Yves-Francois Blanchet, líder del Bloque Quebequés (BQ), el tercer partido en número de escaños con 32 y que representa los intereses de la provincia de Quebec, afirmó que aunque la formación defiende el libre comercio, quiere estar seguro de que el T-MEC protege la industria del aluminio, clave para la provincia francófona.

Toronto (Canadá), 27 ene (EFE).- El Parlamento canadiense inició este lunes el proceso de ratificación del nuevo tratado comercial de América del Norte, denominado T-MEC, el último paso necesario para que el acuerdo negociado por Estados Unidos, México y Canadá para sustituir al TLCAN entre en vigor.

El Primer Ministro canadiense, Justin Trudeau, declaró hoy al reinicio de las sesiones de la Cámara Baja del Parlamento que se van a “concentrar en ratificarlo rápidamente”.

Aunque el Partido Liberal de Trudeau sólo tiene 157 de los 338 escaños de los Comunes, Trudeau está confiado en que logrará el apoyo de otros partidos para conseguir la ratificación.

El acuerdo también tiene que ser aprobado por el Senado canadiense, que no reiniciará sus sesiones hasta el 4 de febrero.

También hoy, la Viceprimera Ministra de Canadá, Chrystia Freeland, solicitó durante una rueda de prensa en Ottawa que los partidos de la oposición apoyen la aprobación del acuerdo “sin retrasos”.

Freeland fue la encargada de presentar hoy en la Cámara Baja el texto de la moción que iniciará la aprobación del acuerdo.

“Pido que todos nosotros en este lugar trabajemos de forma conjunta como colegas para poner a Canadá y los canadienses por delante y aprobar esta legislación sin retrasos injustificados”, declaró Freeland, que durante su etapa como ministra de Asuntos Exteriores negoció el T-MEC.

Freeland añadió que el acuerdo “es una victoria para todos los canadienses de cualquier partido y de todas las regiones” de Canadá.

El Gobierno de Trudeau prevé que el Conservador, el principal partido de la oposición, con 121 diputados, apoyará la ratificación del acuerdo.

Hoy, Yves-Francois Blanchet, líder del Bloque Quebequés (BQ), el tercer partido en número de escaños con 32 y que representa los intereses de la provincia de Quebec, afirmó que aunque la formación defiende el libre comercio, quiere estar seguro de que el T-MEC protege la industria del aluminio, clave para la provincia francófona.

Pero el propio sector del aluminio de Canadá ha dado el visto bueno al acuerdo y ha solicitado también la rápida ratificación del acuerdo.

Mientras, representantes de organizaciones empresariales y económicas del país expresaron hoy su apoyo por la ratificación del acuerdo.

La Cámara de Comercio de Canadá señaló en un comunicado que “es crucial para las empresas que este acuerdo sea ratificado de forma rápida”, dado que Estados Unidos y México son los dos principales socios comerciales del país.

La Cámara de Comercio añadió que el T-MEC “representa un buen resultado para la economía canadiense incluso si no todos los aspectos del acuerdo son perfectos para todos los sectores de la economía”.

Por su parte, la Federación de Municipalidades Canadienses, que representa las municipalidades de todo el país, también expresaron su apoyo por la ratificación.

“Somos los motores económicos de nuestros países y los beneficios mutuos de una relación económica fuerte y justa entre los tres países son claros. Nuestra asociación de comercio libre y justo es crítica para construir comunidades competitivas globalmente y un futuro próspero”, añadió la federación.