Entorno a la Secretaría General del sindicato de Pemex, vuelan dirigentes de cuatro grupos de petroleros disidentes mientras quien ha ocupado el cargo desde hace 26 años, Carlos Romero Deschamps, está bajo la lupa de las autoridades. Pero Petromex, el sindicato alterno, afirma que no pueden según los estatutos por ser trabajadores rescindidos.

Ciudad de México, 27 de julio (SinEmbargo).– La representación sindical de más de 100 mil trabajadores de Petróleos Mexicanos (Pemex) está en disputa entre grupos de disidentes mientras el Secretario General del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM), Carlos Romero Deschamps, se encuentra bajo la mira judicial.

La Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) denunció ante la Fiscalía General de la República (FGR) al líder sindical y a seis familiares (esposa, hijos, nuera y sobrinas) por enriquecimiento ilícito y lavado de dinero. Pero el Juzgado Décimo Cuarto de Distrito en el Estado de México le otorgó un amparo contra cualquier posible orden de aprehensión.

Romero Deschamps, a quien esta semana se le volvió a ver en un restaurante argentino en Polanco, fue reelegido por quinta vez en diciembre de 2017 -un año antes de concluida su gestión- para el periodo 2019-2024 como Secretario General del STPRM, cargo que ha ostentado desde 1993 no exento de señalamientos desde el Pemexgate.

Romero Deschamps, a quien esta semana se le volvió a ver en un restaurante argentino en Polanco, fue reelegido por quinta vez en diciembre de 2017 -un año antes de concluida su gestión. Foto: Cuartoscuro.

Como candidatos a ese cargo figuran Sergio Morales Quintana del Frente Nacional Petrolero, quien desde febrero interpuso una denuncia penal ante la Fiscalía General de la República (FGR) en contra de Romero Deschamps por administración fraudulenta, y esta semana fue votado en una convención extraordinaria celebrada solo en la Ciudad de México para sustituirlo en la dirigencia, la cual fue cuestionada por su ilegalidad.

También está María de Lourdes Díaz Cruz, conocida como “Lula”, del Movimiento Nacional de Transformación Petrolera (MNTP), trabajadora de la sección 35 en Tula rescindida en 1993, quien ha señalado al sustituto de “La Quina” de huachicoleo.

La Secretaría General del STPRM es buscada de igual forma por Miguel Arturo Flores de Petroleros Activos en Evolución (PEA) y por Mario Rubicel Ross García de la Coalición Petrolera Independiente, quien fue mencionado en la conferencia matutina del Presidente Andrés Manuel López Obrador porque pide la toma de nota a la Secretaría del Trabajo al asegurar que es dirigente del sindicato desde el 16 de diciembre de 2018, cuando en Convención Nacional los delegados de 32 de las 36 secciones votaron a su favor.

El sindicato alterno Petroleros de México (Petromex), con toma de nota de la Secretaría del Trabajo y número de registro 7016, asegura que este grupo de disidentes no cuentan con la facultad legal de los estatutos para aspirar a un cargo sindical.

“Estas personas disidentes que andan detrás de la Secretaría General del STPRM no pueden competir por un cargo sindical ni ir por Romero Deschamps porque son rescindidos o jubilados, no son trabajadores activos como te piden los estatutos (artículo 289)”, afirmó en entrevista Yolanda Morales Izquierdo, Secretaria General del sindicato Petromex, que se encuentra en el proceso de afiliación de 5 mil petroleros.

“Se van a hacer pedazos entre ellos mismos”, dijo.

SinEmbargo solicitó la postura de los aludidos, pero decidieron no contestar las llamadas. Solo Sergio Morales Quintana del Frente Nacional Petrolero respondió que los señalamientos de que su convención fue ilegal es parte de “la guerra sucia” por parte del STPRM afín a Romero Deschamps.

El Capitán Antonio Rodríguez Fritz, Secretario del Trabajo de la Orden de Capitanes y Pilotos Navales (FTIM) que labora en Pemex, resaltó que se debe ir más allá de cambiar a la dirigencia sindical para combatir el “esquema de corrupción” dentro de la empresa petrolera.

“No es solo personalizar en contra del Secretario General Carlos Romero Deschamps, el problema es el cáncer que ha sido generado por su sindicato con el mecanismo de corrupción”, expuso el Capitán, quien desde buques de Pemex en Veracruz ha visto cómo se piden sobornos a los petroleros para poder embarcar y laborar o se les suspende sus salarios por meses, lo cual afecta a la producción.

Petróleos Mexicanos reportó este viernes una pérdida de 52 mil 789 millones de pesos en el segundo trimestre de 2019, 68 por ciento menos que en el mismo periodo del año pasado, y la producción de barriles diarios cayó 10.2 por ciento con un millón 661 mil barriles por día en promedio.

“Estamos hablando de una empresa que es clave para el país, entonces cómo lo transformas si los cimientos están podridos”, añadió el Capitán, quien también ve que en el sector marítimo hay personal de confianza que llevan 10 o 20 años como transitorio y no les dan planta sin soborno de por medio.

LA LUCHA POR EL STPRM

Esta semana disidentes del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana que integran el Frente Nacional Petrolero realizaron una convención extraordinaria, donde votaron a favor de la expulsión de Carlos Romero Deschamps de la Secretaría General y eligieron como nuevo dirigente a Sergio Carlos Morales Quintana.

En un comunicado, la sección 34 del STPRM advirtió que fue ilegal y reiteró el apoyo de las 36 secciones a su Secretario General Carlos Romero Deschamps.

“No podemos decir que la convención fue ilegal porque yo la regí bajo los estatutos generales que tenemos dentro del gremio”, dijo en entrevista Sergio Morales del Frente Nacional Petrolero.

El Acta Constitutiva y Estatutos Generales del STPRM expone que puede enjuiciarse a funcionarios generales por el Consejo General de Vigilancia o, como en este caso, por Convención después de “la aprobación de dos terceras partes de los miembros activos del sindicato, mediante el procedimiento de asambleas seccionales” (artículo 369). El miércoles fue solo en la Ciudad de México.

“Le pisé callos a gente que tiene intereses personales entorno a la caída de Carlos Romero. No estoy jugando, al contrario, estoy imponiendo que por primera vez en la historia se lleven a cabo los estatutos en un Secretario General”, argumentó Morales Quintana.

El vocero de Petromex, Óscar Solórzano, compartió que el representante del Frente Nacional Petrolero, Sergio Morales Quintana, les pidió ayuda porque Pemex lo había rescindido.

“De entrada, él no podría competir en el gremio sindical por una posición directiva porque no está gozando de sus derechos plenos sindicales”, dijo.

Sergio Morales Quintana asegura que es petrolero con antigüedad de 30 años en el departamento de embarques y reparto de la sección 34, y fue coordinador de la Terminal de Almacenamiento y Distribución de la Alcaldía Azcapotzalco.

Fue rescindido en noviembre “de manera ilegal e injustificada”, y al estar en un proceso laboral ante la Junta de Conciliación y Arbitraje sin resolutivo, “sigo perteneciendo a Pemex y al STPRM, y por eso me atrevo a demandar y a hacer la convención”.

“Con todo respeto a Petromex, ellos no tienen injerencia en el STPRM; ellos formaron su organización, sus fundadores no son petroleros y no tienen por qué opinar o juzgar sobre ningún miembro del sindicato”, respondió Morales.

También rechazó la supuesta relación con el partido Morena a raíz de la foto con el Senador Armando Guadiana, quien lo felicitó en su Twitter tras la convención.

FALTA REPRESENTACIÓN SINDICAL

Los disidentes solo buscan quitar de la dirigencia a Carlos Romero Deschamps, y Petromex plantea tanto cambiar personas como al modelo sindical para el beneficio de los trabajadores, aseguró el vocero del sindicato alterno Óscar Solórzano.

Pero falta que Pemex les dé la representación sindical para que puedan revisar las condiciones laborales y las instalaciones de la petrolera.

“Seguimos insistiendo ante Pemex. El Convenio 135 de la OIT señala que cuando tienes la toma de nota debes ser objeto de una representación sindical por lo que no hay ningún pretexto jurídico”, afirmó Solórzano.

“Siendo representante de un sindicato se puede denunciar todas las tropelías en contra de los trabajadores e incluso meterse a la revisión de la infraestructura física de la empresa. Esa es la peligrosidad que Romero no quiere”, consideró.

La Secretaria General de Petromex, Yolanda Morales Izquierdo, reiteró que continúa el acoso laboral contra trabajadores petroleros simpatizantes de Petromex por parte del área de recursos humanos de Pemex, como la suspensión de catorcenas o despidos injustificados.

“Por eso queremos la representatividad para entrar a los centros de trabajo y la situación cambie”, aseguró.

Trabajadores petroleros de Campeche, Veracruz, Tabasco, Hidalgo, Guanajuato y Querétaro han sido blanco de acoso laboral e intimidación de dirigentes estatales del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) solo por cambiarse a Petroleros de México (Petromex).

Dicen que llevan meses recibiendo represalias como amenazas de muerte, intentos de entrar a sus casas, suspensiones injustificadas, cambios de áreas o suspensión de salarios.