A un año de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, Peña Nieto viajó a Nueva York donde lo acusaron de “asesino”.

Ciudad de México, 27 de septiembre (SinEmbargo).- El colectivo Somos los Otros se unió a las manifestaciones que recordaron los hechos ocurridos en Iguala, Guerrero, hace un año, y dio la “malvenida” al Presidente Enrique Peña Nieto en su visita a Nueva York, EU, donde participó en la sesión 70 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

En su cuenta de Facebook, Somos los Otros publicó hoy un video que capta el momento en que los manifestantes gritan al mandatario mexicano “¡Peña Nieto asesino!” cuando éste sale de un hotel en Nueva York, alrededor de las 09:00 horas de este domingo, antes de la inauguración de la Cumbre de Igualdad de Género y Empoderamiento de las Mujeres: un compromiso para la acción.

“Al cumplirse un año de los cobardes hechos en Iguala Guerrero, el máximo representante de un Gobierno corrupto y asesino escuchó la voz de nosotros, los desplazados económicos radicados en Nueva York, que exige justicia para todas la víctimas del narco Gobierno que el representa. Si no hay justicia para el pueblo, que no haya paz para el Gobierno”, se lee en la publicación que acompaña el video en cuenta de Facebook Somos los Otros NY.

En el video puede verse que ante los múltiples gritos que acusaban a Peña Nieta por las desapariciones en México, el personal de seguridad comenzó a movilizarse para evitar cualquier agresión contra el Presidente. Sin embargo, las recriminación no cesaron y con insultos como “Chingue a su puta madre, ojete” la camioneta en que iba abordo el mandatario se alejó.

Publicaciones anteriores en dicha cuenta de Facebook advirtieron que  le darían la “bienvenida al asesino del pueblo”. Enrique Peña Nieto viajó ayer a Nueva York para participar en una sesión de la ONU celebrada esta mañana, mientras que en México se conmemoraba un año de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, por lo que el colectivo denunció que fue “a esconderse en NY”, pero que aún así  “donde quiera que vaya, lo llamaremos por su nombre: ¡asesino!”.