De acuerdo con el titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF), Santiago Nieto, hasta el 15 de noviembre de 2019 se tiene un registro de nueve mil 345 cuentas congeladas que están vinculadas con mil 221 presuntos delincuentes, entre ellos al ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin.

Ciudad de México, 26 de noviembre (SinEmbargo).- El titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Santiago Nieto Castillo, reveló que recientemente fueron congeladas 330 cuentas bancarias vinculadas con el Cártel de Sinaloa.

A pesar de que el funcionario no detalló el monto de los recursos intervenidos, señaló que los bloqueos se dieron gracias a información obtenida por órganos de inteligencia del Gobierno mexicano, en entrevista al término de su participación en la conferencia “El Lavado de Dinero y la 4T” en el Colegio de México.

El funcionario destacó que durante los primeros 11 meses de la actual administración se han bloqueado cuentas presuntamente vinculadas al crimen organizado por un valor aproximado de mil millones de pesos; dichos recursos representan una quinta parte de los más de cinco mil millones de pesos que han sido congelados a petición de la UIF.

Nieto Castillo aseguró que también han sido intervenidas cuentas supuestamente vinculadas al Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) y al Cártel de Santa Rosa de Lima.

Resaltó que estas acciones forman parte de la estrategia del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador para combatir al crimen organizado atacando sus estructuras financieras y así evitar enfrentamientos violentos.

De acuerdo con el titular de la UIF, hasta el 15 de noviembre de 2019 se tiene un registro de nueve mil 345 cuentas congeladas que están vinculadas con mil 221 presuntos delincuentes, entre ellos al ex director de Petróleos Mexicanos (Pemex), Emilio Lozoya Austin.

Respecto a éste último, Santiago Nieto reveló que gracias el rastreo de una de las cuentas relacionadas al ex funcionario en el sexenio de Enrique Peña Nieto se pudo comprobar que Lozoya Austin está vinculado a una empresa fantasma con sede en Veracruz.

Las investigaciones revelaron que una empresa había sido constituida en Poza Rica, Veracruz, con Emilio Lozoya como apoderado legal y como dueños un despachador de gasolina y un vendedor de seguros.

Dicha organización presuntamente recibió un pago de un millón de dólares a través de una cuenta con sede en Panamá.