La Gendarmería Nacional, el nuevo cuerpo de seguridad que lanzó el Presidente Enrique Peña Nieto llegó tarde. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

La Gendarmería Nacional, el nuevo cuerpo de seguridad que lanzó el Presidente Enrique Peña Nieto. Foto: Francisco Cañedo, SinEmbargo.

Ciudad de México, 27 de agosto (SinEmbargo).– Un reporte del Observatorio Nacional Ciudadano (ONC) –basado en el ranking mundial de Control Risks–  dio a conocer que México ocupa el primer lugar en secuestros. Un día antes, el semanario Zeta publicó que durante los primeros meses de gobierno de Enrique Peña Nieto se registraron 57 mil 899 averiguaciones previas por homicidios dolosos.

En diversas ocasiones, el Presidente mexicano ha manifestado que los niveles de inseguridad han bajado. Apenas la semana pasada, anunció una disminución del 26.7 por ciento en homicidios dolosos en comparación con el mismo periodo de 2013.

Sobre el delito de plagio dijo que bajó 6.8 por ciento respecto al año pasado.

Sin embargo, tanto las cifras de Zeta como las del ONC demuestran que ninguno de los dos delitos han ido a la baja.

Para el Observatorio Nacional, la denuncia por secuestro comenzó a incrementar a partir del final del sexenio de Vicente Fox Quesada y no se ha modificado el comportamiento.

“Si se toma como referencia las denuncias promedio en 2005 y se compara con el nivel de denuncias promedio entre enero y abril de 2014, se registra un incremento de 522 por ciento al pasar de 23 a 143 denuncias”, publicó el ONC.

Con el alza coincidió el semanario de Tijuana. Basado en cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), durante los primeros 20 meses de gobierno peñista, en el rubro de homicidios dolosos se registraron 29 mil 417 averiguaciones previas,; aunque en los primeros 20 meses de administración de Calderón, hubo 18 mil 451 en el mismo rubro del total de asesinatos intencionales.

Durante los últimos 20 meses del calderonismo, el SNSP reportó oficialmente 37 mil 421 “averiguaciones previas” por homicidio doloso.

Por su parte, Zeta utilizó como metodología a la contraposición de la información recabada en las diversas fiscalías y procuradurías, registros hemerográficos o de asociaciones civiles, servicios periciales e institutos forenses locales.

Determinó que “del 1 de diciembre de 2012 al 31 de julio de 2014, sucedieron en el país 36 mil 718 homicidios dolosos, cifra que se suma a las “Ejecuciones”, “Enfrentamientos”, “Homicidios-Agresiones”, los homicidios dolosos producto del narcomenudeo y hasta los supuestos “crímenes pasionales” con arma de fuego de alto calibre o con el tiro de gracia. Los datos duros son evidentemente superiores a las 29 mil 417 averiguaciones previas por el mismo concepto que reporta el SNSP en el mismo período.”

ALZA EN SECUESTROS

Secuestros a la alza. Foto: onc.org.mx

Los secuestros van a la alza en México. Foto: onc.org.mx

Los datos presentados ayer por el Observatorio Nacional revelan que entre enero y abril 2014 se contabilizaron 683 víctimas de secuestro.

El 22 por ciento de las víctimas, es decir, 147 de ellas fueron secuestradas en Tamaulipas, 13 por ciento (87 víctimas) en Michoacán, 10 por ciento (67 víctimas) en Veracruz y 9 por ciento (59 víctimas) en el Estado de México.

Lo anterior sugiere que 54 por ciento de las víctimas totales de secuestro entre enero y abril de 2014 se concentraron en cuatro entidades.

Tanto Tamaulipas como Michoacán se encuentran en un estado crítico en el cual pareciera que las autoridades están rebasadas y que los operativos no parecen estar generando resultados rápidamente.

Entre 2007 y 2013 (sexenio de Felipe Calderón Hinojosa y primer año de Enrique Peña Nieto) se contabilizaron 8 mil 277 denuncias por secuestro en el país, es decir, 47 por ciento más denuncias que las reportadas entre 1997 y 2006.

En  la zona centro se registraron 2 mil 827 denuncias, mil 615 en el occidente, mil 378 en el noreste, mil 344 en el noroeste  y mil 113 en el sureste. La tendencia fue creciente en la zona centro, occidente, noreste y sureste del país;  mientras que en el noroeste se aprecia que la denuncia alcanzó el máximo en 2009 (incluso superó el nivel de denuncias que presentó la zona centro) y después la tendencia fue decreciente.

CONTRASTES EN HOMICIDIOS

Reporte de los estados con mayor número de homicidios. Infografía: Zeta

Reporte de los estados con mayor número de homicidios. Infografía: Zeta

Durante el sexenio de Felipe Calderón, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (Inegi) registró puntualmente los homicidios dolosos en el país; no obstante, en la administración de Enrique Peña Nieto, reporta menos homicidios dolosos que las propias procuradurías y fiscalías de los estados.

Por ejemplo, el 23 de julio de 2014, en su boletín de prensa número 301/14, Inegi dio cuenta de sólo 22 mil 732 homicidios dolosos. El Instituto aclaró que se trata de “cifras preliminares con corte al 10 de julio de 2014, debido a que aún no concluyen los procesos de generación de la estadística”; pero el gobierno de Enrique Peña Nieto ya toma esa estadística como definitiva para pregonar la supuesta disminución del 30 por ciento en asesinatos.

Recurriendo principalmente como fuente a diversas procuradurías y fiscales, instituciones forenses y ministerios públicos, Zeta documentó que en realidad, en 2013 sucedieron en el país 23 mil 850 homicidios dolosos; es decir, el Inegi no informó de por lo menos mil 118 homicidios dolosos sucedidos en ese año.

Asimismo, Zeta investigó en cada una de las entidades federativas para detectar en cuáles las procuradurías y fiscalías registraban el total de homicidios dolosos, a diferencia de las estadísticas menores que reporta el Inegi. El resultado fue sorprendente: en el Estado de Jalisco, en 2013 sucedieron mil 584 homicidios dolosos y no mil 485, como reportó el Instituto el 23 de julio. En pocas palabras, el Inegi no consideró por lo menos 99 homicidios dolosos de ese año.

En Baja California, el semanario evidenció con información del Consejo de Seguridad que en 2013 ocurrieron 865 asesinatos dolosos, mientras que el INEGI solo reportó 770; es decir, el Instituto no informó de por lo menos 95 homicidios dolosos en ese año. Incluso, el SNSP informó de 775 “averiguaciones previas” por homicidio doloso, es decir, más averiguaciones previas que asesinatos intencionales, incluso cuando se sabe que un expediente puede tener hasta dos o más víctimas.

Otro ejemplo claro es Michoacán: información derivada del gobierno estatal y registros hemerográficos, revelan que en 2013, en ese estado acaecieron mil 415 muertes por homicidio doloso, pero el Inegi sólo informó que sucedieron 916.

En el caso de Sinaloa, autoridades estatales reportaron mil 292 homicidios dolosos sucedidos en 2013 en esa entidad, en tanto que el Inegi solamente reportó mil 200.

Y así, sistemáticamente, en el sexenio de Enrique Peña, el Inegi ya reporta menos homicidios dolosos que las procuradurías, fiscalías, ministerios públicos e instituciones forenses.