Actidea S.A. de C.V., una empresa organizadora de magnos eventos, fue fundada en 2005, según su información pública. Gobernaba Vicente Fox Quesada, el primer Presidente que en 71 años no provenía del Partido Revolucionario Institucional. La estirpe de Fox Quesada era panista, la misma de su sucesor, Felipe Calderón Hinojosa, quien ocupó Los Pinos de 2006 a 2012. En esos años, Actidea se lanzaba a competencias por contratos gubernamentales, pero apenas consiguió 10 en casi una década. A partir de 2013, el primer año de Enrique Peña Nieto, las cosas cambiaron. Hoy Actidea tiene al menos 500 millones de pesos en contratos con el Gobierno federal, de los que 400 fueron por adjudicación directa. Pese a un flujo multimillonario, el SAT –al que también le organiza eventos– le perdonó una multa por 167 mil 958 pesos. ¿Quién es esta empresa que organiza las celebraciones del Gobierno federal y consigue disculpas de Hacienda? La entidad ha mantenido un férreo bajo perfil.

Por Linaloe R. Flores, Alejandra Padilla y Daniela Barragán

CATORCEAVA PARTE | Ver aquí: PRIMERA PARTE | Ver aquí: SEGUNDA PARTE | Ver aquí: TERCERA PARTE | Ver aquí: CUARTA PARTE | Ver aquí: QUINTA PARTE | Ver aquí: SEXTA PARTE | Ver aquí: SÉPTIMA PARTE | Ver aquí: OCTAVA PARTE | Ver aquí: NOVENA PARTE | Ver aquí: DÉCIMA PARTE | Ver aquí: ONCEAVA PARTE | Ver aquí: DOCEAVA PARTE | Ver aquí: TRECEAVA PARTE

Ciudad de México, 27 de septiembre (SinEmbargo).– El 1 de julio de 2015, el Sistema de Administración Tributaria (SAT) cumplió 18 años. En el patio del edificio que ocupa, en la colonia Guerrero, de la Ciudad de México, hubo un evento conmemorativo. Habló ahí el entonces titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), Luis Videgaray Caso. “Todo eso muestra, y habría muchos ejemplos, y estoy seguro que cada uno de ustedes tiene en mente ejemplos recientes, y algunos no tan recientes de innovación. Y la innovación no es otra cosa que atreverse a cambiar en favor de México, a cambiar en favor de los ciudadanos y de los contribuyentes”, exclamó ante cientos de trabajadores reunidos por la ocasión, el otrora integrante más poderoso del Gobierno federal.

Estaba ahí también Aristóteles Núñez Sánchez, el Jefe del sistema. Parte de su discurso fue: “En esta institución, Secretario, trabajamos más de 36 mil empleados, todo con lealtad. Trabajando bajo los valores y principios del SAT, honestidad, compromiso, responsabilidad y respeto”.

Pendones azules se deslizaban por los balcones y detrás de los funcionarios, permanecía un letrero en letras blancas y verdes: SAT.

Un video sobre aquel día permanece colgado en la red YouTube. Es un evento que refleja organización y producción. Aparece un ícono con el número 18 mezclado con la abreviatura del SAT, hay música ambiental y en las imágenes se ven cientos de trabajadores que salieron de sus oficinas a celebrar. Se aprecia también a Luis Videgaray Caso y Aristóteles Núñez Sánchez al arribar a la celebración.

Para la realización del evento se firmó el contrato CS-300-AD-N-A-PE-108/15. El convenio fue para servicio integral para la renta de pantallas LED gigantes, equipo de audio de alta tecnología, cámaras, operadores especializados para equipo y staff. Todo tuvo un costo de 494 mil 160 pesos.

Fue la empresa Actidea S.A. de C.V. la que estuvo a cargo de esta celebración. No resulta extraño en el mar de contratos del Gobierno federal presentados en el Portal de Obligaciones y Transparencia (POT) en la organización de eventos que esta razón social haya tenido el contrato respectivo. Arropada en el bajo perfil, esta compañía ha obtenido por lo menos 97 contratos por más de 500 millones de pesos desde 2013, el primer año de Gobierno de Enrique Peña Nieto hasta ahora.

De esos convenios, 88 fueron otorgados por adjudicación directa, el mecanismo legal que permite que una empresa gane un contrato sin necesidad de competir con otras postoras.

Si se observa el relato de organizaciones y eventos en los datos abiertos del POT, Actidea ha sido la consentida a la hora de las recepciones. Fue la organizadora de la presentación de las iniciativas de la reforma financiera y hacendaria; de los Gritos de Independencia en el Zócalo de la Ciudad de México, de la exposición “Mayas, revelación de un tiempo sin fin”, así como de la visita de los reyes de España a México.

De la Secretaría de Hacienda, a cargo de Luis Videgaray Caso, Actidea obtuvo 19 millones de pesos con 12 contratos mediante adjudicación directa. Además de la presentación de las reformas financiera y hacendaria y la promulgación de la primera, están también el programa de reactivación económica de apoyo a las mypimes en estados y municipios afectados, una reunión con la banca de desarrollo, el foro de consulta México Próspero, foro del Plan Nacional de Desarrollo, una reunión con accionistas del sector bancario, el evento Mayas, revelación de un tiempo sin fin, una reunión con inversionistas institucionales, y una reunión de trabajo con el International Council de JP Morgan Chase, de acuerdo con el POT.

El SAT, órgano desconcentrado de esa dependencia, le dio dos contratos a Actidea. El CS-315-AD-N-A-PE-030/15 por 204 mil 218 pesos para servicio integral para la prestación del evento denominado “Juntos contra la Ilegalidad” y el CS-300-AD-N-A-PE-108/15, por 494 mil 160 pesos, para el 18 aniversario.

En 2015, Actidea no sólo recibió contratos del Gobierno para organizar eventos. También un perdón. Dejó de pagar 167 mil 958 pesos por una multa, cuando por sus eventos ha cobrado más de 500 millones de pesos.

ACTIDEA Y EL ZÓCALO CAPITALINO

Foto: Cuartoscuro

Ceremonia de El Grito de Independencia en el Zócalo de la Ciudad de México. Foto: Cuartoscuro

Con la propulsión de juegos pirotécnicos que pintan los cielos de círculos tricolores, los espectáculos y los trajes de gala de los inquilinos de la Residencia Oficial de Los Pinos para apariciones de minutos en el balcón de Palacio Nacional, las noches del Grito de Independencia del Presidente Enrique Peña Nieto han costado hasta ahora, cada una, 18 millones de pesos en promedio.

En realidad, no ha sido una fiesta. La misma escena se ha replicado cada año con fidelidad y sin faltarse a sí misma. El Presidente Enrique Peña Nieto ha gritado cuatro veces ¡Viva México! y cada vez, la respuesta ha sido un sonido de la rechifla y de abucheo que se cuela entre la arenga. En las calles que rodean el Zócalo, unos 50 camiones con placas de Cuautitlán Izcalli, Ecatepec, Nicolás Romero y otros municipios del Estado de México permanecen estacionados. Y el argumento se integra. Pronto, las redes sociales difunden que hay acarreo, esa práctica atribuida a los mecanismos del Partido Revolucionario Institucional para llenar foros políticos.

Todo esto ha tenido un costo. En 2013, la inversión fue de 17 millones 422 mil 783 pesos con cuatro centavos; en 2014, de 18 millones 996 mil 331 pesos con 17 centavos y en 2015; de 19 millones 137 mil 152 pesos con 78 centavos, la de 2016 aún no pasa al POT.

Y todo lo que concierne al Grito lo ha recibido Actidea S.A. de C.V.

¿ACTIDEA?

¿Quién está detrás de esta compañía que gana los contratos para las celebraciones del Gobierno federal? No es precisamente una empresa sin rastro, como otras que en 2015 obtuvieron la indulgencia del SAT, pero que carecen de registro. Esta unidad de datos pudo comprobar en el domicilio público que la empresa pone en su página que Actidea es dirigida por Eduardo Gama Pizarro y que el representante legal es su hermano, Mariano.

En abril de este año se les solicitó una entrevista para conocer cuál fue su estrategia de negocios para el crecimiento exponencial de su entidad, pero la respuesta es que no había interés. De ellos no se encuentra mucho en la hemeroteca de la Internet, como tampoco de la historia de la empresa, ¿por qué la formaron?, ¿cómo han logrado mantenerse en pie?, ¿cuál ha sido su estrategia?

En su página cibernética aparece una lista de clientes y otra de eventos realizados. La de clientes incluye a 56 entidades gubernamentales que en la cartera total representan el 31 por ciento, aunque algunas de ellas no aparecen con contratos en el POT.

En el sexenio anterior, de Felipe Calderón Hinojosa (2006-2012), Actidea apenas si consiguió 10 contratos. Uno en 2006, cinco en 2009 y otros cuatro en 2012. En total, tuvo 47 millones 189 mil 682 con 75 centavos, también por adjudicación directa. En aquellos años, competía con otras entidades como Eventos Especiales Creativos S.A. de C.V., Imagen y Espacio Alternativo S.A. de C.V.; Landucci S.A. de C.V. (a cargo del Grito de Independencia en 2011 y 2012).

Pero en 2013, el destino cambió para esta entidad, hoy entre las beneficiadas por las condonaciones del SAT. Con el regreso del PRI al Gobierno federal, empezó a ganar contratos de la bolsa del Gobierno y de repente, se convirtió en la más socorrida en su giro. Si en 2006 –el primer año calderonista– tuvo poco más de 74 millones de pesos; en 2013, cuando Enrique Peña Nieto inició su Gobierno, sus contratos fueron de 180 millones 176 mil 612 pesos con 23 centavos.

Una lista de 7 mil 108 empresas que el Centro de Investigación y Análisis Fundar obtuvo a través de los mecanismos de Transparencia del Gobierno federal fue revisada con el fin de conocer qué empresas y quiénes habían recibido amnistía para no pagar adeudos al SAT en 2015. Se encontró que los perdones mayoritarios tocaron a consorcios importantes o políticos reconocidos por su influencia. Casas Geo, Elba Esther Gordillo y el Gobierno de Gabino Cué en Oaxaca son algunos nombres que arrojó esa lista.

Pero otro hallazgo fue que los perdones también se concentraron en empresas cuyo rastro no es evidente. Su información pública es un laberinto en el cual no se logra encontrar con facilidad domicilios o teléfonos. Mucho menos a su directiva. Es un bajo perfil que no coincide con los montos que Hacienda disculpó ese año. La historia de Actidea es diferente. Se trata de un bajo perfil que a la hora de pasar al registro del POT se vuelve alto. Un hecho sobre el cual, no se encuentran explicaciones.