Mundo

EU, Europa y otros restringen vuelos por el miedo a la rápida expansión de Omicron

26/11/2021 - 2:02 pm

Sudáfrica confirmó la detección de esta nueva variante del coronavirus, identificada como B.1.1.529, que posee múltiples mutaciones y que ha despertado “preocupación” entre los especialistas y en la OMS

–Con información de AP, EFE y Europa Press

Washington/Bruselas/Ginebra, 26 de noviembre (SinEmbargo).– Los países de la Unión Europea acordaron este viernes suspender los vuelos a siete países del sur de África debido a la nueva variante sudafricana del coronavirus, informaron a EFE fuentes europeas, el mismo día en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) determinó que se trata de una “variante de riesgo”, posiblemente más contagiosa, y la bautizó con la letra griega Omicron.

Se trata de Sudáfrica, Lesotho, Botswana, Zimbabwe, Mozambique, Namibia y Eswatini, precisaron las fuentes. Los Estados Unidos, por su parte, sumaron Malawi a su propia lista y anunciaron sus propias restricciones este viernes.

Además, los Veintisiete acordaron que los residentes europeos que provengan de esos países y que sí tienen derecho a entrar en la UE se sometan a test y un periodo de cuarentena, según informó la presidencia eslovena de la UE.

Los países de la UE se reunieron después de que la presidenta de la Comisión Europea, Ursula Von der Leyen, les pidiera hoy paralizar todos los vuelos hacia países del sur de ese continente, afectados por la nueva variante.

Al menos 10 países de todo el mundo ya habían anunciado medidas antes de que los científicos sudafricanos terminaran una reunión con expertos de la OMS sobre la variante, incluidos Singapur, Israel y Canadá. Éste último prohibió la entrada xe extranjeros que hayan viajado por el sur de África.

Los científicos sudafricanos identificaron esta semana una nueva versión del coronavirus que según ellos es la que provocó un brote reciente en Gauteng, la provincia más poblada del país. Foto: AP

Von der Leyen hizo esa petición en una declaración sin preguntas en la que recordó que los contratos que la Unión Europea ha firmado con los fabricantes de vacunas exigen de estos que adapten “inmediatamente” sus fármacos a nuevas variantes conforme estas emergen.

“Tomamos muy en serio las noticias sobre la nueva variante altamente mutada de la COVID-19. Sabemos que las mutaciones podrían llevar a la emergencia de variantes más preocupantes del virus, que podrían expandirse en todo el mundo en unos meses. Es importante que todos en Europa actuemos rápidamente, decididamente y unidos”, dijo.

“Todos los viajes aéreos a estos países [afectados] deberían ser suspendidos hasta que entendamos claramente el peligro que plantea esta nueva variante y los viajeros que regresen de estas regiones deberían respetar estrictas reglas de cuarentena”, apuntó además la presidenta alemana.

El Gobierno de Bélgica, sede de las instituciones comunitarias, informó hoy de que el pasado 22 de noviembre se detectó en el país un caso de la nueva variante sudafricana de la COVID-19 en una mujer adulta joven no vacunada, que desarrolló síntomas 11 días después de viajar a Egipto a través de Turquía.

Sudáfrica confirmó el jueves la detección de esta nueva variante del coronavirus, identificada como B.1.1.529, que posee múltiples mutaciones y que ha despertado “preocupación” entre los especialistas, aunque su impacto aún tiene que ser estudiado.

Hasta la fecha, la Delta es de lejos la variante más transmisible de la COVID-19, pues constituye más del 99% de las secuencias enviadas a la base de datos más grande del mundo. Foto: AP

“Aún no hay pruebas de que la variante pueda disminuir el poder protector de las vacunas, pero la incertidumbre sobre esa cuestión fue un factor en la velocidad de la adopción de restricciones por parte de los países”, dice The New York Times hoy. La nueva variante, inicialmente llamada B.1.1.529, tiene una “constelación de mutaciones muy inusual”, según Tulio de Oliveira, director de la Plataforma de Secuenciación de Investigación e Innovación de KwaZulu-Natal.

En la proteína que ayuda a crear un punto de entrada para que el coronavirus infecte células humanas, la nueva variante tiene 10 mutaciones, muchas más que la peligrosa variante Delta, dijo el profesor de Oliveira.

Las acciones se desplomaron en todo el mundo el viernes porque la noticia de la variante asustó a los mercados. Gran Bretaña, Francia, Italia y otros prohibieron vuelos e impusieron restricciones. Muchos europeos se aterraron. El mundo está aterrado por las noticias de infecciones revolucionarias.

Hasta ahora, solo se han identificado unas pocas docenas de casos de la nueva variante en Sudáfrica, Botswana, Bélgica, Hong Kong e Israel. Pero el caso de Israel era el de una persona que había llegado recientemente de Malawi, según la emisora estatal Kan. Y el caso de Bélgica se detectó en una mujer joven no vacunada que había regresado recientemente de un viaje al extranjero, pero no a Sudáfrica ni a países vecinos, dijeron investigadores belgas.

EU ESPERA MÁS DATOS ANTES DE DETENER VUELOS

Pasajeros en el aeropuerto Ronald Reagan de Washington, en una imagen de archivo. Foto: Michael Reynolds, EFE.

El Gobierno de Estados Unidos esperará a tener más datos antes de decidir si suspende el tráfico aéreo con Sudáfrica y otros países africanos por la nueva variante de la COVID-19, dijo este viernes en una entrevista el principal epidemiólogo asesor del Ejecutivo, Anthony Fauci.

En una entrevista en el canal CNN, Fauci aseguró que tomarán una decisión al respecto “tan pronto” como reciban más información y que la restricción a los vuelos es algo que EU “tiene sobre la mesa”, pero que no quiere implantarla “mientras no haya razones científicas para hacerlo”.

Fauci también indicó que, por el momento, no se ha detectado esta nueva variante en territorio estadounidense y que un grupo de científicos del país ya está en contacto con sus colegas sudafricanos para conseguir de primera mano toda la información disponible.

Hasta ahora se han confirmado pocos casos de esta variante en otros puntos fuera de África, pero la preocupación que suscitan se deriva de su posible impacto en la transmisibilidad y por su potencial capacidad de evadir la inmunidad o protección previa.

Fauci indicó que por el momento no se ha detectado esta nueva variante en territorio estadounidense. Foto: EFE

LA EMA AÚN NO PUEDE PREVER AJUSTES A VACUNAS

La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) considera “prematuro” prever si se necesitará adaptar las vacunas de la COVID-19 “con una composición diferente” para hacer frente a la nueva variante emergente de coronavirus, y subrayó que la actual información sobre el funcionamiento de esta cepa es “insuficiente”.

Una fuente de la EMA aseguró a Efe que los datos que se conocen ahora sobre la conocida como variante sudafricana son “insuficientes para determinar si esta variante se va a propagar de manera significativa y en qué medida puede evadir la inmunidad recibida con las vacunas” autorizadas en la Unión Europea (UE).

“Si se demostrara que una nueva variante mutada evade la inmunidad y se propaga rápidamente en lugares donde predomina (ahora) la variante delta, sería relevante iniciar las actividades relacionadas con la actualización de las vacunas”, admitió la agencia europea.

Pero, de momento, cree que es “prematuro prever la necesidad de una vacuna adaptada con una composición diferente” para hacer frente a esta nueva cepa emergencia.

La agencia monitorea “continuamente” las mutaciones detectadas del SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19, para vigilar el posible impacto que pueda tener en la efectividad de cualquiera de las vacunas de la COVID-19 disponibles en la UE, es decir, Pfizer/BioNTech, Moderna, AstraZeneca y Janssen.

Las variantes de cuidado, que incluyen la Alfa, Beta y Delta, son las que se trasmiten más fácilmente, causan un mal más grave o restan eficacia a las herramientas actuales. Foto: AP

“Estamos monitoreando de cerca la variante B.1.1.529 recién surgida que presenta numerosas mutaciones en la proteína de pico” del virus, añade.

Tanto la EMA como el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC) están analizando continuamente los “datos emergentes” sobre nuevas variantes preocupantes, incluida la detectada en Sudáfrica, asegura la misma fuente.

La EMA ya ha emitido una guía que describe a las farmacéuticas los requisitos necesarios en caso de que tengan planes de modificar sus vacunas contra la COVID-19 para “abordar nuevas variantes” del coronavirus, si se demuestra que la protección se reduce debido a una importante mutación del virus.

La detección de esta nueva variante en Sudáfrica preocupa a la comunidad científica porque presenta una amalgama de más de 30 mutaciones que, si bien algunas ya se habían observado en otras variantes, como la Beta, esta es la primera vez que se ven juntas.

La EMA monitorea “continuamente” las mutaciones detectadas del SARS-CoV-2, el virus que provoca la COVID-19. Foto: AP

Ayer se dio a conocer que la variante nueva de coronavirus que se ha detectado en Sudáfrica es preocupante por su número elevado de mutaciones y su rápida propagación entre los jóvenes de Gauteng, la provincia más poblada del país. El coronavirus evoluciona a medida que se propaga y muchas de las nuevas variantes, incluidas las que presentan mutaciones preocupantes, suelen desaparecer por sí solas.

Los científicos vigilan los posibles cambios que podrían ser más transmisibles o mortales, pero determinar si las nuevas variantes tendrán un impacto en la salud pública puede llevar tiempo. En Sudáfrica se ha producido un incremento importante de contagios nuevos.

Las autoridades sanitarias de Bélgica detectaron el pasado 22 de noviembre un caso de la nueva variante, informó este viernes el Ministro de Salud Pública, Frank Vandenbroucke, que pidió que “no cunda el pánico”. La paciente infectada es una mujer adulta joven no vacunada que desarrolló síntomas once días después de viajar a Egipto a través de Turquía y que asegura no haber tenido contacto con personas del sur de África, informó el Laboratorio Nacional de Referencia.

Canadá anunció este viernes que prohibirá la entrada en el país de todas aquellos extranjeros que en los últimos 14 días hayan viajado por siete países del sur de África ante la aparición de una nueva variante del coronavirus bautizada como “omicrón”.

La medida fue anunciada hoy durante una rueda de prensa por el ministro de Sanidad canadiense, Jean-Yves Duclos, quien también dijo que todos los canadienses que hayan viajado por el sur de África necesitarán una prueba negativa antes poder embarcar con destino a Canadá.

en Sinembargo al Aire

Opinión

Opinión en video

más leídas

más leídas