Argentina aprobó desde el 10 de enero el uso de suero equinopara hospitales de ese país. El suero se llama “Covifab”. Ahora, México se alista para producirlo en las instalaciones de la Unidad de Producción de Plasma Hiperinmune en Tecámac, Estado de México, de Birmex.

Ciudad de México, 27 de febrero (SinEmbargo).- La Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) entregó 60 caballos para la elaboración de suero equino contra COVID-19 a Laboratorios Biológicos y Reactivos de Mexico (Birmex).

Dicho suero fungirá como un auxiliar en el tratamiento de pacientes de COVID-19, mismo que ya ha sido utilizado en países como Argentina.

De los 60 caballos entregados, 15 son machos enteros y 45 yeguas. Los equinos “serán cuidados y con óptimas medidas de higiene serán utilizados únicamente para hace suero contra COVID-19“, detalló Birmex en su cuenta de Twitter.

La dependencia añadió que los animales permanecerán en las instalaciones de la Unidad de Producción de Plasma Hiperinmune en Tecámac, Estado de México, sitio donde también se elaboran los sueros para los faboteraépicos antiviperino y antialacrán.

En el proyecto encabezado por Brimex también participan el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt) y la Universidad Nacional Autónoma de México.

Los especialistas involucrados en el tema buscan obtener moléculas que posteriormente serán inyectadas a los caballos; una vez que este procedimiento se cumpla, los equinos comenzarán a producir el suero con los anticuerpos necesarios para combatir al SARS-CoV-2.

El uso de este suero en varios países ha mostrado una disminución de 40 por ciento en la mortalidad de persona que han contraído la COVID-19.

La Sedena entregó 60 caballos a Birmex. Foto: Twitter, @Birmex.

Incluso, el tiempo de recuperación de los pacientes que han recibido el suero se ha vuelto más corto.

Sin embargo, Birmex aclaró que el suero funge como tratamiento clínico complementario y no como recurso preventivo; a la par, tampoco se le puede considerar como una vacuna contra el virus.

El pasado 11 de enero, el Subsecretario Hugo López-Gatell informó que realizarían las gestiones necesarias para utilizar este suero en pacientes COVID-19 en México, luego de los resultados positivos del mismo en Argentina.

Argentina aprobó desde el 10 de enero su uso para hospitales de ese país. El suero se llama “Covifab”. El 22 de diciembre fue aprobado por la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) argentina después de que un estudio clínico mostrara que redujo la mortalidad y la necesidad de cuidados intensivos en pacientes con enfermedad severa.

“El estudio de Fase 2/3 —cuando se prueba un tratamiento más rápido o con menos pacientes que en un ensayo Fase 3— fue realizado con 242 pacientes en 19 hospitales del país. Los resultados mostraron que la aplicación de este suero hiperinmune (hasta 200 veces más potente para neutralizar el virus que otros sueros, como el plasma de pacientes convalescientes) redujo casi a la mitad (45 por ciento) la mortalidad de pacientes graves”, dijo ayer El Espectador.

Al finalizar el estudio murieron 12 de quienes recibieron el placebo y seis de quienes fueron tratados con el suero. Además, esta forma de inmunoterapia redujo 24 por ciento la necesidad de recibir cuidados intensivos en aquellos pacientes que recibieron el suero en comparación con el grupo placebo.

“Creemos que los datos son muy robustos en pacientes con enfermedad severa”, comentó el médico Waldo Belloso, uno de los coordinadores del ensayo clínico, durante un webinario organizado el 8 de enero por la Sociedad Argentina de Infectología para presentar detalles del estudio. Esta declaración fue recogida por SciDev.net.