Economía
banxico-junta-27-mayo-2020

Banxico: En el peor escenario, la crisis va a destrozar 1.4 millones de empleos y el PIB caerá -8.8%

27/05/2020 - 2:04 pm

Las economías emergentes tienen un reto mayor, observó el Banxico, porque además de la emergencia  sanitaria, la contracción económica y el apretamiento de condiciones financieras.

Una “V” profunda significaría una contracción del PIB de -8.8 por ciento y en 2021 un crecimiento apenas del 4.1 por ciento.

Ciudad de México, 27 de mayo (SinEmbargo).- En el peor de los escenarios, planteados por la Junta de Gobierno del Banco de México (Banxico), el PIB caerá -8.8 por ciento en 2020 y se perderán hasta 1.4 millones de empleos.

Durante el primer trimestre de 2020 el Banco de México condujo un entorno de “marcada incertidumbre y choques significativos”. “Desde finales de febrero del año en curso, el entorno económico y financiero global se ha tornado significativamente adverso y más complejo”, detalló la Junta.

Los retos y los riesgos estuvieron asociados con la pandemia de COVID–19. Conforme se extendió en el mundo, incluyendo a México, se implementaron medidas de confinamiento y distanciamiento social para contener la propagación del nuevo coronavirus. Estas afectaron la actividad económica mundial y los mercados financieros internacionales.

“Ante la magnitud de estas afectaciones y la duración que podrían tener, se ha venido materializando una crisis económica global, la cual no tiene precedente en las últimas décadas debido a algunas de sus características, tales como su origen en un problema sanitario y no en el ciclo económico o financiero, así como por lo súbito del impacto que ha tenido sobre el sector real y su rápida propagación a nivel global”, expresó la Junta del Banxico.

PIB Y DESEMPLEO

La estimación de la situación laboral en el país que el Banxico planteó en el informe anterior fue que se crearían 440 a 540 miles de puestos de trabajo afiliados al IMSS en este año y 470 a 570 mil en 2021.

Sin embargo, ahora determinó que al cierre de este año se perderán hasta 1.4 millones de empleos en el peor escenario y 800 mil en el mejor. Para el año entrante, la reducción de puestos de trabajo será de 200 mil menos o, en la mejor de las situaciones, se crearán 400 mil nuevos empleos.

Fuente: Banxico.

El Banxico incluyó tres escenarios para el PIB ante la crisis económica pronunciada por el SARS-CoV-2. Si la crisis es de tipo “V” en 2020 la contracción sería de -4.6 por ciento y para 2021 un crecimiento de 4.0 por ciento.

El segundo escenario contempló una “V” profunda, que tendrá como resultado una contracción del PIB de -8.8 por ciento y en 2021 un crecimiento apenas del 4.1 por ciento.

Para el tercer escenario, de una “U” profunda, en 2020 el PIB caerá -8.3 por ciento y en 2021 -0.5 por ciento, es decir, aún en retroceso la economía.

De acuerdo con El Financiero, la expectativa de una caída de -8.8 por ciento no se ha registrado desde 1932, con base en el documento Series estadísticas de la economía mexicana en el siglo XX de la Facultad de Economía de la UNAM.

Para la inflación general, se espera que se ubique dentro del intervalo de variabilidad del Banco de México de +/- 3 por ciento, hasta 2021, “y que se sitúe alrededor de la meta de inflación hacia finales de dicho horizonte”.

La inflación subyacente se ubicará por encima de la estimación previa hasta el primer semestre de 2021 debido a una persistencia elevada, la depreciación cambiaria y presiones por las medidas de confinamiento. “Mientras que para el 2S2021 se sitúe por debajo de 3 por ciento debido a los efectos de la mayor holgura”.

IMPACTOS DE LA COVID-19

Los cambios en las economías propiciaron una marcada disminución en los precios de las materias primas, especialmente del petróleo, ante la expectativa de una menor demanda y la falta de capacidad de almacenamiento.

Los bancos centrales de diferentes países han adoptado tasas de interés menores y tomaron medidas extraordinarias para promover el buen funcionamiento de sus sistemas financieros.

Las economías emergentes tienen un reto mayor, observó el Banxico, porque además de la emergencia  sanitaria, la contracción económica y el apretamiento de condiciones financieras, se han visto afectados por el incremento en la aversión al riesgo, la caída en los precios de las materias primas y las revisiones a la baja en sus calificaciones crediticias.

Identificó tres choques: de oferta, los paros en la producción manufacturera derivaron en una reducción de la oferta; de demanda, la economía mexicana enfrenta una menor demanda externa; financiero, un incremento considerable en la aversión al riesgo en los mercados financieros internacionales y la caída en los precios del petróleo propició una restricción de financiamiento externo y flujos de salida de capital.

Banxico estableció que en las últimas semanas se ha observado un mejor desempeño de los mercados financieros nacionales y el tipo de cambio cotizó en un rango más acotado. “Si bien se ha apreciado una ligera mejoría en los mercados financieros nacionales, persisten importantes riesgos para su desempeño”, expresó el banco central.

En la reunión de febrero el Banxico redujo la tasa de referencia en 25 puntos base hasta 7.0 por ciento. Posteriormente, ante las afectaciones previstas, en la decisión del 14 de mayo, la Junta de Gobierno nuevamente redujo la tasa de referencia hasta el 5.5 por ciento.

en Sinembargo al Aire

Opinión

más leídas

más leídas