Mérida, 27 Feb (Notimex).- El investigador yucateco Efraín Poot Capetillo se pronunció por otorgar un mayor reconocimiento a los derechos políticos de la etnia maya, mediante la reivindicación de la figura del comisario municipal.

En su exposición en la Sala de Arte del Teatro “Armando Manzanero” de esta ciudad, consideró que “en dichas autoridades se conserva la esencia de la organización política de este pueblo ancestral, y se facilita la armonía social en sus comunidades”.

En presencia del secretario de la Cultura y las Artes, Roger Metri Duarte, el académico impartió la conferencia “Comisarios municipales, herederos de las funciones socio-políticas del pueblo maya”, organizada por el Seminario de Cultura Mexicana Capítulo Yucatán.

En ese foro, el docente también de la Universidad Autónoma de Yucatán insistió en la necesidad de dotar de mayores atribuciones a los comisarios.

En materia de derechos indígenas se requieren reformas constitucionales que fortalezcan la autoridad de los comisarios, planteó, y también consideró necesaria la creación del diputado de esa índole, que representaría los intereses de los mayas en el Congreso del estado.

Ante estudiantes, especialistas y público en general, abordó desde una perspectiva histórica las transformaciones de gobierno entre la ancestral cultura peninsular, así como la expresión actual de ésta, en la que los comisarios “conservan una investidura de respeto que facilita la armonía social”.

En la ponencia se hizo un recuento de los motivos que llevaron a la Corona Española a mantener la forma gubernamental de los mayas en la Colonia, y se ofreció un relato pormenorizado sobre las divisiones políticas del territorio peninsular hasta principios del siglo XIX.

Poot Capetillo enlistó los procesos de remunicipalización que tuvieron lugar desde la proclamación de la Independencia de México, hasta concluir en la distribución territorial existente.

Mencionó especialmente los fallidos intentos que hubo en la década de los 90 por crear el municipio 107 en Yucatán, con cabecera en la comisaría Pisté de Tinum, donde está ubicada la zona arqueológica de Chichén Itzá.

Como propuesta desprendida de sus investigaciones, disertó acerca de la importancia de darle mayor reconocimiento a los derechos políticos de la etnia maya, mediante el fortalecimiento de la figura del comisario municipal y que se legisle sobre la inclusión de dos diputados indígenas.