Integrantes de cooperativas pesqueras y de buzos de Puerto Marqués aseguraron que el derrame de aceites y combustibles de la embarcación hundida frente a Marina Majahua afectará la llegada de peces y contaminará los moluscos que se extraen de la zona rocosa. Los afectados consideraron que la acción de la Secretaría de Marina para contener el derrame de combustible del remolque sumergido fue tardía, y en la zona de playa se puede sentir el agua grasosa por el aceite arrastrado por las corrientes hacia la orilla.

Por Mariana Labastida

Acapulco, 27 de marzo (El Sur/SinEmbargo).– Elementos de la Secretaría de Marina (Semar) continúan con los trabajos de limpieza para la extracción del aceite y combustible en el agua como consecuencia del hundimiento de un remolque el lunes por la madrugada en la bahía de Puerto Marqués, en Acapulco, Guerrero. En una ficha técnica el Gobierno del estado informó ayer que en un lapso de 48 horas quedaría “recolectado totalmente el combustible derramado”. Integrantes de cooperativas pesqueras y de buzos de Puerto Marqués alertaron por el riesgo de una catástrofe ecológica en la zona.

Sin embargo, la embarcación sigue hundida y con ella los 5 mil litros de diesel que contiene, mismos que para sustraerlos requiere de equipo especializado con el que no se cuenta.

El riesgo de una catástrofe ecológica, sigue latente. Por su parte, integrantes de cooperativas pesqueras y de buzos de Puerto Marqués aseguraron que el derrame de aceites y combustibles de la embarcación hundida frente a Marina Majahua afectará la llegada de peces y contaminará los moluscos que se extraen de la zona rocosa.

Consideraron que la acción de la Secretaría de Marina para contener el derrame de combustible del remolque sumergido fue tardía, y en la zona de playa se puede sentir el agua grasosa por el aceite arrastrado por las corrientes hacia la orilla.

El Gobierno de Guerrero apoyará con los gastos para que se contrate a un empresa que se encargue de sustraer los 5 mil litros de diesel que aún contiene el remolcador. Foto: Carlos Alberto Carbajal, Cuartoscuro.

Desde el lunes por la tarde marinos hicieron un cerco alrededor de la embarcación que se hundió para contener el combustible que flota en el agua, ayer continuaban con la labor de extracción de aguas aceitosas. Se observó que los marinos tiraban sobre el mar productos biodegradables, después una tela absorbente que se empapaba del agua aceitosa la cual exprimían para depositarla en galones que trasladaban en lancha a uno de los muelles donde eran vaciados en tambos de 200 litros.

En una ficha informativa, el Gobierno del estado informó que en un lapso de 48 horas se recolectaría totalmente el combustible derramado como consecuencia del hundimiento del remolque de la empresa Administradora de Servicios Técnicos S.A. de C.V., que estaba a servicio de la Marina Majahua.

El lunes en conferencia de prensa se informó que se estimaba que al mar se derramaron aproximadamente 785 litros de agua aceitosa y combustible que estaba en el remolque, se indicó que los tanques de la embarcación contienen 5 mil litros de diesel, por lo que es necesario que una empresa especializada lleve a cabo la extracción de los mismos.

DENUNCIAN ATENCIÓN TARDÍA

Por su parte, integrantes de la Sociedad Cooperativa Mártires de la Democracia y Sociedad Cooperativa Pescadores y Buceadores denunciaron que encontraron a dos millas náuticas fuera de la bocana de la bahía de Puerto Marqués telas flotando llenas de combustible, por lo que consideraron que la afectación por el hundimiento de la embarcación podría ser de hasta 7 millas náuticas.

El presidente de la sociedad cooperativa Mártires de la Democracia, Lino Huicochea Pérez, expuso que van a tener que salir más lejos para pescar, lo que va a generar un gasto mayor para ellos.

Lunes y martes los pescadores y buceadores de ambas sociedad no sacaron productos para la venta, por lo que indicaron que son 220 familias las afectadas, que son los socios de ambas organizaciones.

Huicochea Pérez externó que la intervención de la Marina fue “demasiado tarde” que ya se había regado el combustible que está llegando a la zona rocosa de donde extraen moluscos, además dijo que por la contaminación de la playa se verá afectada la llegada de turismo.

“Queda el olor y el turismo se va, no va a bañarse en el agua llena de aceite”, dijo el presidente de la cooperativa de pescadores y buceadores, Mario Blanco Palma.

Ayer todavía se veían sobre el espejo de agua de la bahía de Puerto Marqués manchas del combustible dentro de los 900 metros cuadrados que indicó la Marina fue la afectación y que explicaron se irían disipando de la superficie con el sol, viento y marea.

RIESGO DE CATÁSTROFE ECOLÓGICA

Se estima que unos 785 litros de combustibles se derramaron en el mar y existe el riesgo que por condiciones meterológicas se derramen en total 5 mil litros que están en los tanques. Capitanía de Puerto admitió que el hundimiento se pudo evitar.

Desde el día del incidente, las autoridades hicieron un cerco en las inmediaciones de la embarcación para delimitar el área y evitar que el combustible derramado se distribuya en el mar e informaron que el área afectada era de 900 metros cuadrados. El barco que contrató el Grupo Mexicano de Desarrollo (GMD), propiedad de la empresa Administradora de Servicios Técnico S.A de C.V estuvo al menos cuatro años abandonado, y fue utilizado para la construcción de la Marina Majahua.

En conferencia de prensa por la tarde del lunes en las instalaciones de la Octava Región Naval, el Gobernador Héctor Astudillo Flores externó la disposición del Gobierno del estado de colaborar con los gastos urgentes que se requieran hacer para la contratación de la empresa especializada que extraiga el combustible y la embarcación, si los responsables del remolque no tienen la liquidez para hacerlo en lo inmediato. Aunque precisó que los propietarios tendrán que cubrir todos los gastos y responsabilizarse de las sanciones que les impongan las dependencias ambientales.

El barco que se hundió daba mantenimiento a la Marina Majahua. Foto: Carlos Carbajal, Cuartoscuro.

En la mañana, restauranteros de Puerto Marqués denunciaron que desde hace 15 días alertaron a Capitanía de Puerto de las malas condiciones del barco y acusaron omisión de la dependencia. Los restauranteros afectados por la marina, quienes reactivaron ayer un plantón en el muelle para exigir ser indemnizados, denunciaron que el derrame de combustible causó daño ecológico en la bahía de Puerto Marqués, e incluso los inconformes aseveraron que por el derrame de combustible en el mar aparecieron peces muertos y hasta un pelicano.

Se observó que el combustible identificado por las manchas negras en el mar se expandió hasta donde revienta las olas, mientras que en toda la bahía el agua mostraba residuos de aceite. Asimismo, el olor a combustible se podía percibir desde la avenida principal, mientras que los visitantes se bañaban en el mar, a pesar de la visible presencia de grasa en el agua.
Además, una tortuga murió hace varios días por residuos del combustible según denunciaron prestadores de servicios turísticos de Puerto Marqués.

En declaraciones a reporteros, el dueño del restaurante María de Jesús perteneciente al tercer bloque de negocios en ese poblado, Agustín Calixto, denunció que ya se había notificado a la Capitanía de Puerto que el barco que remolcaba plataformas estaba en malas condiciones y hundiendose poco a poco.

Criticó que Capitanía de Puerto hizo caso omiso y ayer en la madrugada se hundió la embarcación y derramó una cantidad indeterminada de diesel, “hay mucha grasa y huele el combustible, no hicieron caso”, señaló.

Afirmó que el derrame de combustible provocó un daño ecológico muy fuerte, “las especies marinas y peces, tortugas salieron muertas por el mismo derrame del diesel”, afirmó.
Contó que el barco fue contratado por la empresa GMD para la construcción de la Marina Majahua, y servía para dar manteamiento al muelle.

Reclamó que no hay ninguna autoridad de los tres órdenes de gobierno alertando a los bañistas para no ingresar al mar, a pesar de las manchas negras del diesel y la visible grasa en el agua.

En un boletín de prensa, la Secretaría de Marina-Armada de México informó que lleva a cabo trabajos para atender el derrame de hidrocarburos causado por el hundimiento de un remolcador y un chalán (barco sin timón) en inmediaciones de la marina de Puerto Marqués, cuando personal de seguridad de la Marina informó a la Capitanía de Puerto de Puerto Marqués sobre el hundimiento de una embarcación tipo remolcador y un chalán.

Ante esta situación, la Octava Región Naval desplegó un helicóptero, tres embarcaciones menores, seis tramos de barrera de contención de hidrocarburos y 74 trabajadores con el fin de confinar, contener y recuperar el combustible derramado, que se estima son aproximadamente 5 mil litros de diesel.

Asimismo se indica que se están efectuando recorridos de limpieza de la franja de arena de la playa de Puerto Marqués. Destaca el documento que llevarán a cabo las acciones necesarias con el fin de determinar las causas del hundimiento de dichas embarcaciones, y en el caso que así proceda se aplicarán las sanciones correspondientes.

En conferencia de prensa en el auditorio de la Octava Región Naval, el gobernador acompañado del comandante Francisco Limas López, así como funcionarios de dependencias estatales y federales, ofreció colaborar para que la contratación de la empresa que extraiga el combustible y la embarcación sin riesgo y evitar un derrame mayor de disel.

“Yo al final de cuentas creo que hay que actuar rápido y que ojalá podamos dar un informe más concreto y mayor en las próximas horas”, dijo luego de reconocer el trabajo de la Marina y saludar a los pobladores de Puerto Marqués por medio de los representantes que estaban en la reunión.

Astudillo Flores externó que el gobierno del estado está en disposición de pagar lo que cueste para que se atienda la emergencia, sin embargo puntualizó que los responsables tienen que enfrentar los gastos y pidió a cada dependencia que haga lo que le corresponde.

El Gobernador de Guerrero, Hector Astudillo, informó en conferencia de prensa que no se subestimará este incidente, además de que se comprometió a trabajar lo más rápido posible para controlar el derrame de hidrocarburos. Foto: Carlos Alberto Carbajal, Cuartoscuro.

El almitante Limas López consideró que antes del periodo de Semana Santa se puede extraer el combustible de la embarcación y después la maniobra para sacarla a flote porque lleva más tiempo. Aseguró que no es necesario suspender ninguna actividad en Puerto Marqués o cerrar la playa a los bañistas.

Antes, el contralmitante Carlos Guerra Ortega expuso que se inició el Plan Local de Contingencia para evitar el derrame de hidrocarburos.

Explicó que los buzos de la Marina confirmaron que no hay fuga en los tanques que contienen los 5 mil litros de diesel; que la mancha se generó por el combustible que de residuo estaba sobre la embarcación y al hundirse se dispersó.

Aseguró que es un capa delgada de combustible la que se ve en el agua y que colocaron una barrera de contención y vertieron productos biodegradables para evitar que se siga desplazando el hidrocarburo. Indicó que la capa delgada de combustible desaparecerá con el sol, vientos y marea, y el área afectada según las fotografías son 900 metros cuadrados.

Recalcó que el peor escenario que se tiene es que pueda ocurrir un derrame mayor, por lo que urgió en la necesidad de que una empresa especializada extraiga el combustible y después ponga a flote el remolque.

Aunque aseguró que el combustible no llegó a la playa, después una de sus compañeras que hizo un recorrido indicó que se observó que a un 20 por ciento de la playa le había llegado aceite.
Se manejó en la conferencia de prensa que fueron 785 litros de diesel los que se derramaron.

Los representantes de los restauranteros de Puerto Marqués expusieron que no era la primera embarcación que se hundía en esa zona, que el año pasado ocurrió lo mismo con una grúa, y recalcaron que el daño del derrame de combustible ocasionará más daños ecológicos.

El capitán de Puerto, José Roberto Garduño Trejo, aclaró que la parte mecánica de la grúa se extrajo del mar para evitar derrames de combustibles, que permanecen los metales que es una contaminación menor. Admitió que hace un mes pidieron a los encargados de la embarcación que sacaran del agua de lo que llaman chalán, que es una embarcación sin motor que jala el remolque para evitar que se hundiera. Sin embargo ocurrió al revés, el remolque se hundió derivado del tiempo que tiene sin movimiento en el mismo lugar y jaló al chalán.

Por su parte, profesores de la Universidad Autónoma de Guerrero de la Facultad de Turismo y Ecología se comprometieron a efectuar estudios en la bahía de Puerto Marqués para determinar si el derrame de combustible provocó daño ecológico. Harán pruebas a la costa rocosa y playa para tener una idea más objetiva de lo que provocó el combustible.
Los encargados de sancionar a la empresa propietaria de la embarcación será la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa).

ESTE CONTENIDO ES PUBLICADO POR SINEMBARGO CON AUTORIZACIÓN EXPRESA DE EL SUR. VER ORIGINAL AQUÍ. PROHIBIDA SU REPRODUCCIÓN.