Un pueblo harto de sus políticos, inspirado en las autodefensas, amenaza con tomar las armas en Puebla

27/01/2014 - 12:05 am
Francisco Alfaro Rodríguez, vocero del Frente Común de Resistencia Civil Pacífica (FCRCP). Foto: Saúl López, Cuartoscuro
Francisco Alfaro Rodríguez, vocero del Frente Común de Resistencia Civil Pacífica (FCRCP). Foto: Saúl López, Cuartoscuro

San Gabriel, Chilac, Puebla, 27 de enero (SinEmbargo).– El silencio se rompe con el mariachi y una novia que camina hacia la iglesia por la avenida principal.

Una mujer hace sopes y quesadillas. Los negocios están abiertos, pero poca gente compra algo. Una unidad de la Cruz Roja y una patrulla de la Policía Municipal escoltan a la novia.

Por las calles circulan taxis sin placas. Es sábado y el agua potable no fluye para lavar la ropa y asear las casas y el Presidente Municipal, Gerónimo Efraín Solano Espinoza, no está en el pueblo para contestar preguntas sobre el grupo que la semana pasada dio de qué hablar a nivel nacional, al anunciar que tenía armas y que conformaría las primeras autodefensas de Puebla.

En la Presidencia Municipal solo hay un taxi estacionado, mientras una mujer bebe un café frente a una máquina de escribir Olivetti antigua en un cuarto oscuro, que  funge como la oficina de Comandancia.

Francisco Alfaro Rodríguez, vocero del Frente Común de Resistencia Civil Pacífica (FCRCP), denunció hace unos días que hartos de la pobreza y de los fraudes de los partidos de izquierda que tienen ya 20 años gobernando el municipio, un grupo de pobladores decidió levantarse en armas y tomar los cuatro módulos de Seguridad Pública de la localidad para impedir que tome posesión el nuevo Alcalde del Partido del Trabajo (PT), Rigoberto David Martínez, el próximo 14 de febrero.

A diferencia de las autodefensas de Michoacán y de Guerrero, los habitantes del pequeño poblado de San Gabriel no buscan combatir al crimen organizado por cobro de cuotas por derecho de piso o violación a sus mujeres. Los poblanos quieren combatir a sus políticos que acusan de corruptos y de fraude electoral.

Con el apoyo de 30 hombres armados con rifles colocaron una barricada en la calle principal, Avenida Rafael Ávila Camacho, frente a la vivienda desde donde se transmite la frecuencia de la radio comunitaria “La Chilenita”, pero con la llegada de elementos de la policía estatal, decidieron retirar todo indicio de un levantamiento y refugiarse en sus hogares.

“Vinieron los de la policía estatal a amedrentar a la gente, me anduvieron buscando. Entonces la gente decidió irse a sus hogares, pero en las noches  nos estamos reuniendo porque vamos a tomar el Palacio Municipal”, dice Alfaro Rodríguez.

En San Gabriel no hay hombres con el rostro cubierto, ni población civil recorriendo las calles con rifles. Solo patrullan los caminos dos camionetas de la Policía Estatal con ocho elementos cada una.

Alfaro asegura que se están organizando y que ya cuentan con  dos mil 500 firmas para solicitar la anulación de la elección y solicitar un Consejo Municipal Ciudadano.

“Estamos pelando la justicia social, que los recursos lleguen al pueblo, que no haya tanta necesidad. Hay quejas de  inseguridad, ha habido asesinatos, no se resuelven las cosas, toda esta ola de sucesos. Primero fuimos unos seis, luego 12, el movimiento empezó a crecer, llevamos  dos mil 500 firmas juntadas. El padrón electoral de San Gabriel es de diez mil 600 personas y necesitamos 75 por ciento de firmas para solicitar el Consejo y hacer valer la Ley”, dice.

Alfaro argumenta que hay represión y que el gobierno municipal tiene 20 años en manos de una “camarilla” de políticos que han pasado por el Partido Revolucionario Institucional (PRI), de la Revolución Democrática (PRD) y Partido de Trabajo (PT).

Durante ese tiempo el municipio se ha mantenido en la miseria y los únicos que han crecido económicamente, han sido los alcaldes y sus amigos.

“Dicen que nosotros queremos poner a otro de los candidatos que contendieron en las elecciones: había uno de Movimiento Ciudadano (MC), uno del PRI y el del PT, pero eso  no es cierto. No hay uno que se pueda decir ‘quiten a este y pongan a este otro’, estamos cansados de los partidos políticos, lo que queremos es que el pueblo gobierne. Estamos hartos de la clase política”.

Francisco dice que el presidente actual desvió 111 millones de pesos durante su administración, por lo que solicitaron una auditoría al estado de Puebla a las cuentas y bienes del Alcalde.

“Tiene ranchos, hoteles, concesiones de transporte. Su hijo andaba en bicicleta y ahora es ganadero y tiene concesiones de jaripeo”, dice.

EL ALCALDE CONCESIONARIO 

San Gabriel, Chilac se ubica a unos cuantos kilómetros de la ciudad de Tehuacán, Puebla, su clima es seco y sus habitantes son pobres.

“Este asunto es político. El Alcalde, pues su padre desde hace mucho tenía concesiones de los autobuses. Ahora ya pusieron combis y taxis, siempre han tenido más o menos”, dice Teresa García, una mujer de 44 años originaria de San Gabriel.

La mujer se gana la vida cocinando sopes y quesadillas que vende a tres pesos cada una. Y aunque dice que no tiene nada en contra del Alcalde y el problema es “de unos que andan enojados porque no ganó su candidato”, el pueblo económicamente, está en la miseria.

La vivienda del edil del PT, Gerónimo Efraín, está ubicada en el interior de una propiedad que abarca toda una manzana, cercada por una barda y que lo único que deja ver en la fachada es una tienda de abarrotes.

El hogar de Rigoberto David Martínez, el candidato ganador de los comicios y que tomará posesión el 14 de febrero, es una de las más vistosas de la calle Ávila Camacho.

La casa de dos pisos, se ubica sobre una tienda de telas  y enseguida de una pollería.

“Sí hay mucha necesidad en el pueblo y sí es cierto que al Alcalde se le ve mejor. Hay mucho problema con las colonias más pobres, la gente de allá es la que está peor, porque las calles no están pavimentadas ni nada y no tienen servicios”, dice Rosa Elvira Aguilar González, habitante de San Gabriel.

Francisco Alfaro advierte que la población, harta de la pobreza, está dispuesta a todo. Foto: Saúl López, Cuartoscuro
Francisco Alfaro advierte que la población, harta de la pobreza, está dispuesta a todo. Foto: Saúl López, Cuartoscuro

El pueblo no tiene un banco, tampoco un mercado municipal, ni una oficina de correos. Hay crisis de agua potable y en algunas colonias la gente aún habita construcciones con paredes de carrizo.

El vocero de la Policía Comunitaria en formación, se traslada en bicicleta y la radio comunitaria desde donde transmite su programa de 10:00 de la mañana a 1:00 de la tarde, se encuentra en la planta alta de una vivienda de piso de concreto y sin puertas.

A las afueras de ese lugar la semana pasada un grupo de policías intentó detenerlo acusándolo de tener una “radio pirata” y que estaba haciendo mal uso de la Frecuencia Modulada.

La acción policiaca fue impedida por integrantes del FCRCP que arribaron inmediatamente al lugar, reportó el diario local e-consulta.

Ante el apoyo de sus colegas, los policías estatales, algunos encapuchados y otros  vestidos de civil, se retiraron antes de que la población se enardeciera, ya que algunos portaban palos y piedras.

Alfaro Rodríguez manifestó que a pesar de estas intimidaciones, amenazas e incluso la fabricación de delitos que quieren hacer en su contra, seguirá en pie de lucha por la tranquilidad y paz social de San Gabriel.

No es la primera vez que hay un foco rojo en San Gabriel. En 2012 una turba asesinó a Frumencio Solís Cruz, un militante del PT, por un problema vecinal.

En esa ocasión integrantes de la Fuerza Indígena y Campesina acusaron del asesinato a pedradas y a golpes, a simpatizantes del PAN, PRI y PRD.

Fueron unas 200 personas las que agredieron al hombre y a su hijo. De acuerdo con una nota firmada por  Agencia Procesolos asesinos agredieron a los militantes petistas porque consideraban que el Alcalde Gerónimo, beneficiaba con obras a simpatizantes de su partido.

Los acusados de instigar a la turba fueron Celestino Mendoza Salazar, Esther Lezama Arriaga, Guillermo Martínez Sabas y Claudio Aldama Abad.

“Aquí tenemos unas 200 personas, pero los que tomamos las decisiones somos unas 40”, dice Alfaro a SinEmbargo.

El vocero del Frente Común también advierte que la población harta de la pobreza, está dispuesta a todo, mientras que Fernando Aguilar, un compañero de Alfaro, dice que “si nosotros llamamos ahorita al pueblo, llegan aquí afuera un montón y son capaces de hasta lincharlos a ustedes”.

De acuerdo con Alfaro, la tranquilidad que se vive en las calles de San Gabriel, Chilac, se debe a que los pobladores se están organizando.

La próxima semana saldrán de San Gabriel seis de los hombres que integran el Frente Común y viajarán a un municipio de Tierra Caliente, Michoacán, para recibir “asesoría” de las autodefensas de esa entidad, asegura.

Entre sus próximas acciones, destaca que convocarán a tres mil personas el próximo sábado para acordar las acciones que tomarán el 14 de febrero en el Palacio Municipal.

Ese día tienen planeado tomar el Palacio, aunque aún no definen la forma.

“Hay una propuesta de parte de uno de los líderes: quiere llegar a la presidencia a hincarse y van a permanecer hincado y sentados, sabemos muchos de nosotros que se van a entregar. Es gente muy pacífica se llama Mariano Correo y quiere poner las manos en la nuca y hacer que la gente haga lo mismo en las calles. Nosotros no estamos de acuerdo y vamos a tomar decisiones, porque creemos que tiene que ser algo más fuerte, tenemos que tomar el Palacio”, dice.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas