“En el Río” es el videoclip con el que Vicente Navarro se despide de su primera producción discográfica, la cual cuenta con tintes del folclore español y latinoamericano combinado con la música electrónica y urbana. Además, el tema muestra el dolor que puede significar el que una persona espere a que otra vuelva, bajo el riesgo de saber que eso puede no suceder.

Ciudad de México, 27 de abril (SinEmbargo).- El cantante español Vicente Navarro se despide de su álbum debut “Casi Tierra” con el video del sencillo “En el Río”, que refleja el dolor que supone la partida de un ser querido, y abre la puerta a nueva música con la llegada de una versión del tema “Cuando Tenga la Tierra”.

El madrileño presenta su proyecto musical a México con toques del folclore español y latinoamericano combinado con la música electrónica y urbana.

“En el Río” no es una historia propia, sin embargo, sí es una anécdota que Navarro pudo ver de cerca, cuando un conocido vivió un amor fugaz, pues la otra persona tenía que irse a otro país.

“Surgió de una cosa muy concreta. Un amigo mío tuvo una relación de un fin de semana y solamente duró eso porque la otra persona se marchaba a París. Entonces, él escribió una carta y cuando me estaba contando lo que pasó, le pregunté ‘¿puedo hacer una canción con algunas frases?’”, afirma Vicente Navarro en entrevista con SinEmbargo.

La respuesta a la detonante fue afirmativa, pues en el escrito estaban las frases “Que bonito que vinieras, que bonito que hayas aparecido, aunque ya te hayas marchado”, y a raíz de esto surgió la estructura del tema en torno a una despedida, aunque después fue llevado al imaginario de Navarro, además muestra manera de contar las cosas y el cómo estando hoy, se pueden ver cosas del pasado.

“Casi Tierra” es un disco conformado por ocho temas, entre los que se encuentran “Toro”, “El luto”, “El puente” y “Las montañas”, bajo las influencias donde engloba a España, Latinoamérica, países árabes, así como rap, hip hop y la electrónica, por lo que Navarro se siente “en una especie de música de raíz, pero contemporánea” mientras intenta avanzar con ambas.

“En el Río” es el encargado de abrir la producción discográfica, además tiene la parte más folclórica y romántica, pero eso no era suficiente para otorgarle la autenticidad que se esperaba, por lo que se decidió que tuviera un video oficial y terminara con una era para dar paso a nueva música.

El intérprete marca un triángulo en donde las guitarras son la raíz; las bases y ritmos se reflejan en la música electrónica. Foto: Cortesía para SinEmbargo

“El single funcionó de una manera muy potente, pero creíamos que había que darle su identidad porque se lo merecía por cómo logró llegar al público. Por eso decidimos hacer el videoclip y sentimos que cerramos. Pero lanzamos ‘Cuando Tenga la Tierra’ como una cara B”, asegura.

Navarro consigue compaginar los géneros al darse cuenta de que no puede mostrar solamente el lado contemporáneo, pues sería ignorar el principio que forma parte de sus inicios. Además, debido a su carrera de actor, le da más valor a los textos, poesía y dramaturgia para transmitir mediante su música.

Por dicha razón, el intérprete marca un triángulo en donde las guitarras son la raíz; las bases y ritmos se reflejan en la música electrónica; mientras que Navarro es la unión que se refuerza con las letras.

“Una vez tuve claro que lo que quería era la combinación que para mí me representa y si solo hubiese puesto la parte de raíz, me representaría una parte, y si hubiese puesto la otra parte, no me representaría totalmente, con lo cual no estaría siendo honesto”, asevera.

Para el álbum, Navarro presentó más de 30 temas que se fueron descartando porque no encajaban con lo que se quería transmitir, sin embargo, quizá en algún momento puedan salir a la luz. Incluso algunos eran en inglés y tuvieron que ser cambiados al español.

La grabación del video se llevó a cabo en medio de la pandemia del coronavirus en el Estrecho de las Hoces del Guadiana.

Navarro se mueve entre el folclore español y latinoamericano, y la música urbana y electrónica. Foto: Cortesía para SinEmbargo

Con tonos coloridos, así como tomas en blanco y negro, la historia muestra un trío de amigos (dos hombres y una mujer), que disfrutan del día en el río, bajo la metáfora de que una persona espera a que otra vuelva, cuando posiblemente no vaya a regresar.

LA CARA B Y LOS INICIOS MUSICALES

“Cuando Tenga la Tierra”, tema popularizado en los 70 por Mercedes Sosa, conquistó a Navarro por los coros, la letra, el significado y la representación.

Navarro creó sonidos más electrónico que la versión original, pero mantuvo la letra y la forma orgánica que tiene de cantar.

En las producciones, el cantante tiene una marcada relación con la naturaleza y el medio ambiente, la cual surge desde su infancia, pues solía viajar con su familia al lugar de donde es originaria su madre.

“Mi madre proviene de un pueblo muy pequeño y mi padre de una ciudad también muy pequeña. Y aunque yo durante la escuela estaba en Madrid, en verano, navidades y fin de semana íbamos, y de alguna manera eso se me quedó dentro y a la hora de plasmar, eso ha salido a relucir”, menciona.

Cabe destacar que su madre solía escuchar a Violeta Parra y diferente música revolucionaria de Latinoamérica que llegó a España en las décadas de los 80 y 90, y logró mantenerse. Luego también comenzaron a ganar campo los sonidos en inglés.

“Para mí, todo lo que pasa en México y Latinoamérica es muy importante. Tengo la necesidad de salirme de este lado del charco e inmiscuirme ahí. Además, hay algo ahí que hace que las canciones encajen con ustedes”.

“Recuerdo que cuando era pequeño, íbamos en el coche y escuchábamos a Los Panchos. Sentí fascinación, me encantaba su música y la manera en la que combinaban las voces y armonías. Luego las letras, la forma en que lo decían orgánicamente, nada de lo que mencionaban era de mentiras, era muy creíble”.

Estas influencias llegaron a ser tan fuertes y forjaron su identidad que se reflejaron en el sencillo “Un llanto”, que a pesar de tener sonidos electrónicos, Navarro le dijo al productor que el final “tenía que sonar como Los Panchos, como si lo cantaran ellos”.

Vicente Navarro inició en la música a los ocho años en el Conservatorio de Mostoles, estudió diversos instrumentos como piano, armonía, entre otros.

A los 18 años dejó el Conservatorio porque no quería ser flautista profesional sino componer y cantar. Posteriormente estudió Arte Dramático, por lo que logró combinar la música con la actuación.

En su álbum debut no existe nada aleatorio ni al azar, hay un trabajo de investigación de sí mismo porque tenía que encontrar la manera de representarse. Foto: Cortesía para SinEmbargo

Su evolución artística ha sido de fuera hacia adentro, pues comenzó a escribir desde que era pequeño, sin embargo, escuchaba música anglosajona y no le ponía suficiente atención a los ritmos que considera son sus raíces.

“Todo ha sido un camino hasta tratar de conectar lo que escribía con cantar, sentía que estábamos en dos lugares diferentes por haber escuchado diversa música en inglés y dejaba de lado toda la música en castellano, lo que eran los boleros, las rancheras, la zamba y el flamenco, estaba muy centrado en el pop, pero después encontré lo que quería hacer”, destaca.

Sin embargo, el regresar a sus raíces fue complicado porque el camino fue bastante largo de recorrer, pero en su álbum debut no existe nada aleatorio ni al azar, hay un trabajo de investigación de sí mismo porque tenía que encontrar la manera de representarse.

Desde los inicios de la pandemia, Vicente Navarro se ha refugiado en la música, por lo que entre sus planes se encuentran terminar diversas canciones para seguir desarrollando su trabajo, realizar algunas colaboraciones y posteriormente presentarse en vivo.