"Leche", de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

“Leche”, de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

Ciudad de México, 27 de mayo (SinEmbargo).- Kinderwunsch es un término alemán que hace referencia a la unión de las palabras niños y deseo, al deseo de tener hijos, de lograr un embarazo o de la infertilidad.

Ana Casas Broda (Granada, 1965), que ha recorrido intensamente ámbitos como la familia y la memoria, ha bautizado así a un proyecto desarrollado a lo largo de siete años que ha visto la luz en forma de libro –reconocido por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte como el segundo libro de arte mejor editado de 2013– y ahora lo hace en formato de exposición.

Con su trabajo, la artista trata la maternidad como una experiencia llena de contradicciones a través de una exhaustiva y profunda exploración.

Kinderwunsch es el resultado de un proceso de búsqueda de la identidad, del cuestionamiento de nociones como la infancia, el cuerpo, el desnudo, la sensualidad, la infertilidad, el afecto y el papel de la mujer en el intenso y determinante proceso de la maternidad.

La muestra utiliza diferentes formatos, lenguajes y soportes para articular un discurso a la vez visual y literario y ahora forma parte de un gran emprendimiento desde México a España, que además de incluir las imágenes de Casas, ofrece también una exposición a cargo de Lola Álvarez Bravo (1907-1993) y otra de fotógrafos emergentes, curada por la creadora de Kinderwunsch.

"Cuarto de juegos II", de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

“Cuarto de juegos II”, de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

Se trata de una iniciativa a cargo de Fundación Televisa, que participará con tres exposiciones fotográficas en Photo España, encuentro que inicia en Madrid el 3 de junio.

Después dos de estas muestran se exhibirán en Francia en el Musée Du Quai Branly, en París.

Kinderwunsch, de la artista Ana Casas Broda, se exhibirá en la sala Goya del Círculo de Bellas Artes, hasta el 27 de septiembre. Luego viaja a París para inaugurarse en octubre.

Develar y detonar. Fotografía en México. Exposición colectiva de artistas emergentes, se exhibirá en el Centro Cibeles hasta el 30 de agosto. Esta muestra plantea una revisión una revisión de la fotografía mexicana en la actualidad. Los autores seleccionados, de diversas generaciones y procedencias geográficas, confluyen para trazar un mapa complejo, contradictorio e inquietante de México.

Lola Álvarez Bravo. Exposición individual. Se exhibirá en la sala Picasso del Círculo de Bellas Artes hasta el 30 de agosto. Luego viaja a París para inaugurarse en septiembre.

Una de las fotógrafas mexicanas más prolíficas del siglo XX y figura clave del renacimiento artístico posrevolucionario. Desarrolló una extensa obra fotográfica en la que destacan imágenes documentales de la vida cotidiana mexicana y experimentos con el fotomontaje y el fotomural. Creó una biografía visual del México de la primera mitad del siglo XX desde sus esferas culturales y artísticas hasta las urbanas y rurales.

"Momia II", de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

“Momia II”, de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

LA MATERNIDAD COMO TABÚ

En entrevista con SinEmbargo, la fotógrafa Ana Casas admite que la maternidad es un tabú todavía entre los cultores del arte y sobre todo en los medios de difusión, la mayoría de los cuales ve como “impublicable” la imagen de un parto, pero no considera lesivo o agresivo, por ejemplo, dar a conocer la foto o el video de una decapitación.

–¿Qué importancia tiene esta muestra que montarás en Europa?

–Bueno, para mí tiene toda la importancia del mundo, pues trabajé durante siete años en este libro que da cuenta de los tratamientos de fertilidad asistida, hasta imágenes de juegos con mis hijos que tienen que ver con el cambio de identidad que plantea el hecho de ser madre. Un trabajo sobre un proceso de exploración que quiero compartir con el público. Toda esa experiencia tan contradictoria y compleja de ser mamá. Ha sido una experiencia fantástica, el libro salió en 2013, tuvo mucho éxito, a pesar de que ofrece una visión polémica de la maternidad.

–La reflexión sobre la maternidad es algo de nuestros tiempos, quizás por eso resulte tan perturbador…

–Siempre trabajo por una necesidad. Mi trabajo anterior fue sobre la memoria y las generaciones de mujeres de mi familia, los orígenes, la historia y el tiempo, la imagen como espacio de la memoria. Niños y deseo, en alemán, que es mi lengua materna. Empecé a trabajar esto porque para mí era importante y luego tuve la suerte de poder contactarme con una curadora inglesa, Susan Bright, que está haciendo su doctorado en representaciones de la maternidad en la fotografía contemporánea. Junto con ella me metí en una reflexión muy buena sobre el hecho de ser madre. Susan hizo una exposición llamada Home Truths, donde incluyó mi trabajo y donde se reflexiona sobre la maternidad desde ángulos muy diferentes y renovadores. El tema de la maternidad es relativamente nuevo en la fotografía contemporánea.

"Lucio y yo", de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

“Lucio y yo”, de la serie Kinderwunsch, por Ana Casas. Foto: Cortesía Ana Casas

–¿Dirías que también es un tema controvertido?

–Totalmente. Hay esta cosa ética, moral, sobre el tema del desnudo, acerca de si es o no políticamente correcto. Lo que me impresiona realmente es que como curadora me han censurado imágenes de parto o lactancia y no de decapitados. Hay una especie de trastocamiento alrededor de estos temas frente a los cuales las personas suelen reaccionar de manera contradictoria e inconsciente. Hay personas a las que las imágenes les resultan afectuosas, cargadas de mensajes positivas y hay otras que las consideran deprimentes, demasiado reales o crudas.

LOS ARTISTAS EMERGENTES

Además de mostrar su trabajo sobre la maternidad, Ana Casas Broda es la curadora de Develar y detonar. Fotografía en México. Exposición colectiva de artistas emergentes, una muestra que se inaugurará en el Centro Cibeles de Madrid y que permanecerá allí hasta el 30 de agosto próximo.

–¿Cómo ha sido esta curaduría?

–La verdad es que hay tanta potencia, tanta creatividad, entre los nuevos fotógrafos. Desde San Juan Chamula hasta Oaxaca, gente en Veracruz que se cuestiona todo el tema de la violencia, muchachos que iniciaron trabajando en la nota roja y de pronto se dieron cuenta de que querían darle la vuelta a su labor. Un trabajo muy potente a cargo de 53 autores que participaron en un libro y ahora 52 que estarán en la muestra de Madrid, producida por Fundación Televisa. Hicimos una curaduría que son entrecruzamientos y puntos de contacto donde se habla del cuerpo, del paisaje retomado desde una perspectiva psicológica, la sexualidad masculina, una serie de temas muy potentes. La fotografía en México está cambiando muchísimo y se está abriendo a nuevos espacios y temas.

"Silencio", por Koral Carballo. Foto: especial

“Silencio”, por Koral Carballo. Foto: especial

–Los artistas mexicanos parecen darle la espalda a la realidad, ¿ha sido también así en esta curaduría?

–No, la verdad que no. Uno de los grandes valores de Fundación Televisa que luego porque es Televisa no se menciona, es que la muestra ofrece el trabajo de muchos jóvenes artistas que están trabajando el tema de la violencia. Se trata de artistas que se están haciendo un cuestionamiento muy serio sobre su papel en el mundo. Nos parecía muy importante más que seguir a los artistas que ganaron premios, aunque hay algunos como Mauricio Palos y Mauricio Alejo, que hubiera resultado absurdo no llevar a Europa una muestra de fotografía mexicana contemporánea sin incluir a los jóvenes que trabajan sobre la realidad de su país. Temas como la violencia, pero también sobre la sexualidad, que no habían sido tratados antes con tanta potencia.

–La sexualidad suele estar unida a la violencia…

–Sí, de verdad. Es la apuesta que hacemos, un arte que hable de la vida.