Luego de que la pandemia de la COVID-19 suspendiera los desfiles durante la temporada de Carnaval que lleva al Martes Gordo, habitantes de Nueva Orleans decoraron sus casas como carrozas en motivo de la aproximación del Mardi Gras.

Por Janet McConnaughey

Nueva Orleans, Estados Unidos, 27 de enero (AP).- No hay manera de frenar a una ciudad que sabe lo que hace, especialmente cuando se trata de Nueva Orleans y se aproxima el Mardi Gras.

Alrededor de toda Nueva Orleans, miles de casas han sido decoradas como carrozas luego que la pandemia de coronavirus canceló los elaborados desfiles inundados por multitudes durante la temporada de Carnaval que lleva al Martes Gordo.

Algunos grupos más pequeños anunciaron planes sin desfiles antes de que la ciudad lo hiciera. Los reemplazos por la pandemia incluyen juegos de búsqueda de las emblemáticas baratijas que normalmente serían arrojadas desde las carrozas o desde un tranvía, así como arte al aire libre y desfiles en auto o virtuales. La prominente organizadora Krewe of Bacchus tiene una app donde la gente puede obtener e intercambiar chucherías virtuales durante el Carnaval y ver un desfile virtual el 14 de febrero, cuando estaba previsto el desfile.

Jessica Spencer, izquierda, y Carley Sercovich decoran la casa de Sercovich como carroza de Mardi Gras en el barrio de Algiers Point, en Nueva Orleáns. Foto: Janet McConnaughey, AP

Carley Sercovich trabaja en un arrecife de coral hecho con cajas y pintura en aerosol mientras decora su casa como carroza de Mardi Gras en el barrio de Algiers Point, en Nueva Orleans. Foto: Janet McConnaughey, AP

Pero el movimiento de “casas-carroza” empezó casi tan pronto como un portavoz de Nueva Orleans anunció el 17 de noviembre que no habría desfiles.

Esa mañana, Megan Joy Boudreaux publicó lo que luego llamó un chiste tonto en Twitter: “Vamos a hacer esto. Transformen sus casas en carrozas y arrojen todos los collares de cuentas en sus áticos a los vecinos que pasen por ahí”.

Pero cuanto más lo pensó, más le gustó la idea. Creó un grupo en Facebook, The Krewe of House Floats, esperando que se sumaran unos pocos amigos y vecinos. El número fue creciendo y 39 subgrupos evolucionaron para discutir los planes de sus vecindarios.

Thom Karamus muestra su cabeza de papel maché de la oruga fumadora de “Alicia en el País de las Maravillas”, el miércoles 14 de enero del 2021 en Nueva Orleans. Foto: Janet McConnaughey, AP

Madeline Fox y su esposo, Tom Fox, parados junto a las decoraciones que hicieron y colocaron en su casa en River Ridge, a las afueras de Nueva Orleans. Foto: Janet McConnaughey, AP

Para la fecha oficial del inicio de la temporada de Carnaval, el 6 de enero, el grupo tenía más de 9 mil miembros, incluyendo “expatriados” en otros estados. Unos 3 mil, algunos tan lejos como en Inglaterra y Australia, tendrán sus casas en un mapa no oficial, dijo Charlotte “Charlie” Jallans-Daly, una de las cartógrafas.

Las casas deben ser decoradas al menos dos semanas antes del Martes Graso, que este año cae el 26 de febrero. Con las direcciones repartidas y dos semanas para explorar, la idea es que haya suficiente tiempo y espacio para evitar aglomeraciones.

“No creo haber iniciado un krew de Mardi Gras. Heme aquí”, dijo Boudreaux. “Me conseguí un segundo trabajo de tiempo completo”.

Charlotte “Charlie” Jallans-Daly, derecha, y su esposa, Sharon Jallans-Daly, posan tras un par de zapatillas enormes, parte de las decoraciones para su “casa-carroza” inspirada en “El mago de Oz”, el miércoles 13 de enero del 2021 en Nueva Orleans. Foto: Janet McConnaughey, AP

Bolas de anime con tees de golf representan al coronaviruses en esta “casa-carroza” en el barrio de Algiers Point, en Nueva Orleans, el viernes 15 de enero del 2021. Foto: Janet McConnaughey, AP

Las discusiones en los grupos de Facebook incluyen guías prácticas, anuncios de utilería y decorados, y temas por barrio. Los artistas han dado clases al aire libre en vivo vía streaming.

Katie Bankens publicó que el tema de su cuadra era “Shark Week”, la semana anual de programación de Discovery Channel dedicada a tiburones, usualmente transmitida durante las vacaciones. Cuando una residente se preocupó de que no era lo suficientemente “hábil”, la administradora Carley Sercovich le respondió que si podían tocar música y arrojarles baratijas a los vecinos era “¡perfecta para este Krewe!”

La diseñadora Caroline Thomas observa una casa decorada como carroza en Nueva Orleans. Foto: Janet McConnaughey, AP

Boudreaux también sugirió que la gente podía contratar o comprar artículos a artistas y proveedores del Carnaval ahora sin trabajo debido a la cancelación de los desfiles. A esto le siguió una hoja de cálculo con datos de artistas y vendedores. Una de ellas, la artista Dominic “Dom” Graves, fue contratada para dar más de 20 clases de técnicas profesionales de papel maché a grupos de cinco personas, a 100 dólares por persona.

Devin DeWulf, quien ya había creado dos fundaciones benéficas por la pandemia como director del club de senderismo Krewe of Red Beans, llevó la idea de la casa-carroza más allá a sugerencia de Caroline Thomas, una diseñadora de carrozas profesional. Sus loterías de financiamiento colectivo “Hire a Mardi Gras Artist” (Contrata a un Artista de Mardi Gras) recolectaron suficiente dinero para pagar a equipos que decoraran 11 casas, y además encargaron trabajo en dos casas más y siete negocios.

Transeúntes se detienen a ver un enorme dinosaurio en una mansión en la avenida St. Charles de Nueva Orleans. Foto: Janet McConnaughey, AP

“Pusimos a unas 40 personas a trabajar, lo cual es lindo”, dijo DeWulf. Con el Mardi Gras tan cerca, dijo que una 12ma lotería sería la última.

Una casa comisionada es rentada por un par de monjas.

Las hermanas Mary Ann Specha y Julie Walsh, que dirigen un refugio para mujeres con hijos sin hogar, tuvieron que pedir permiso para su propio crowdfunding de la casa matriz de las Hermanas de la Presentación de la Santa Virgen María en Dubuque, Iowa. “A ellos les encantó”, dijo Specha.

Las decoraciones financiadas colectivamente podrían subastarse después del Mardi Gras para recaudar más dinero, dijo DeWulf.

Varias mansiones en un tramo de la avenida St. Charles tenían complejos decorados con carteles que indicaban que fueron creados por uno de los talleres de carrozas más grandes de la ciudad.

Tom Fox, cuya esposa Madeline pintó un Bob Esponja en la escena e hizo medusas con cuencos que adquirió en una tienda de baratijas, dijo que cree que ha nacido una nueva tradición.

“Aun cuando vuelva el Mardi Gras, creo que la gente seguirá haciendo esto”, señaló.