Un hombre estadounidense, que no tuvo contacto con China contrajo coronavirus, lo que devolvió la perspectiva de riesgo a los mercados internacionales impactando el parqué tokiota y el arranque de las bolsas europeas. Ayer, Brasil operó con pérdidas y cerró en rojo hasta el 7 por ciento menos.

Madrid, 27 de febrero (EFE).- El miedo al impacto negativo del coronavirus en la economía mundial ha vuelto a adueñarse de los mercados después del breve paréntesis de ayer, lo que se traduce de nuevo en descensos generalizados en las bolsas europeas y en caídas adicionales del precio del petróleo.

La detección de un enfermo en Estados Unidos que no había viajado a zonas de riesgo y el temor a una desaceleración de la economía europea mayor de lo previsto, empujan a los inversores a abandonar la renta variable y a buscar refugio en los activos considerados más seguros, como el oro o la deuda pública de Estados Unidos y Alemania.

En la caída de esta jornada influía el descenso del 0.4 por ciento de Wall Street en la víspera y la bajada del 2.13 por ciento de Tokio, después de que las autoridades chinas informaran de un descenso en el número de afectados por la epidemia y de que comentaran la existencia de problemas en la producción y otros aspectos de la actividad de las empresas del país.

El Ibex 35, el selectivo de la Bolsa española, bajaba un 2.71 por ciento a las 14 horas y perdía los 9 mil 100 puntos. Si no hay un cambio de tendencia en lo que queda de jornada, el Ibex se encamina a su peor semana desde agosto de 2011.

Los mayores descensos son de momento para el grupo IAG, propietario de Iberia, Vueling y British Airways (-10.21 por ciento), la farmacéutica Grifols (-5.80) y la siderúrgica ArcelorMittal (-5.76). En el sector turístico, uno de los más afectados, la hotelera Meliá pierde un 4.93 y Amadeus, un 4.84 por ciento.

En cuanto al resto de Europa, Londres cae un 2.47 por ciento; Fráncfort, un 2.52; París, un 2.80; Milán, un 2.26; Fráncfort, el 2.07; y Madrid, el 2.03. El índice Euro Stoxx 50 perdía el 2.3 por ciento, el Stoxx 600, el 2.29.

En Asia, las bolsas de Hong Kong y Shanghai han cerrado en positivo, con subidas del 0.13 y del 0.21 por ciento , respectivamente, mientras que Tokio ha bajado un 2.13 y Seúl, un 1.05 por ciento.

Los mercados de valores del Sudeste Asiático finalizaron este jueves la jornada con beneficios en la mayoría de las plazas, salvo en Singapur e Indonesia, donde terminaron en números rojos.

En Singapur, la bolsa de valores perdió el 0.19 por ciento; Malasia subió 0.70 por ciento; Filipinas aumentó 0.84; Indonesia restó 2.69; Vietnam sumó 2.47; y Tailandia ganó 2.10 por ciento.

En un Miércoles de Cenizas de pesimismo generalizado, la plaza brasileña operó a media jornada y abrió la sesión con una caída de casi un 5 por ciento. A lo largo del día, las pérdidas se fueron acentuando a medida que las autoridades detallaban la situación del virus chino en el país sudamericano.

La bolsa de Sao Paulo 7.00 por ciento, con su índice Ibovespa, referencia del parqué, retrocediendo hasta los 105.718 puntos al cierre de la jornada, la primera tras las fiestas de Carnaval y que estuvo marcada por la confirmación del primer caso de coronavirus en Brasil.

En el mercado de cambio, el dólar estadounidense se apreció un 1.10 por ciento frente al real brasileño y terminó la jornada negociado a 4 mil 440 reales tanto para la compra como para la venta en el tipo de cambio comercial, lo que supone un nuevo récord nominal para la divisa.

Se trata del mayor batacazo del corro paulista desde mayo de 2017, cuando retrocedió más de un 8 por ciento.

PETRÓLEO Y COMMODITIES

El temor al impacto del coronavirus en la economía mundial se mantiene en el mercado del petróleo. El pasado 20 de febrero, hace apenas una semana, el precio del petróleo del Mar del Norte era de 60 dólares y esta notable caída en picado se debe, según los analistas, a que no ha quedado inmune al efecto global que está teniendo en la economía la rápida propagación del coronavirus (Covid-19).

El Brent, el crudo de referencia en Europa, baja hoy en torno al 2.5 por ciento y acumula ya un descenso del 13 por ciento desde el pasado 20 de febrero. Ayer, el precio del Brent disminuyó en 2.75 por ciento para ubicarse en 53.44 dólares por barril. En la sesión, el WTI y el Brent alcanzaron mínimos de 48.72 y 53.44 dólares por barril, no vistos desde enero del 2019.

La intranquilidad de los inversores se sigue reflejando en los mercados de deuda pública, con los bonos a diez años de EU y Alemania en mínimos: en el 1.277 por ciento la estadounidense y en el -0.531 la alemana.

El desconcierto se aprecia también en los mercados de metales preciosos, otro de los activos refugio: el oro sube hoy un 1.5 por ciento y se sitúa en 1.649 dólares por onza.

El banco de inversión Goldman Sachs prevé que el precio del oro llegue a los mil 800 dólares por onza en un año, lo que supondría una subida superior al 9 por ciento.

PREVISIONES

Según Aitor Méndez, de IG España, la intranquilidad de los inversores ha aumentado al constatarse que uno de los contagiados por el coronavirus en EU no visitó ninguna zona de riesgo ni mantuvo contacto con personas procedentes de esas regiones. En su opinión, tampoco ayudó a calmar los ánimos el mensaje del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que dio a entender a los inversores que la situación en el país “tiene visos de empeorar”.

Las previsiones de los expertos también arrojan dudas sobre la evolución de la economía europea.

Bank of America ha revisado a la baja las previsiones de crecimiento económico de la zona del euro en 2020, que pasa del 1 al 0.6 por ciento. En el caso de España, la entidad rebaja su pronóstico del 1.6 al 1.4 por ciento.