Después de que en 2018 la Corte suprema ratificó la orden de Trump de prohibir al país el ingreso de personas de varios países predominantemente musulmanes, la Jefa de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, anunció este lunes un nuevo proyecto de Ley para revocar este veto migratorio.

Washington, 27 ene (EFE/AP).- La Jefa de la Cámara Baja de Estados Unidos, Nancy Pelosi, anunció este lunes un nuevo proyecto de Ley para revocar el veto migratorio del Presidente Donald Trump hacia refugiados y ciudadanos de países de mayoría musulmana y para dificultar la imposición nuevas restricciones, esto después de que en 2018 la Corte suprema ratificó la orden de Trump de prohibir al país el ingreso de personas de varios países predominantemente musulmanes.

“En las próximas semanas, el Comité Judicial de la Cámara Baja revisará y presentará en el hemiciclo un proyecto de ley antiveto para prohibir la discriminación religiosa en nuestro sistema migratorio y la capacidad del presidente de imponer unas restricciones tan parciales como estas”, expresó la dirigente demócrata en un comunicado.

La iniciativa, adelantada en abril por la legisladora progresista Judy Chu, propone acabar con el veto actual e impedir que la Administración introduzca nuevas restricciones sin presentar ninguna justificación y sin consultarlo con el Congreso, además de plantear prohibir la discriminación religiosa.

Precisamente hoy se cumplen tres años de la aprobación del primer veto migratorio de Trump a algunos países de mayoría musulmana y llega después de que el presidente anunciara que iba a haber nuevas restricciones sin especificar quiénes serían los afectados.

Algunos medios locales afirmaron que esos países serían Bielorrusia, Birmania, Eritrea, Kirguistán, Nigeria, Sudán y Tanzania.

El Presidente del Comité Judicial de la Cámara Baja, Jerrold Nadler, explicó hoy en una rueda de prensa que este organismo se hará cargo del proyecto legislativo en dos semanas.

En junio de 2018, el Tribunal Supremo de Estados Unidos respaldó con una fuerte división el veto migratorio de Trump, pese a las alegaciones de que apuntaba especialmente a países de mayoría musulmana.

La corte falló así a favor de la tercera prohibición de viaje promulgada por el mandatario desde que llegó a la Casa Blanca en enero de 2017 y que afecta a Libia, Irán, Somalia, Siria y el Yemen e impone restricciones a los venezolanos y los norcoreanos.

Un tribunal federal de apelaciones en Richmond está listo para escuchar los argumentos de grupos de derechos civiles con la esperanza de mantener vivas las apelaciones.

El Tribunal Federal de Apelaciones del Cuarto Circuito escuchará los argumentos el martes en tres demandas presentadas por ciudadanos estadounidenses y residentes permanentes cuyos familiares no pudieron ingresar a Estados Unidos debido a la prohibición de viajar, que se impuso por primera vez poco después de que Trump asumiera el cargo en enero de 2017.

La corte deberá decidir si un juez federal en Maryland se equivocó al negarse a desestimar los argumentos de constitucionalidad presentados en una demanda por el Proyecto Internacional de Asistencia a Refugiados a pesar de un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos en 2018 en un caso de Hawaii que encontró en la prohibición de viajar “una base legítima a las preocupaciones de seguridad nacional”.

El Departamento de Justicia argumenta que el fallo del Tribunal Superior efectivamente pone fin a las apelaciones. En el fallo, una Corte Suprema dividida encontró que la prohibición de viajar estaba dentro de la considerable autoridad que los presidentes estadounidenses tienen sobre la inmigración y su responsabilidad de mantener a la nación segura. El tribunal rechazó las afirmaciones de que la política se fundamentaba en prejuicios antimusulmanes basados en gran parte en tuits y declaraciones públicas del mismo Trump, incluido su llamado durante la campaña presidencial para “una prohibición total a la entrada de musulmanes a Estados Unidos”.

Trump ha dicho que la prohibición tiene como objetivo hacer que Estados Unidos sea más seguro frente a extranjeros potencialmente hostiles.

La administración Trump está pidiendo al Tribunal del Cuatro Circuito desestimar las demandas.

Pero los abogados de los demandantes dicen que la Corte Suprema simplemente rechazó una orden judicial preliminar para bloquear la prohibición de viajar y no decidió sobre los reclamos constitucionales. Los demandantes alegan que la prohibición de viajar viola varios derechos constitucionales, incluida una cláusula de la Primera Enmienda que prohíbe al gobierno favorecer una religión sobre otra.