El Museo del Objeto del Objeto (MODO) reabre sus puertas con una exposición dedicada al Centro Histórico de la Ciudad de México que se recorre en torno a seis ejes: fundación, comercio, vecindades, arquitectura, poderes y espectáculo. Los objetos e imágenes mostradas en cada sala muestran la riqueza cultural de este espacio además de momentos importantes en su historia. Por esta ocasión el museo abrirá sus puertas de lunes a domingo en la modalidad “paga lo que puedas”.

Ciudad de México, 27 de septiembre (SinEmbargo).- Después de varios meses cerrado, el Museo del Objeto del Objeto (MODO) reabre sus puertas para recibir a sus visitantes con todas las medidas especificadas por las autoridades y un aforo de sólo el 30 por ciento para mantener la sana distancia. La exposición que inaugura esta nueva etapa es “Centro Histórico, corazón de México”, una muestra que explora seis aspectos que forman parte de la esencia del Centro Histórico a través de más de 500 objetos de la colección del museo y 250 fotografías, así como obras de importantes archivos y coleccionistas.

“Esta es una exposición bastante sui géneris porque en sentido estricto es la primera exposición que está dedicada la Centro Histórico. El interés de hacer esta exposición nade del Museo del Objeto, el fundador Bruno Newman tenía el interés de hablar de este lugar tan particular y cuando me invitaron a presentar la propuesta yo lo primero que pensé es que esta exposición no podía ser una exposición ni histórica ni cronológica porque es inabarcable, estamos hablando de cinco siglos […], sino de esta mirada del Centro Histórico como el gran productor, dos ejes temáticos que es el productor más grande imágenes que han sido utilizadas y han trascendido el tiempo para construir un discurso nacionalista, por un lado y por otro cómo el Centro es el centro del país”, explicó Aldo Sánchez, curador de la exposición.

La exposición es un recorrido por las calles del Centro y muestra cómo miles de personas las han vivido a través del tiempo. Foto: Cortesía MODO

Anónimo. Av. 20 de noviembre. Ca. 1945. Colección Carlos Villasana. Foto: Cortesía MODO

Sánchez destacó que generalmente cuando hablamos del Centro nos referimos al Zócalo y es que ese espacio concentra varios poderes al mismo tiempo, es el lugar donde se fundó Tenochtitlan, se celebra el 16 de septiembre, está el Palacio Nacional y la Catedral Metropolitana, además del Banco de México, el Monte de Piedad y los comerciantes, que participan en la economía. De acuerdo con el curador de la exposición, el Centro Histórico de nuestro país es único en el mundo y cuenta con un gran patrimonio artístico. “Quisimos hablar de ciertos aspectos en particular y todo a partir de imágenes, porque es una combinación entre obras de arte originales, pero también reproducciones, porque aquí lo que nos interesa es visualidad de estas piezas”, señaló.

En la exposición hay obras del Museo Franz Mayer, Museo Estanquillo, del Museo Kaluz, del Museo Nacional de Arquitectura, Museo Nacional de Historia, un video del antiguo islote de Tenochtitlán en una vista idealizada realizado por Tomás Filsinger, además de fotografías de Francisco Mata Rosas, de Manuel Ramos, litografías de Casimiro Castro, y piezas de varios coleccionistas.

FUNDACIÓN, COMERCIO, ESPECTÁCULO Y PODERES EN EL CENTRO HISTÓRICO

El eje temático con el que inicia esta muestra es la Fundación. Para ningún mexicano es extraña la imagen del águila posándose en un nopal devorando una serpiente, aspecto clave para la historia de la fundación de Tenochtitlan, o al menos así se ha explicado en las escuelas durante años, sin embargo, la exposición del MODO muestra cómo en un inicio el águila tenía en el pico un atl-tlachinolli, un símbolo de guerra, y no una serpiente, que de acuerdo con Aldo, esta se agregó con la religión católica.

Uno de los objetos que llama mucho la atención y que resulta impresionante es el Mapa de Tenochtitlán adjudicado a Hernán Cortés que, junto a otros mapas, trataba de representar lo que era Tenochtitlán, sin embargo, Sánchez explicó que estos eran mandados hacer sin que varios de sus autores conocieran realmente el lugar.

Mapa de Tenochtitlan adjudicado a Hernán Cortés, 1523, Mapoteca Manuel Orozco y Berra. Foto: Cortesía MODO

El curador Aldo Sánchez explicó que la primera parte habla de la fundación de la ciudad. Fotos: Nancy Chávez, SinEmbargo

Una de las áreas que se disfruta mucho es la dedicada al Comercio. Objetos que llaman la atención como sombreros hechos a mano, zapatos, pequeñas latas de cremas, empaques de productos para cocinar o hilos de hace años, que se encuentran bien conservados y que transportan al visitante a imaginar otra época y es que el Centro Histórico de la Ciudad de México es ese lugar de intercambio, de compras, en el que es posible encontrar de todo y eso es parte de su esencia y tradición que data desde los tiempos prehispánicos.

“El Centro Histórico siempre ha sido un centro de comercio, desde el tianguis prehispánico, durante el Virreinato y hasta la actualidad”, reafirmó el curador. Agregó que la selección de objetos se realizó para representar algunas de las cosas que se pueden comprar en el centro, desde mercería, abarrotes, zapatos, farmacia, entre otros, además de incluir dos murales, uno con una escena del siglo XVIII.

El Centro Histórico es un espacio en el que basta con ver sus edificios para darse cuenta del paso del tiempo y la diversidad del país en los diferentes estilos de Arquitectura, otro de los núcleos temáticos que pueden apreciarse en la exposición del MODO.  Entre la variedad de edificaciones hay un par muy emblemáticas: Bellas Artes y la Torre Latinoamericana. La exposición incluye imágenes de estos a lo largo de los años, un valioso plano general de los jardines de la Alameda de Adamo Boari, el arquitecto de Bellas Artes,  en el que se puede apreciar cómo se tenían proyectados los jardines y el Palacio con una escalinata al frente.

El comercio en el Centro Histórico se representa con diversos objetos entre ellos hilos, sombreros y empaques. Foto: Cortesía MODO

Zapatos y el primer taxímetro forman parte de la exposición. Fotos: Nancy Chávez, SinEmbargo

Si hay lugar en el que siempre hay movimiento es justo en el centro de la Ciudad y sus calles tampoco permanecen estáticas, por lo que en diversas fotografías se puede observar la construcción de avenidas  y de varios edificios que forman parte del paisaje urbano actual.

En otra de las salas es posible dejarse llevar por las imágenes de los antiguos teatros y cines, desde el Salón Rojo hasta los que fueron la casa del auge del cine del siglo anterior; además de cabarets y algunas imágenes de las vedettes que se presentaban en sus escenarios. Un objeto que llama la atención es el traje de José Alfredo Jiménez, uno de los autores y cantantes más importantes de la cultura mexicana que representa Garibaldi. Así, el Centro Histórico es un espacio que no puede concebirse sin el Espectáculo, otro de los ejes temáticos de esta exposición.

“El primer cine que se pone en la ciudad, fue mudo, por supuesto y se llamó el Salón Rojo y está en lo que ahora es Bolivar e Isabel la Católica, aquí [en el Centro Histórico] es donde prolifera todo el cine que se vivía de una manera muy particular”, explicó Sánchez.

El centro de la Ciudad de México tiene un papel importante en el espectáculo. Fotos: Nancy Chávez, SinEmbargo

Las vecindades están representadas en imágenes y miniaturas. Foto: Cortesía MODO

Otro factor importante en esta muestra son las Vecindades, que están representadas en el cine mexicano con historias de intriga, amor, serenatas y los clásicos lavaderos; en el MODO se hacen presentes a  través de imágenes y maquetas pequeñas que representan momentos cotidianos entre oficios, costumbres y hábitos de convivencia.

La exposición termina con los Poderes, es bien sabido que en el Zócalo se concentran los poderes que rigen al país, desde el Templo Mayor, hasta Palacio Nacional e incluso la religión con la Catedral.

SANA DISTANCIA Y MEDIDAS DE LIMPIEZA

El MODO cuenta con las medidas determinadas por las autoridades para los museos, entre ellas están un aforo del 30 por ciento, se toma la temperatura al ingresar, el uso de cubrebocas es obligatorio, se colocó gel antibacterial en varios puntos, además de tapetes de desinfección en la entrada y, aunque no es necesario hacer reservación, no se podrá ingresar en grupos mayores a 4 personas. Por el momento, el museo también abrirá sus puertas los lunes y el costo de la entrada será el monto que cada persona pueda pagar.

Las medidas de limpieza y desinfección se han intensificado, se incorporaron señalamientos de distancia segura, aforo máximo por sala y sentido del recorrido y por el momento no hay servicio de guardado de mochilas y bolsas. El MODO estará abierto de lunes a domingo de 11:00 a 16:00 horas.