La Fiscalía tenía una línea de investigación de un sospechoso, misma que ya fue cerrada, porque no era el tipo que pensaban. A partir de ahí no sabemos nada más”, detalló el padre.

Fernanda se quedó con su celular en la mano, mismo que fue embalado. Pero hasta el momento las autoridades no han tenido acceso a la información de su WhatsApp para saber si se comunicó con su agresor previamente, o si hay alguna evidencia o pista que dé con el responsable. “La Fiscalía me comentó que no han podido desbloquear el WhatsApp del celular, porque ahí en Tlanepantla no tienen la tecnología necesaria para hacer ese tipo de trabajo. A mí no se me hace lógico que despuñes cuatro meses no puedan desbloquear un celular”, comentó.

Mauricio Sabalza detalló que la única línea de investigación que tenía de inicio la Fiscalía es que el agresor posiblemente era un amigo del novio de Fernanda, sin embargo después de un mes del feminicidio descartaron esa línea. “Me dijeron que no era, que se parecía, pero que no era, que ya lo habían investigado y nada más. La Fiscalía ya no tiene sospechosos, estamos en cero y no avanza la investigación”, dijo.

El pasado miércoles, abundó, el Ministerio Público le notificó que apenas habían solicitado la sábana de llamadas, pero resultó que tenían mal el número. “Tuve que ir para modificar el escrito y volver a solicitar la sábana de llamadas ya con el número correcto”, añadió.

El padre se cuestionó cómo es posible que después de cuatro meses las autoridades se hayan dado cuenta que tenían mal el número de celular. “Además, después de cuatro meses me avisaron que no tenían la tecnología suficiente para desbloquear el WhatsApp, que han podido recuperar muy pocas cosas: llamadas, fotos y mensajes de textos, pero que son muy pocas evidencias y no aportan nada”, comentó el hombre. Y agregó: “mi molestia es que después de cuatro meses me digan eso, ¿entonces que hicieron meses atrás?”.

La familia de la víctima espera que puedan desbloquear el teléfono celular. Las autoridades les dijeron que mandaron el aparato a Cuernavaca, Morelos, donde sí tienen la tecnología para el proceso pendiente, pero que tardarán unos dos meses.

El padre cuestionó que cómo es posible que después de cuatro meses las autoridades se hayan dado cuenta que tenían mal el número de celular. Foto: Especial

Con respecto a la zona en la que fue asesinada, no se encontraron cámaras o videos cercanos que pudieran captar los hechos. “Creemos que ya estaba totalmente planeado [el feminicidio] porque supieron donde hacerlo: no había cámaras cercanas, las únicas están muy retiradas. En las casas de la zona hay algunas cámaras, pero también están retiradas. Enfrente del lugar hay un deportivo donde, por lo mismo de la pandemia, casi no había gente. El asesino conoce el rumbo, si no vive ahí trabaja por ahí, pero conoce el rumbo”, dijo.

Sobre el novio de Fernanda, él declaró ante la Fiscalía que tenía dos meses de no saber nada de ella y que ya no eran novios; sin embargo, el padre de Fernanda asegura que es mentira porque un día antes, el viernes 19, se vieron e incluso él le regaló un suéter rojo.

“Esa prenda la llevaba puesta el día sábado que salió, incluso su mamá le preguntó por qué se lo ponía si hacía demasiado calor y la respuesta de mi hija fue que Josué le dijo que se lo pusiera porque la quería ver con él. Para mí fue un señuelo, eso ya se lo dije a la Fiscalía y ellos me dijeron que lo iban a checar”, relató el señor Sabalza Salmerón.

De acuerdo con los familiares, hasta que comenzaron a visibilizar el caso la Fiscalía empezó a poner atención y actuar más activamente, pues previamente sólo les decían que estaban trabajando cuando el padre iba a pedir información sobre el avance de la investigación. Sin embargo, la identidad de la persona que disparó aún es desconocida.

La familia de Fernanda, amigos y allegados realizarán una marcha el próximo 31 de octubre desde la plaza central de Azcapotzalco hasta la Avenida Somex, en el Estado de México, donde llevarán una ofrenda y demandarán una investigación con la debida diligencia y justicia. “Va a ser todo pacífico y a la sociedad le pedimos que ojalá nos puedan acompañar”, destacó el padre de Fernanda.