Presa de Padrés. Foto: Cuartoscuro.

Presa del Gobernador de Sonora, Guillermo Padrés Elías. Foto: Cuartoscuro.

Ciudad de México, 26 de noviembre (SinEmbargo/Notimex).- El Gobernador de Sonora, el panista Guillermo Padrés Elías, construyó una presa privada en su rancho “Pozo Nuevo” utilizando aguas nacionales, determinó la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El Gobernador lo había negado insistentemente en medio de la crisis generada por la contaminación de ríos por el derrame de  la mina Cananea de Grupo México. Cuando se divulgó la existencia de la presa se dio a conocer que posiblemente la voló con explosivos.

Conagua confirmó lo que era una sospecha y ha iniciado un procedimiento administrativo-sancionatorio contra Padrés Elías por la construcción de la susodicha presa sobre un cauce federal.

Entrevistado en el marco de su comparecencia ante la Comisión de Recursos Hidráulicos del Senado, el director general de la Conagua, David Korenfeld Federman, precisó que después de concluirse la etapa de inspección y de campo, se determinó iniciar este procedimiento por presuntas violaciones a la Ley de Aguas Nacionales.

Argumentó que el Gobernador de Sonora, como titular del predio, tendrá que presentar las pruebas de descargo que crea convenientes en un término de 20 días y la autoridad tendrá 40 días para resolver.

Korenfeld Federman indicó que al tratarse de un procedimiento con estas características, éste no puede ser divulgado.

Sin embargo, rechazó que este asunto se circunscriba en un ámbito político-electoral, pues los procedimientos que inicia la Conagua los hace sin distingo de partidos políticos, por lo que la sanción seguirá su proceso.

“La autoridad del agua trabaja 365 días al año y no está íntimamente relacionado”, indicó el funcionario federal.

“Estamos haciendo valer la Ley de Aguas Nacionales, y para la tranquilidad de cualquier partido político hemos iniciado procedimientos no exclusivamente a militantes de algún partido, sino a muchas personas que pueden tener la militancia que ellos en lo particular deseen”, expuso.

“En el caso de Sonora, para que todo mundo esté tranquilo, son cuatro procedimientos distintos a cuatro propietarios de terrenos, en donde encontramos que se requiere aclarar el uso y destino de las aguas nacionales”, abundó el titular de la Conagua.

Además, el funcionario adelantó que el gobierno federal llevará a cabo un monitoreo permanente durante los próximos cinco años de los ríos Sonora y Bacanuchi, contaminados por el derrame de sulfato de cobre de la mina Cananea, propiedad de Grupo México.

Una comisión de varias dependencias federales inició ya los trabajos de reconstrucción de la zona, a fin de garantizar que en los próximos años estos afluentes no sólo se mantengan en condiciones óptimas, sino que se incorporen a la infraestructura, para garantizar a los lugareños el acceso a agua potable, puntualizó.

LA PRESA DE PADRÉS EXISTE

La noche del 20 de septiembre varias fuentes confirmaron que la presa privada del Gobernador de Sonora ya no existía.

Algunas versiones dijeron que el Gobernador habría ordenado dinamitarla, aunque es investigada por las autoridades federales por supuestamente carecer de permisos para su construcción. Pero otras versiones indicaron que se reventó.

Óscar Castro Valdez, director de la publicación Dossier Político en Sonora, dijo a SinEmbargo que habló con el Secretario de Comunicación Social de la entidad, Jorge Morales Borbón, quien le confirmó que la presa de Padrés “se partió en dos”.

“Lo que el me dijo fue que el represo sobre el arroyo El Manzanar se partió en dos porque no era presa, era un bordo de tierra con poco cemento, y al crecer al arroyo El Manzanar se partió por la mitad y se tiró el agua”, indicó Castro Valdez.

El ranchero Óscar Flores, quien vive en un rancho ubicado a siete kilómetros de Bacanuchi, dijo también a SinEmbargo que debido al mal tiempo el camino para llegar a Bacanuchi está cerrado, pues se cayó un bordo y que poco se sabe sobre lo que está sucediendo en el poblado.

Agricultores y pobladores denunciaron a principios de septiembre que el mandatario panista tenía acceso a una presa de 4 millones de metros cúbicos de agua limpia y pozos por casi 3 millones de metros cúbicos al año que abastecían a su rancho “Pozo Nuevo”.

Los habitantes de Bacanuchi lo pusieron en evidencia después de la crisis de agua generada por el derrame de la mina de Grupo México –propiedad de Germán Larrea– en Cananea. El pueblo Yaqui afirma que Padrés Elías alimenta con agua privilegiada a políticos y amigos.

De acuerdo con varios periodistas locales, pobladores de Bacanuchi dijeron que escucharon una detonación. Dijeron que fue en la presa del Gobernador. No hay más información por el momento.

Varios medios y periodistas locales demandaron que las autoridades federales confirmaran la noticia. Víctor Mendoza, director Megacanal Sonora dijo: “Sigo esperando a que CONAGUA confirme lo de la presa de Padrés, RT RT RT para ver si CONAGUA nos dice algo, esa es la noticia”.

SinEmbargo intentó hacer contacto con autoridades de Bacanuchi. Los celulares no funcionan en el pueblo.

Durante la tarde de hoy se difundieron dos fotografías de la presa antes y después del derrame. La información fue dada a conocer por el Diputado Humberto Robles Pompa del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Padrés es militante de Acción Nacional (PAN), partido que acusa al gobierno federal de linchar al Gobernador.

Ante las acusaciones de tener una presa ilegal, Padrés aseguró en días anteriores que la cortina de concreto de 120 metros de largo y 80 de alto que construyó en 2010, únicamente sirve como represo. Sin embargo, un día después de la denuncia, el titular de la Conagua, David Korenfeld, anunció una visita a la presa privada.

El funcionario federal dijo: “No estamos juzgando a nadie, estamos entregando la información que tenemos satelital, de cómo se construyó el cauce hasta este momento, invitamos a todas las partes entregar todos los documentos para comprobar si hay o no violaciones a la ley”.

Horas antes del anuncio, el Alcalde de Arizpe, Vidal Vázquez Chacón, informó que un represo de protección de detención de los ácidos de la mina Buenavista del Cobre, propiedad de Grupo México, se reventó el jueves pasado por lo que los contaminantes podrían llegar al Río Sonora.

A través de su cuenta de Twitter, el Presidente municipal panista publicó un oficio de Protección Civil en el cual le notificaron que se tomarán medidas “ante los derrames de contaminantes que se vertieron a los arroyos afluentes del Río Bacanuchi con motivo de las lluvias extraordinarias generadas los días 16, 17 y 18 de septiembre” por el paso del huracán “Odile”.

El uso de las aguas superficiales y subterráneas de los ríos Bacanuchi y Sonora siguen restringidas, agregó.

La Comisión Nacional del Agua (Conagua), por su parte, informó al Víctor del Castillo Alarcón, apoderado de la mina, sobre el derrame de los represos Tinajas 1 y Tinajas 2, pero subrayó que “no generará impactos significativos en los arroyos” por tratarse en su mayoría de agua de lluvia.

Ayer, el titular de Protección Civil, Carlos Jesús Arias, ya había declarado que la mina derramó más tóxicos de forma intencional al arroyo Las Tinajas, afluente del Río Bacanuchi, además de los 40 millones de litros de tóxicos reportados.

“La próxima vez que yo vaya a la mina de Cananea voy a ir con la fuerza pública y voy a entrar esté quien esté y vamos a hacer que se cumpla la ley. No es posible seguir así”, afirmó.

El titular de Protección Civil agregó que incluso, desde la década de los 80 del siglo pasado, la mina de Cananea vierte químicos tóxicos al nacimiento del río Sonora. Pero no aclaró por qué no se le ha sancionado, ni siquiera desde el 13 de septiembre, cuando el panista Guillermo Padrés Elías asumió el gobierno de Sonora.

La empresa Buenavista del Cobre, propiedad de Grupo México, pidió a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) realizar una visita de inspección en las instalaciones de la mina, en Cananea, Sonora, para certificar si se cumple o no con las medidas de seguridad, un día después de que Protección Civil denunció que la minera no les permitió realizar una revisión.

A través de un comunicado, la compañía explicó que su solicitud es para realizar un análisis de riesgos actualizado que permita identificar y controlar peligros de acuerdo a lo dispuesto en el capítulo 7 de la Norma Oficial Mexicana NOM-023-STPS-2012 de condiciones de seguridad y salud en el trabajo de Minas subterráneas y minas a cielo abierto.

Además, solicitó una audiencia “urgente” con el Gobernador del estado, Guillermo Padrés Elías.