Fuentes confirmaron a El Financiero que la cadena de restaurantes contrató créditos bancarios para pagar el “apoyo que corresponde”, es decir, el salario mínimo a sus trabajadores.

Ciudad de México, 27 de marzo (SinEmbargo).- Ante el aumento de los casos confirmados de COVID-19, así como la declaración de la Fase 2 en el país, diversas empresas y negocios han anunciado medidas de cierre para frenar la propagación del virus o contribuir con las medidas sanitarias recomendadas, como el distanciamiento social.

Tal es el reciente caso de la cadena mexicana de restaurantes La Casa de Toño, que cerró sus 54 sucursales en la Ciudad de México y Área Metropolitana.

Fuentes confirmaron a El Financiero que la cadena de restaurantes contrató créditos bancarios para pagar el “apoyo que corresponde”, es decir, el salario mínimo a sus trabajadores.

Sin embargo, de manera oficial La Casa de Toño no ha informado sobre las medidas que tomará con sus trabajadores, ni el tiempo que permanecerán cerradas sus sucursales.

Ayer la Cámara Nacional de la Industria de Restaurantes y Alimentos Condimentados (Canirac) advirtió que por la contingencia por COVID-19 en el país ha causado una caída del 90 por ciento en las ventas y el cierre del 30 por ciento de los restaurantes mexicanos, algo que, según dijo, es “una situación nunca antes vista en el sector”.

Por esta razón, la organización anunció en un comunicado la campaña “Sirviendo a México” para proteger a una industria que representa 2.14 millones de empleos, el 8 por ciento del total de los trabajos formales mexicanos, con base en datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

“Hacemos un llamado a fortalecer toda la cadena productiva, a productores de insumos, proveedores, caseros, bancos, clientes y Gobierno para que, solidariamente, las acciones que se tomen minimicen en lo posible su afectación”, indicó la Canirac, que representa a 500 mil afiliados.

El pasado 18 de marzo, la cadena de restaurantes Sonora Grill Group anunció el cierre temporal de todas sus sucursales -Sonora Grill, Sonora Grill Prime, Parrilla Urbana y Holsteins- hasta que las autoridades lo consideren necesario. La decisión se tomó a partir de la medida de distancia saludable.

“Queremos ser responsables en ello, pues el compromiso más importante es con nuestro México”, afirmó en un comunicado. Destacó que haría un esfuerzo para mantener y pagar a sus colaboradores durante el cierre temporal.