La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) expresó su rechazo a la visita del Presidente Enrique Peña Nieto a Argentina, que se realizará el próximo 29 de julio. El mismo día  las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, junto a otras organizaciones civiles pidieron al Presidente Mauricio Macri “un posicionamiento firme” contra las violaciones a los derechos humanos en México.

Estudiantes argentinos rechazan la visita de Peña Nieto. Foto: Facebook

Estudiantes argentinos rechazan la visita de Peña Nieto. Foto: Facebook

Ciudad de México, 27 de julio (SinEmbargo).- La Federación Universitaria de Buenos Aires (FUBA) se pronunció en contra de la visita del Presidente Enrique Peña Nieto a Argentina y convocó a una movilización en contra del mandatario mexicano.

Los estudiantes argentinos publicaron en la pagina de Facebook de la Federación un cartel donde señalan a Peña Nieto como “asesino de docentes y estudiantes”.

La FUBA convocó el próximo 29 de julio, día en el que arriba Peña Nieto a Argentina, a las 10 de la mañana a una movilización en rechazo al Presidente de México, en la Plaza de Mayo.

En la imagen publicada aparece Peña Nieto y Mauricio Macri estrechándose la mano y se puede leer: Fuera Peña Nieto de Argentina, asesino de docentes y estudiantes.

Esta movilización se suma al rechazo que expresaron las Abuelas y Madres de Plaza de Mayo, junto a otras organizaciones civiles quienes reclamaron al Presidente Mauricio Macri “un posicionamiento firme” contra las violaciones a los derechos humanos en México.

A través de una carta dirigida al mandatario argentino, las madres de los desaparecidos durante la última dictadura militar (1976-1983) y las abuelas que buscan a sus nietos robados en ese período manifestaron que “cualquier decisión del Gobierno argentino respecto a sus relaciones con México exige un posicionamiento firme sobre las graves violaciones que allí están ocurriendo”.

Las Abuelas de Plaza de Mayo y la línea fundadora de Madres de Plaza de Mayo mencionaron puntualmente el caso de los 43 estudiantes de Ayotzinapa y recordaron que “a pesar de que el Gobierno mexicano se niega a reconocerlo, varios informes de mecanismos internacionales de protección de derechos humanos han dado cuenta de que el caso de Ayotzinapa evidencia un patrón de violaciones y absoluta impunidad que hoy caracteriza a México”.