Dulce Ramírez, directora de Igualdad Animal México, escribe sobre la importancia de proteger a los animales, además de respetarlos, pues son seres capaces de sentir dolor y placer.

Por Igualdad Animal

Ciudad de México, 26 de noviembre (SinEmbargo).–Compartimos este planeta con otros animales para quienes su vida es tan importante como para nosotros la nuestra. Animales que tienen la capacidad de sentir dolor y placer. Existen distinciones que hacemos los humanos entre unos animales y otros, esas infravaloraciones que hacemos entre especies a causa de nuestros hábitos de consumo les cuesta la vida y suma horas de terror y agonía.

No hay animales que padezcan mayores sufrimientos en manos de los humanos que los animales considerados de granja. Para abastecer de carne, leche y huevos, la ganadería industrial convierte la vida de los animales en verdaderas pesadillas.

Solidarizarnos con los animales mostrando compasión hacia su sufrimiento se ha convertido en uno de los retos de nuestros tiempos. Las encuestas muestran como millones de personas de todo el mundo, con especial impacto en las nuevas generaciones, están cambiando sus hábitos de consumo para favorecer y ayudar a las víctimas de la ganadería.

La información es poder para el cambio y es claro que la industria alimentaria, que ve a los animales como máquinas de producción, no quiere que salga a la luz cómo se produce la comida y a toda costa intentan contrarrestarlo con publicidad engañosa. El activismo efectivo que muestra a la sociedad lo que ocurre en esta despiadada industria con investigaciones logradas en nuestro país y provee de información para actuar en el “cómo” se puede llevar una alimentación libre de esta crueldad está dando frutos.

Pero en México nos enfrentamos a instituciones gubernamentales que si bien están obligadas a salvaguardar la salud humana y el bienestar de los animales parecen atender intereses completamente ajenos a las exigencias ciudadanas sobre erradicar la crueldad animal en nuestro país.

Esto quedó demostrado tras la investigación que presentó Igualdad Animal en rastros de México, en donde los mataderos operan violando las normas mexicanas bajo la inspección de la propia Secretaría de Agricultura, Ganadería y Desarrollo Rural (Sagarpa) y bajo el Sistema Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica). Dependencias que no han hecho absolutamente nada para erradicar la impunidad con la que operan los centros de matanza en el país.

Posiblemente eso se debe a que Sagarpa debería reconocer que en los rastros que inspecciona no se cumple la norma, que es  juez y es parte de estos incumplimientos, y que ha resultado más fácil lavarse las manos y culpar a las administraciones municipales. Lo cierto es que las sanciones por incumplimiento de las normas en rastros a las que puede aspirar la propia Secretaría son meras faltas administrativas, igual que una multa de estacionamiento en la que en la mayoría de los casos los ayuntamientos se amparan para no pagarla. Las sanciones actuales tampoco funcionan. Es por ello que es necesaria la intervención de una tercera instancia que permita un proceso de denuncia, verificación, inspección, sanción y seguimiento transparente.

También hay que reconocer la necesidad de trabajar nacional y estatalmente, pues actualmente más de 15 estados contemplan en sus códigos estatales el maltrato y crueldad hacia los animales como delito pero desgraciadamente, si bien cada definición tiene una redacción diferente, todos tienen algo en común: los animales de granja no están incluidos.

El trato que se da a los animales de granja se encuentra en desventaja ante los animales con los que convivimos. Para ellos no existe protección, sólo desolación y sufrimiento. Es por esa razón que en Igualdad Animal estamos impulsando dos iniciativas que buscan visibilizar a los animales más desprotegidos, asegurando que exista el delito de crueldad animal y que se encuentren incluidos. Lograrlo supondrá el más grande avance en materia de protección animal en México.

INICIATIVA EN EL SENADO DE LA REPÚBLICA

Como parte de las acciones para detener los abusos documentados por la organización internacional Igualdad Animal en los Rastros de México, la senadora Diva Gastélum, apoyada por las senadoras Cristina Díaz, Hilda Flores, Lilia Merodio, Itzel Ríos, Anabel Acosta y María Elena Barrera, presentó en Sesión Plenaria del Senado una iniciativa propuesta por la organización que contempla una modificación a la Ley Federal de Sanidad Animal y otra en el Código Penal Federal de México para la tipificación del delito de maltrato y crueldad animal que incluya a los animales de granja. Esta iniciativa se encuentra en estudio en la Comisión de Justicia.

INICIATIVA EN EL CONGRESO DE JALISCO

Con una iniciativa derivada de las investigaciones de Igualdad Animal en rastros de México, el diputado Alejandro Hermosillo presentó una iniciativa de reforma a los artículos 306 y 308 del Código Penal del Estado de Jalisco para asegurar que los rastros que operan en el Estado cumplan el marco normativo federal, gracias a un acercamiento con la organización internacional Igualdad Animal. De aprobarse esta iniciativa 187.5 millones de animales  por año que hoy se encuentran desamparados quedarán legalmente protegidos en la entidad. La Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales ya emitió un dictamen favorable y está a la espera de la votación en el pleno.

Somos la única posibilidad que tienen los animales. Desde distintos frentes podemos sumar para que se reconozca su capacidad de sintiencia, la necesidad de respetar su vida y la urgencia de protegerlos legalmente. Otro mundo es posible, éste, en el que les hemos construido infiernos interminables puede acabarse. Te invito a conocer el trabajo que realiza Igualdad Animal en México y a colaborar en los distintos proyectos que buscan hacer de éste, un mundo mejor.

 

Dulce Ramírez

Directora de Igualdad Animal México

[email protected]