Ciudad de México, 26 de noviembre (SinEmbargo).– Un maestro de primaria en el Estado de México fue acusado de abusar al menos a 13 menores de edad, pero las autoridades no pudieron detenerlo: se fugó. Ahora, por la presión de las familias, el director fue arrestado bajo los cargos de encubrimiento.

Padres de familia de las escuelas primarias “Emiliano Zapata” y “Profesora Manuela Ruiz”, del municipio de Lerma, Estado de México, exigen a las autoridades escolares y estatales detener al profesor Federico Ortiz García.

De acuerdo con las denuncias, el profesor primero estuvo en la “Emiliano Zapata”’ y allí se desató el escándalo; sus superiores decidieron trasladarlo a otra institución, la “Profesora Manuela Ruiz”. De esta segunda se fugó.

Prácticas similares cometió la iglesia católica en distintas partes del mundo durante años: cuando un sacerdote era acusado de abusos sexuales, se le trasladaba a otra iglesia.

Esto provocó que el problema no se contuviera, sino que se acrecentara. Y esto es lo que, según los familiares, sucedió en el Estado de México.

Ayer, madres y padres de los menores abusados se reunieron en las instalaciones de Servicios Educativos Integrados al Estado de México (SEIEM) en Toluca, en donde demandaron a los funcionarios que investiguen al supervisor Alonso Solache y al director de la primaria “Emiliano Zapata”, Filiberto García, porque, aseguran, encubrieron a Federico Ortiz.

Cuando se enteraron de los abusos sexuales que sufrían sus hijos, los padres fueron a buscar al maestro pero, según los jefes de familia, el director de la escuela  les contestó que “no quería escándalos” y que “la ropa sucia se lava en casa”.

Filiberto García, director de dicho plantel, fue detenido el pasado viernes por elementos de la Procuraduría General de Justicia del Estado de México (PGJEM) y es acusado de encubrir al presunto agresor.

Durante la manifestación de ayer, los inconformes dijeron que, de salir libre García, no permitirán que regrese a la dirección de la primaria.

En tanto, los padres de familia de la escuela “Profesora Manuela” protestaron porque las autoridades de ese plantel permitieron que Federico Ortiz fuera cambiado a esa escuela cuando sabían de las acusaciones por abuso que tenía el docente.

“Es verdaderamente irónico que las autoridades de esta supervisión y el propio director de nuestra escuela hayan permitido el cambio de este maestro, Federico García a la primaria que estamos representando, porque sabían de sus antecedentes y lo mandaron a nuestra primaria. Eso es absurdo, lo que debieron hacer fue entregarlo o ponerlo a dispersión de las autoridades para determinar si es responsable o no de lo que se le acusa”, plantearon los padres.

Federico Ortiz sólo estuvo en esa primaria tres días. Llegó el pasado miércoles y el viernes, cuando fue alertado de la denuncia en su contra y se dio a la fuga, según información de medios locales.

El acusado se desempeñaba desde hace año y medio como profesor en el plantel “Emiliano Zapata”. Es egresado de la Universidad Pedagógica Nacional y originario del estado de Guerrero.